lunes, 1 de marzo de 2010

Otra mirada de los políticos: Ángel Gabilondo

He leído una entrevista reciente al Ministro de Educación, Ángel Gabilondo. Me ha gustado. Antes fue profesor y rector y es autor de obras como "Contigo" (Aguilar) y "Palabras a mano" (Seix Barral).

Destaco algunas de las preguntas y sus respuestas:

Estaba leyendo "Contigo" y pensaba, ¿qué hace el hombre que escribe este tipo de reflexiones en un Consejo de Ministros?
Bueno... yo no soy un profesional de la política, aunque siempre me he dedicado a asuntos públicos y tengo un compromiso con la realidad. Pero espero que sea muy compatible estar preocupado por la lectura y la escritura, por los afectos, las emociones... y el pensamiento y compromiso social y público. Sin afectos no hay conceptos. Y quien tiene una idea de los políticos como personas que no sienten o no sueñan, está equivocado.

El título de su libro "Contigo" parece una invitación a compartir.
Es la gran metáfora de que todos necesitamos a alguien para caminar juntos. Yo siempre he leído que Eros es el amor; un movimiento que se mueve de un ser hacia otro pero, sobre todo, que lleva a dos en una misma dirección. La soledad no te la quita nadie, la complejidad de la vida y tus contradicciones no te las quita nadie. Ahora, con alguien a quien quieres al lado es más llevadera la vida. Contigo es menos difícil.

¿Y por qué es cada vez más complicado encontrar un ‘contigo’? ¿Por qué las relaciones son cada vez más cortas?
Porque creemos que la otra persona nos va a resolver asuntos que uno debe debatir consigo mismo. Y no: “Que nadie dirá tu palabra, que nadie vivirá tu vida, que nadie morirá tu muerte…” Debemos asumir que hay una soledad constitutiva y un desamparo constitutivo; si no, acabas echándole la culpa al de al lado. Además, creer que la verdad de una relación está en su duración es un error, aunque querer a alguien es luchar para que eso dure. El amor dura más si implica ir juntos hacia algo. Al final, no somos para tanto.

También hablas de cuando nos empeñamos en hacer cosas constantemente. Quizá es un engaño, una excusa para no estar contigo mismo a solas...
Soportarse a uno mismo es bastante complicado. Yo, cuando veo a alguien que me cae mal, me fijo en qué cosas se parece a mí, y, si no lo soporto en absoluto, es porque esa persona resulta ser como yo [ríe]... Hay que quererse mucho y gustarse poco. Una mezcla complicada porque tanto los que se quieren mucho como los que no, son un peligro público.

En las parejas eso ocurre mucho. Muchas no paran de hacer planes por separads para no estar sentados uno frente al otro.Para no tener que soportar el silencio compartido, la soledad compartida.

¡Con lo bien que está el silencio!
Sí, y el silencio no es sólo no hablar. Yo siempre he creído que tiene más que ver con saber escuchar, aunque no hable nadie. Silencio para escucharte a ti mismo, para que el otro pueda decirte algo, aunque quizá no lo hace con palabras. El silencio es dejar hablar a los demás.

Otras de sus reflexiones son:
- “Crecer es no llegar nunca del todo, no alcanzar de modo definitivo, no darse por acabado o por vencido”.
-“La sabiduría requiere desprendimiento, incluso del saber”.
-“Vivir es siempre reponerse, sobreponerse. Esperar a encontrarse muy bien para hacer algo es garantizar la inacción”.
-“Prefiero la paciencia a la resignación. Ni es inactividad ni es claudicación. Es constancia, insistencia, coherencia”.
-“Enseñar no es sólo mostrar o exhibir... Lo más difícil de enseñar es aprender, enseñar a aprender”.

Fuente: la entrevista completa en el siguiente link.
                                                                                                                                                 

«APRENDIENDO DE LOS MEJORES» en: | Amazon.es Casa del Libro FNAC |

Pulsa para verVídeo Book-Trailer y Dossier de Prensa