«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

jueves, 29 de abril de 2010

El león y la oveja

En alguna ocasión he dejado aquí la siguiente frase: "Si vives entre codornices es muy difícil aprender a volar como las águilas". Os dejo aquí esta historia de Prem Rawat con el título "El león y la oveja". El mensaje no puede ser más explícito y claro, pero muy importante y a menudo olvidado. Recordamos otra vez a Herman Hesse: "La verdadera profesión del hombre es encontrar el camino hacia sí mismo". Prejuicios, convencionalismos, necesidad de aprobación, educación desviada... nos apartan de nuestro camino. Muchas veces hemos hablado aquí de ello. El otro día Alberto Barbero (@albarte) decía que para él la sabiduría era "la realización personal a través del autoconocimiento". Ya el ateniense Sócrates decía "Conócete a ti mismo" y Píndaro "Atrévete a ser quien eres". No digo más. Un buen ejemplo de coaching.

10 comentarios:

carlinhos braun dijo...

Bonita historia...
Conocerse a sí mismo. Encontrar el camino hacia uno mismo.
Suena bonito. Y suena fácil incluso. Pero qué trabajo lleva, no?
Sobre todo por eso que comentas: prejuicios, convencionalismos, necesidad de aprobación, educación desviada, etc...
Es que para cuando nos damos cuenta de que una de las cosas más importantes en la vida es conocernos a nosotros mismos, ya nos hemos pasado media vida fingiendo ser otros, usando máscaras, aprendiendo a ser otros, actuando como se espera que actuemos (o al menos como creemos que debemos actuar si queremos ser aceptados por nuestro circulo social y familiar)...

Respecto a la frase que comentas al principio del post, y a la historia del video, creo que también ocurre en la vida que a veces es más fácil quedarse en la zona de confort, es más facil ser cabeza de ratón... Y claro, como tú dices, si te quedas entre codornices, en vez de forzarte al camino un poco más difícil, pues ese cambio no se produce

Abrazos

FAH dijo...

@carlinhos braun. creo que "ese trabajo que lleva" es más fácil (mucho más fácil) de lo que pensamos... Sólo hay que sentir, el problema es que pensamos demasiado... Como dices la vida hay que leerla mientras ocurre, y la mayoría lo hace cuando ya ha pasado... Salu2.

GDS dijo...

Me ha gustado:
"Atrévete a ser quien eres".

Yo trato de hacerlo y tengo que reconocer que intentarlo puede hacerte ver muy diferente, pero la satisfación final es buena.

Por otro lado cuando dices que hay que sentir porque pensamos demasiado es totalmente cierto. Vivimos en ese mundo que muchas veces nos priva de muchas emociones.

Saludosssss!!!

FAH dijo...

@GDS. gracias. mañana precisamente aparecerá una excelente conferencia de Prem Rawat donde se centra y destaca ese tema del sentimiento. Todo sentimiento pero nos movemos demasiado en el mundo racional y lógica y ahí se pierde toda la magia. Si tienes tiempo (dura 1 hora) intenta verla. Salu2.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Francisco:

La historia merece la pena. Aunque a coincido con Cartlinhos que en ocasiones es muy complicado encontrar el camino aunque la leamos mientras sucede. De todas formas hay que seguir buscándolo hasta dar con el. Un abrazo

FAH dijo...

@fernando lópez fernández. gracias. creo q es muy fácil pero no tenemos el nivel de conciencia. estoy seguro q si lo viésemos nos sorprenderíamos de lo fácil q era lo complicado que nos lo hacemos a nosotros mismos. abrazo.

Alberto Barbero dijo...

Hola, Francisco:

Tenía muy claro que no contaba nada nuevo... Ya todo está dicho y casi siempre mejor que como nosotros los podamos decir.

La historia de Prem Rawat me recuerda a esta otra, en la misma línea, "El águila y el gallinero", que cuento en dos comentarios porque no entra en el tamaño permitido para uno solo:

Tras dejar su nido en busca de comida para alimentar a las crías que pronto debían salir de los huevos, mamá águila echó a volar sobre el valle, a la espera de encontrar algún suculento insecto que poder cazar.

Mientras tanto, uno de los huevos impulsado por el viento, salió despedido rodando montaña abajo y fue a detenerse justo en la falda de la montaña. Por algún extraño misterio del ciclo de la vida, el huevo no sólo no se rompió, sino que el granjero que lo encontró, lo colocó junto a los otros huevos que mamá gallina estaba empollando.

Desde aquel día, mamá águila buscaba desesperadamente el huevo que le faltaba sin encontrarlo por ningún lado. Pensando que algún animal se había apoderado de él, lo dio por perdido y muy triste se dirigió a cuidar de sus ya nacidos aguiluchos.

Cuando los polluelos nacieron, mamá gallina miraba extrañada a uno de sus polluelos por ser muy diferente a los demás, pero enseguida le cogió cariño y empezó a mimarlo como a los otros.

