Nace ‘TOP Conferenciantes’, la plataforma de conferenciantes de management y desarrollo personal de Divertia Smile Company   l   www.topconferenciantes.com

martes, 30 de marzo de 2010

Psiconeuroinmunobiología y autocuración

He hablado ya en distintas ocasiones aquí sobre la Física Cuántica, la Física de las posibilidades, que viene a decir que la realidad externa no es más que una proyección de nuestra realidad interna.

Hoy quiere detenerme en esta idea aplicada al ámbito de la salud y de la enfermedad. En la conferencia que dejamos aquí de Deepak Chopra, él hablaba mucho de este tema, de cómo nuestros pensamientos influyen en nuestro sistema nervioso y consecuentemente en nuestra biología. En esto consiste precisamente la Psiconeuroinmunobiología y la cuestión, por tanto, es que si cambio mis pensamientos, puede influir positivamente en mi sistema nervioso y de esta manera en mi cuerpo.

En esto consiste precisamente el "efecto placebo", en dar al paciente una sustancia que no tiene ninguna repercusión pero que así lo cree y por tanto mejora. Lo mismo sucede en nuestra interrelación con las personas -ver el "efecto Pigmalión" del que aquí hemos hablado- o de la relación del médico con su paciente y yendo un paso más allá de nuestro diálogo interior.

El doctor Mario Alonso Puig, autor de Reinventarse: tu segunda oportunidad (Plataforma, 2010), Vivir es un asunto urgente (Aguilar, 2008) y Madera de líder (Empresa Activa, 2004), me comentaba cierto día: "Los primeros que llamaron la atención sobre esta curiosa forma de interactuar entre los seres humanos fueron algunos médicos griegos en el siglo IV a. C.. Se dieron cuenta de que en la simple interacción con los enfermos éstos mejoraban, aunque no entendían muy bien por qué ya que no utilizaban fórmulas especiales ni intervenciones quirúrgicas. Percibían que ellos como médicos hacían algo, pero lo que hacían no era la base de la curación, sino algo que se activaba como consecuencia de lo que hacían; como realmente la única actividad que realizaban era hablar, llegaron a la conclusión de que la conversación tenía un poder especial para movilizar algo a nivel corporal y físico en los pacientes. A este proceso lo denominaron el arte médico. El arte médico permaneció prácticamente desconocido durante mucho tiempo hasta que hace aproximadamente 30 años empezaron a tomarse más en serio algunos ejemplos de personas que mejoraban sin saberse muy bien cómo. Entonces, el pensamiento y la conversación comenzaron a cobrar un gran protagonismo, y así nace la Psiconeuroinmunobiología, que establece una profunda conexión entre los procesos psicológicos, el pensamiento, el sistema nervioso y la biología. Las investigaciones han constatado que ciertas formas de pensar activan o desactivan nuestro sistema de defensa frente a infecciones y tumores. Un pensamiento más positivo es capaz de fortalecer nuestro sistema inmunitario, mientras que un pensamiento negativo lo debilita volviéndolo más vulnerable. Nuestra forma de pensar cambia nuestra constelación hormonal y hace que algunas hormonas presentes en sangre favorezcan la activación de células sanguíneas y otras lo dificulten. El pensamiento y la palabra son una forma de energía que tienen la capacidad de interactuar con el organismo y producir cambios físicos muy profundos".

Según se ha constatado en algunas investigaciones "un minuto entretenido en un pensamiento negativo deja al sistema inmunitario en una situación delicada durante seis horas. En situaciones de ansiedad permanente donde se tiene la sensación de no controlar nada como consecuencia de pensamientos negativos que nos generan frustración, ira, temor, etc, se liberan unas hormonas llamadas corticoides que son muy útiles para ayudarnos a superar peligros porque afectan a nuestro sistema circulatorio y favorecen que el corazón trabaje con más potencia y que la sangre circule con mayor cantidad por nuestros músculos. Sin embargo, la secreción mantenida de corticoides tiene unos efectos demoledores, ya que al estar una persona en situación de ansiedad permanente, la segregación de estas hormonas es muy brusca y evita que nuestro sistema inmunitario trabaje de manera natural al no dejar actuar a los linfocitos NK (natural killer o asesino natural) cuya misión es destruir las células tumorales que el organismo genera por la propia reproducción celular".

Según apuntaba Mario Alonso "la última década del siglo XX se denominó la década del cerebro. Se hizo una inversión económica muy fuerte tendente a desarrollar investigaciones con el objetivo de conocer mejor el funcionamiento del cerebro. Como consecuencia de ello se diseñaron y perfeccionaron una serie de tecnologías, fundamentalmente dos, la tomografía de emisión de positrones y la resonancia funcional magnética, que por primera vez permitían ver qué pasaba en el cerebro de un ser humano no anestesiado cuando pensaba, lloraba o rezaba y qué procesos se ponían en marcha. Fue sorprenderte comprobar el enorme dinamismo que tenía lugar en el cerebro y cómo originaba cambios hormonales, algo que hasta ese momento era bastante desconocido. Por ejemplo, se estudió qué sucedía cuando un individuo se mantenía constantemente pensando de manera negativa y se pudieron observar cambios en el riego sanguíneo normal a ciertas zonas del cerebro que son básicas para los procesos de creatividad e imaginación, funcionando mucho peor. De igual manera, las explicaciones científicas han revelado algo que todos sabemos intuitivamente: cuando el ser humano está equilibrado, contento e ilusionado funciona mucho mejor mentalmente".

De aquí al domingo no escribiré nada. Por eso quiero dejar un vídeo (7 partes) que merece mucho la pena ver. Es de Louise Hay, autora de Usted puede sanar su vida (Urano, 2000), libro de referencia que explica muchas claves sobre la relación mente y cuerpo. Como dice Hay, "la enfermedad es la manera que tiene decirnos el cuerpo que algo no marcha bien en nuestra vida". Podríamos decir que todas las enfermedades son producto de nuestra mente, ya bien sea ahora o como consecuencia de nuestros antepasados. Aquí va la serie de vídeos (muy recomendables verlos) cuyo envío es cortesía de Carlos Vegas, de Bruselas (Bélgica), siempre inquieto y curioso por estos temas:

– Parte 1: http://www.youtube.com/watch?v=snvv2mXbWPc
– Parte 2: http://www.youtube.com/watch?v=xbUjsMrtgTE&feature=related
– Parte 3: http://www.youtube.com/watch?v=ATO4X9PCbyQ&feature=related
– Parte 4: http://www.youtube.com/watch?v=TjLLoC_got0&feature=related
– Parte 5: http://www.youtube.com/watch?v=pOj3bP2qOrc&feature=related
– Parte 6: http://www.youtube.com/watch?v=UgnziSxWrOA&feature=related
– Parte 7: http://www.youtube.com/watch?v=wxhA5c9-lfE&feature=related