martes, 23 de marzo de 2010

¿Existe o no existe la realidad?

Ayer publicamos un post titulado: "¿Nos engaña el cerebro?". Básicamente señalábamos que "vivimos en un mundo construido por nuestro cerebro que unas veces nos muestra cosas que no están y otras nos esconde cosas que sí están". El poeta inglés William Blake decía: "Si las puertas de la percepción fueran limpiadas, la realidad aparecería como es: infinita. El Mundo en un grano de arena, el Paraíso en una flor, la Eternidad en una hora, el Infinito en la palma de mi mano".

La percepción es una creación virtual de nuestro cerebro para dar sentido a la realidad que estamos contemplando. Por eso, muchas veces lo que damos por cierto puede no ser real: "Para nuestro cerebro es más importante contarnos una historia consistente que contarnos una historia verdadera. El mundo real es menos importante que el mundo que necesitamos", decíamos ayer. Interpretamos la realidad según nuestros paradigmas, muchos de los cuales pueden ser falsos.

Quizás una de las obras más conocidas para poner en paralelo el mundo percibido y el mundo real es "La República" de Platón donde se recoge "El mito de la caverna" que cuenta el caso de unos hombres que habían sido encadenados en el interior de una cueva mirando hacia dentro. Había un fuego en el exterior de la caverna y las personas que pasaban entre el fuego y la cueva proyectaban una sombra sobre la pared interior de la misma. Los que se encontraban dentro sólo veían las sombras y con el tiempo llegaron a creer que las sombras eran la realidad.

¿Crees que los que están así han visto otra cosa de sí mismos o de sus compañeros, sino las sombras proyectadas por el fuego sobre la parte de la caverna que está frente a ellos?

¿Cómo –dijo– si durante toda su vida han sido obligados a mantener inmóviles las cabezas?

Una de las artes que más me gusta es lo que se conoce como "Trampantojo" («trampa ante el ojo», también llamado trompe l'œil, expresión francesa que significa que «engaña el ojo»). Es una técnica pictórica que intenta engañar la vista jugando con la perspectiva y otros efectos ópticos. Los trampantojos suelen ser pinturas murales creadas deliberadamente para ofrecer una perspectiva falsa. Pueden ser interiores (que representan muebles, ventanas, puertas o escenas más complejas) o exteriores, en muros de edificios. En muchas ciudades del mundo se pueden encontrar artistas callejeros especializados en este arte:

Os dejo 2 vídeos de 2 minutos:





Y 1 fotografía:

6 comentarios:

Katy dijo...

Soy una admiradora de estos artistas Edgar Mueller y Julian Beever. Sus pinturas nos permiten percibir como real algo que solo está en la mente cuando ves los dibujos.
Pero mi cerebro me dice que es arte. Mientras si voy en un coche (como de hecho fui) por una carretera de los Andes o en Avión, jamás mi cerebro me dirá que estoy viendo una pintura y lo que siento no existe.
Si tengo hambre no me lo imagino ni me lleno con un un cuadro que represente un bodegón.
Otra cosa es que si a ti te encierran en una caverna y no ves otra cosa tomes eso como real. ¿Pero entonces para que está la información? Cuando caen bombas y hay atentados a quien se le ocurre hacerse esta pregunta.
Un abrazo

FAH dijo...

@katy. hola, pienso como tú. en este caso es un ejemplo para poner de manifiesto que a veces lo que pensamos que es no es y ni siquiera lo que pensamos con absoluta seguridad sabemos si es cierto. Lo de "El mito de la caverna" creo que lo refleja muy bien. Efectivamente esto es arte, pero ¿no ocurrirá en otros muchos aspectos de nuestra vida que creemos algo y no lo es o lo que no creemos es? El cerebro nos engaña a menudo, a veces de forma más evidente y otras no tanta. Gracias. Abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Francisco:

Como continuación al tema de ayer, apasionante tema el que continua hoy y geniales ejemplos sobre la percepción. Lo que pensamos con absoluta seguridad como apuntas no sabemos si es cierto, pero es nuestra realidad. Incluso el pragmatismo de Katy, es relativo también porque las cosas tienen su significado y lo que para ella es un paisaje , para mi, puede ser un paisaje o un cuadro


En su día publique algo sobre el mito de la caverna del que hablas tu hoy (pero bien) y que sigue vigente después de muchos siglos. El post, que hablaba de ello, regularcillo;, el video genial que ya me hubiese gustado que me lo hubiesen explicado así en las clases de filosofía.
http://fernandolopezfernandez.blogspot.com/2009/06/huida-de-la-caverna.html
Un abrazo

FAH dijo...

@fernando lópez fernández. gracias. El tema de los vídeos de ayer lo reflejan muy bien. Por ejemplo, el segundo vídeo del juego de magia de cartas. Si preguntásemos a una persona de qué color era la camisa al inicio del juego, nos hubiese dicho que el mismo que al final. Se estaría afirmando una cosa que jamás se ha visto. ¡Qué curioso! Los sentidos nos engañan. Un tema apasionante. abrazo. Muy bueno el video del Mito Caverna.

carlinhos braun dijo...

Fascinante...

Yo que creo que todo está en el cerebro. Todo es información (y por tanto falseable/modificable), incluso el hambre...
Respecto a esto hay temas muy interesantes, como por ejemplo lo de los "miembros fantasma" (miembros amputados de los que todavía se perciben sensaciones).

Hay un experimento muy interesante (que podéis ver aquí http://www.boston.com/bostonglobe/ideas/graphics/011109_hacking_your_brain/ sobre cómo engañar al cerebro para que crea que una mano de goma es nuestra propia mano.

Abrazos,

Carlos

PD: no dejar de ver Matrix...

FAH dijo...

@carlinhos braun. gracias, como siempre, por tus aportaciones, la mayoría de las cuales suelen ver la luz aquí. Y thank you for the link, very interesting. abrazos y suerte en tu viaje a china.

Publicar un comentario en la entrada