Pasó el tiempo. Un buen día, mamá águila buscando qué cazar, le pareció observar algo extraño en una de las granjas cercanas a su nido y decidió acercarse para verlo más de cerca.

Cuando llegó a escasos metros del gallinero, quedó asombrada ante lo que estaba viendo. Un águila como ella estaba jugando con las gallinas en lugar de cazarlas o dedicarse a volar y disfrutar de su majestuosidad como reina del cielo.

Indignada por aquel hecho que tan bajo dejaba el honor de las águilas, bajó en picado hacia el gallinero dispuesta a solucionar el problema. Tan pronto las gallinas la vieron acercarse, corrieron despavoridas a ocultarse en la granja, pero el águila del corral, que nunca había visto a ninguna ave volar de forma tan majestuosa como aquella, decidió quedarse para saber de quién se podía tratar.

- ¡Oh, qué maravilloso sería poder volar como esa ave!, ¡qué feliz sería de tan solo poder hacerlo aunque fuera una sola vez!

Alberto Barbero dijo...

Tan pronto mamá águila posó sus garras en el suelo, el águila se le acercó asombrada y le preguntó quién era y cómo había podido aprender a volar así:

- ¿quién eres…? ¿Puedo aprender a volar como tú…? Dime, dime, ¿puedes enseñarme?

- Pero ¿qué dices?, -respondió mamá águila enfadada, al tiempo que no salía de su asombro.

- Acaso no ves que eres un águila como yo… nada tengo que enseñarte, tu instinto es suficiente para hacerte volar como yo.

El águila no entendía nada de lo que oía y como toda respuesta se limitó a exclamar:

- kokoroco… kokoroco… yo soy una gallina… kokoroco soy una gallina y las gallinas no sabemos volar.
- Cómo que eres una gallina, tú eres un águila, la reina del cielo, como yo, -le contestó mamá águila-, y prosiguió añadiendo:

- No ves que tienes grandes garras y pico como yo, son de águila y no de gallina…

Por un momento el águila se fijó en sus garras y pico y en las del ave recién llegada limitándose a exclamar:

- Kokoroco, soy una gallina con garras y pico de águila, kokoroco…

Lo que oía todavía indignaba más a mamá águila. Irritada volvió a dirigirse a aquella estúpida águila con un tono elevado. –No eres una gallina, eres un águila… un águila, acaso las gallinas tienen estas alas tan grandes…

Mientras el águila miraba extasiada cómo aquella hermosa ave extendía sus grandes y poderosas alas y contemplaba las suyas, volvió a exclamar…

- Pero dime, si soy un águila… ¿qué hago aquí viviendo con las gallinas y sin volar como un águila? ¿qué hago viviendo entre el lodo y suciedad de este gallinero, comiendo gusanos y maíz, en lugar de volar libre por el cielo y cazar lo que me apetezca? No creo nada de lo que me dices.

- No lo sé, -contestó mamá águila- eso es un misterio para mí, pero curiosamente, pasa igual que con los humanos. Los observo desde lo alto. Muchos viven como gallinas, temerosos y apegados a sus cosas, esclavos de su propia ignorancia, que les lleva a vivir como gusanos postrados en tierra, sin utilizar su inteligencia y capacidades internas que les convertirían en los reyes de la creación…

Dicho esto, mamá águila emprendió el vuelo, alejándose de aquella estúpida e ignorante águila, que a pesar de haber sido creada y dotada para volar y ser la reina de la aves y del cielo quedó atrapada en su pequeña visión del mundo.

FAH dijo...

@alberto barbero. gracias por pasar y por la historia. Parece mentira pero todo se resume a la frase de Sócrates: "Conócete a ti mismo". Es el punto de partida de todo. Han pasado muchos siglos desde entonces y sigue vigente plenamente. Tal vez porque el hombre avanza mucho x "fuera" y poco o nada por "dentro". Cambia el escenario pero los actores con distintos ropajes son los mismos. Abrazo.

Xiaozhengm 520 dijo...

adidas originals shoes
timberland boots
gucci handbags
louis vuitton outlet
kobe shoes 11
ralph lauren polo outlet
oakley sunglasses
nike trainers
ray ban sunglasses
adidas ultra boost
louis vuitton handbags
coach factory outlet
coach outlet
michael kors outlet online
tory burch handbags
rolex watches outlet
jordan retro
cartier watches
tory burch outlet
replica watches
nike roshe flyknit
burberry outlet
oakley sunglasses wholesale
jordans
adidas trainers
michael kors outlet online
coach outlet
michael kors handbags
coach outlet store online clearances
kate spade outlet
jordan 3 infrared
jordan 6
christian louboutin
coach outlet store online
toms shoes
louis vuitton outlet
louis vuitton outlet
adidas superstar
cheap oakleys
michael kors outlet clearance
2016.6.29haungqin

Publicar un comentario en la entrada