«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

martes, 23 de febrero de 2010

El hombre que ha ayudado a morir a 4.000 personas

Hace un par de semanas pude estar con José Ignacio Santaolalla, buen amigo y Presidente de LARES (Federación de Residencias y Servicios de Atención a los Mayores, Sector solidario) que aglutina a las 17 asociaciones autonómicas con un total de 625 residencias, 40.000 plazas residenciales y 19.000 empleados. En breve le tendremos aquí en la sección "Homenaje a los blogueros".

Me habló de un reportaje que apareció en El Mundo sobre Roberto Álvarez, un tipo al que conoce, con el título: "El hombre que ha ayudado a morir a 4.000 personas". Roberto trabaja en la Residencia San Camilo de Tres Cantos en la unidad de paliativos donde se encuentran personas con enfermedades incurables. Por allí han transcurridos casi diez años de su vida. Muchas experiencias y emociones de diversa índole con pacientes y familiares. Cada año tiene que despedir a 300 personas (de media una por día) que dicen adiós a esta vida.

Roberto dice: «Hay que ponerse en su piel. Imagina que sabes que te vas a morir. Que tienes que dejarlo todo. A tus hijos. A tu pareja. Perder no sólo la vida, sino tu vivencia… La gente se muere con miedo… Pero, ¿cómo hacer que la angustia se convierta en serenidad triste?», se pregunta. «Sólo puedes ponerte delante de ellos, ofrecerte para escuchar y darles la posibilidad de que elijan: cómo cerrar tu vida con sentido, cómo vivir los últimos días, cómo ser recordado... Se dice fácil, pero es lo más difícil: se trata de aprender a irse» (ver post "Crecer es aprender a despedirse").

Y añade: «Casi todos los días algún paciente te manda a la mierda. El 80% quiere hablar, porque hay soledad y angustia. Lo que más me impacta son esos otros que se tiran minutos en silencio sin mirarte».

No digo más, dejo el reportaje: http://www.elmundo.es/2010/02/07/espana/22231116.html.

Y el video: http://www.elmundo.es/elmundo/2010/02/06/espana/1265480606.html.

* Hoy recomiendo el artículo: "Iñaki Ochoa de Olza: La Esperanza de la Amistad", en Aprende del Deporte escrito por José Ignacio Rivero; un interesante relato acompañado de 3 videos sobre la muerte en las montañas de Iñaki Ochoa de Olza y los valores que allí aparecieron.

8 comentarios:

Katy dijo...

Es muy triste irte sin el cariño de los tuyos. Creo que la vida debe ser un aprendizaje para cuando llegue el momento de despedirnos lo hagamos con dignidad. Hay que preparse para ese momento, porque llegará , es la última certeza que tenemos.
Lo que ocurre es que hoy en día vivimos dando la espalda a esta realidad. Si vivimos la vida sin sentido, cómo vamos a vivir llegado este momento del adios definitivo.
Recomendaría leer el libro de "La Puerta de la Esperanza de Vallejo Nájera, entre otros.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Francisco:

A mi me parece una labor encomiable. Durante un tiempo, cuando hice la pss mi trabajo consisitía en acompañar a personas mayores que como dice Katy, estaban falta de cariño, de comprensión, personas que poco a poco sabían que el mundo las estaba desvinculando e iban quedándose solos.
Los panoramas son cuando menos impactantes. Aprendí mucho.
Un abrazo

Danzarina dijo...

Enhorabuena por este post! Como sabes los temas sociales me apasionan. Como dices, es una profesión difícil, dura, pero tan necesaria... Yo misma lo comprobé en mis años de voluntariado. Como se dice en uno de tus mágnificos enlaces lo difícil es "Ponerse lo bastante cerca de los semejantes para darles calor, pero lo suficientemente separados para no clavarse las púas del otro". Después, la vida me hizo experimentar el otro lado. En ese duro camino encontré a muchos personas como el protagonista de esta entrada (médicos, enfermeras, etc), que con palabras, gestos, atención y cariño me ayudaron a vivir el duro desenlace.
Hay tantas personas anónimas que con su profesión o voluntariado ayudan a la persona y a los familiares. Seguramente no salen en los periódicos, no son protagonistas de un post o tweet. Gracias por haber puesto un poco de sensibilidad,realidad y sensatez en esta (a veces) farándula de la blogosfera. Un cordial saludo.

José Ignacio Santaolalla dijo...

Con respecto a la muerte, en la sociedad actual, vivimos una especie de esquizofrenia desquiciante. Por un lado vemos cada día en el cine decenas, centenas, miles de muertos ficticios y también una buena porción de reales en los periódicos y los telediarios. Por otro ocultamos la muerte real y cercana de un ser querido como el mayor de los tabúes.
A los niños y a los jóvenes se les oculta la muerte y se les engaña descaradamente con mentiras piadosas que en la mayor parte de ocasiones hacen más mal que bien. Está claro que nuestro cuerpo y sobre todo nuestra mente están programados por el instinto de supervivencia para vivir. Pero también que la muerte (propia y ajena) es lo único seguro que tenemos. Creo necesaria una alfabetización en este sentido que evite tantos duelos patológicos como se estan dando hoy en día.

FAH dijo...

@katy. gracias. Para esa despedida de la que nos hablas, nadie nos enseña... sólo cuando tenemos necesidad, quizás porque hacerlo sería perdernos algo de la vida... Creo que no es nada fácil de gestionar. Leeré el libro. gracias x la recomendación.

@fernando lópez fernández. gracias. desde luego la labor de Roberto tiene mucho mérito. Desde luego, hay mucho panorama desolador...

@danzarina. gracias x pasar y x tu labor q estoy seguro conoces muy bien. Como dices, hay mucho "héroe anónimo" algo parecido al título del libro de Pilar Jericó que acaba de salir: http://www.pilarjerico.com/heroes-cotidianos-mi-nuevo-libro. No debemos olvidarnos de ellos. salu2.

@josé ignacio. gracias x pasar y dar tu visión de primera mano que conoces muy bien. Me parece muy oportuna tu visión que refleja la dualidad, lo paradójica que es la vida, doble cara en todo... 1 abrazo.

Fernando dijo...

Paco, gran post, sí señor. De esos que no dejan indiferente. Hace unos años vi morir a un familiar mío muy querido y fue una sensación tremenda. Se marchó rodeada de todos los que la queríamos, en paz, con mucha fe, pero sobre todo con mucha dignidad. Luchando por superar su enfermedad hasta el último momento.

Esas lecciones que te da la vida, muy duras cuando las vives en directo, a la larga te hacen crecer como persona.

Enhorabuena por el post, Paco.

Un abrazo

FAH dijo...

@fernando. gracias. creo que estaría bien que dedicases un post a este tema, ya que los has vivido en primera persona: cómo fue, las percepciones de la persona y resto de la familia, las enseñanzas, etc... 1 abrazo.

FAH dijo...

@MaS. gracias. a mí siempre me gusta leer tus reflexiones. ya sabes lo que pienso de ti: habilidad para ver la realidad de manera desacostumbrada... o como tú escribes: apreciadora de lo no explícito... Es cierto lo que comentas, a veces por simplificar no hacemos caso del lenguaje y podemos estar equivocándonos... Decía Borges que "nos entendemos a pesar de las palabras"... Liderar con... eso es... aunque en los próximos días hablaré de cómo para liderar con... el liderado tiene que poner de su parte... salu2.

Publicar un comentario en la entrada