«Tu capacidad de aprender es tu activo más valioso, y la mejor forma de aprender es ‘aprendiendo de los mejores’» | www.aprendiendodelosmejores.es             «El futuro no existe, es un resultado, el resultado de lo que haces cada día» | www.tufuturoeshoy.com

domingo, 7 de febrero de 2010

Entre "Optimistas" y "Pesimistas" anda el juego

Con el "colega" Alfonso Alcántara (@yoriento), o Yoriento en el mundo de la red, de vez en cuando nos enfrascamos en comentarios sobre el "optimismo" y el "pesimismo". En cierta ocasión publicaba en este blog un post con el título: "Protagonistas: Los pesimistas". Era un video en el que el humorista Kike San Franciso ensalzaba las bondades de esa actitud de la vida.

Yoriento, en un comentario, decía: "Menos mal que Kike San Francisco y yo somos los únicos que aportamos cordura pesimista de la buena por aquí. Yo creo que el pesimismo es una "actitud estratégica", no tiene nada que ver con las emociones. Se trata de planificar para lo peor y disfrutar de lo mejor, no? Como siempre, el lenguaje y sus confusiones". Y nos dejaba un post con el título: "El pesimismo también puede ser divertido".

Aquí he escrito algunos post ("Huya de los pesimistas") en el que muestro mi descontento con esa actitud vital de fondo. El libro "La fuerza del optimismo" de Luis Rojas Marcos me parece fundamental de leer porque con datos empíricos corrobora lo bueno de adoptar una actitud positiva ante la vida.

No sé si Alfonso y yo nos equivocamos porque Enrique Rojas decía que el "pesimista se queja del viento; el optimista espera que cambie; y el realista ajusta las velas". Probablemente sea así. O tal vez lo que ocurre es que malinterpretamos (usos del lenguaje) lo que quiere decir "optimismo" y "pesimismo"... Alejandro Jodorowsky decía en una ocasión: "Un día alguien me mostró un vaso de agua y me dijo: ¿Está medio lleno o medio vacío? Entonces me bebí el agua y se acabó el problema"...

En cualquier caso, ahí van algunas reflexiones (sesgadas) sobre "optimismo" y "pesimismo" para hoy domingo y que cada uno saque sus propias conclusiones:

1. Un pesimista es aquel que de un donut sólo ve el agujero.

2. Un optimista es un pesimista mal informado.

3. Un pesimista es un optimista bien informado.

4. “Un pesimista ve la dificultad en toda oportunidad, un optimista, la oportunidad en cada dificultad” (Winston Churchill).

5. “Las cosas positivas suceden a la gente positiva” (Sarah Benny).

6. "Un optimista se ríe para olvidar, un pesimista se ha olvidado de reir” (Tom Bodett).

7. “No existe prueba objetiva de que las fresas sean buenas o malas. Para quienes les gustan, son buenas; para quienes no les gustan, no lo son. Pero a quienes les gustan gozan de un placer que los otros no tienen”. (Bertrand Russell, La conquista de la felicidad, 1930).

8. “El dolor, por fuerte que sea, se hace más llevadero si uno está convencido de que con el tiempo se curará. La peor calamidad es tolerable si uno cree que pasará. La angustia más penosa se alivia tan pronto como la tranquilidad está al alcance de la vista”. (Bruno Bettemlheim, Sobrevivir, 1976).

9. “El optimismo es como una profecía que se cumple por sí misma. Las personas optimistas presagian que alcanzarán lo que desean, perseveran, y la gente responde bien con entusiasmo. Esta actitud les da ventaja en el campo de la salud, del amor, del trabajo y del juego, lo que a su vez revalida su predicción optimista”. (Susan C. Vaughan, Medio vacía, medio llena, 2000).

10. “Llevamos bien el estar mal hoy si pensamos que mañana vamos a estar bien. Por el contrario, aunque nos sintamos bien, si creemos que mañana nos vamos a sentir mal, dejamos de sentirnos bien”. (Julián Marías, La felicidad humana, 1987).

11. “El firmamento no es menos azul porque las nubes nos lo oculten o los ciegos no lo vean”. (Antiguo Proverbio Danés).

12. “Ningún pesimista ha descubierto el secreto de las estrellas, ni ha navegado por mares desconocidos, ni ha abierto una puerta al espíritu humano” (Helen Keller, Optimismo, 1903).

13. “Si continúas diciendo que las cosas van a ir mal tienes buenas probabilidades de convertirte en un profeta” (Isaac Singer).

Dejo de nuevo el video de Kike San Francisco:


Y una viñeta extraída del blog de Yoriento:

5 comentarios:

Katy dijo...

Genial tu entrada Francisco.Siempre estamos con el vaso medio lleno o medio vacio. Yo digo que depende de la sed que tengamos.
Me ha venido a la cabeza un libro que leí hace muchos años de Paul Watzlawick
"El arte de amargarse la vida"
En dónde nos demuestra a través de una serie de argumentos que hay personas que se obstinan en ver en todo algo negativo. Y esto mismo les impide ser felices, a pesar de que solo son feciles si son se sienten desdichados. Un libro muy recomendable.
El video un buen ejemplo
Un abrazo

Fernando dijo...

¡Hola Paco! Grandísimo post otra vez. Me ha encantado la reflexión de Enrique Rojas sobre el optimista, el realista y el pesimista.

Por mi parte decirte que me considero de los optimistas con los pies en el suelo. Es decir, de los que esperan que todo vaya a salir bien, pero que cuando las cosas se tuercen, lejos de venirse abajo, tratan de aprovechar mejor el viento. Y es que ya lo dice el refrán: a grandes malos, grandes remedios. Y si es con buena cara, las cosas se solucionan mejor.

Un fuerte abrazo

antonio lopez conesa dijo...

La diferencia entre un optimista y un pesimista, es que el primero quizás no alcance lo que persigue aunque no dejará de intentarlo, mientras que el segundo conseguirá lo que persigue: el fracaso, porque a ésto último le dedica el 100% de su tiempo. Ser optimista no te garantiza el éxito en la vida, la felicidad, pero sin serlo es seguro que no se alcanzará.
Gracias FAH por tu post.

FAH dijo...

@katy. gracias. me gusta eso, muy bueno, "de la sed que tengamos". Las circunstancias a veces nos juegan malas pasadas. Desde luego el libro de Luis Rojas es fantástico. abrazo.

@fernando. gracias. me alegro que te haya gustado. Para mí lo imp, con independencia de los resultados obtenidos, una actitud vital optimista te hace ser más feliz: relativizas más, todo te lo tomas con más humor, generás más cercanía... etc. etc. abrazo.

@antonio lópez conesa. gracias. desde luego, que el pesimista al ver más escollos habitualmente renuncia más, porque ve las cosas como amenazas en lugar que como retos... 1 abrazo.

Angel Cabrera dijo...

Francisco, me gustaría invitarte a leer el artículo de J.J. Rivero que a tenido la amabilidad de publicar en nosoyunparado.es sobre la indefensión aprendida, en respuesta abierta y buscando la "conversación 2.0" hacia el "pesimismo estratégico".

http://www.nosoyunparado.es/2010/03/la-indefension-aprendida-y-el-optimismo.html

En mi caso, identifico optimismo con una actitud. Hay otro "optimismo" que yo defino como "la actitud del colocado", más cercana al conformismo, que es quizás en lo que coincido con Yoriento.com, pero "ese" optimismo no es Optimismo.

Es un punto de vista individual, eso sí, sin intención de sentar cátedra.

:)

Publicar un comentario en la entrada