«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

lunes, 12 de abril de 2010

El mercader de Venecia

Hace un par de semanas estuve viendo en el teatro "El mercader de Venecia" de William Shakespeare, escrita en 1598 y representada por primera vez en 1600. Se representa ahora en el Teatro Alcázar de Madrid en la versión de Rafael Pérez Sierra y bajo la dirección de Denis Rafter. En el reparto, cuyas interpretaciones son fantásticas, aparecen, entre otros: Manuel Regueiro, Ángel García Suárez, Édgar S. Millán, Jorge Lucas, César Sánchez, Ricardo Vicente y Marta Hazas.

La obra es una mezcla entre tragedia y comedia que refleja la lucha entre el bien y el mal, el amor y el odio, el placer y el sufrimiento. Sobre Shakespeare, su director, afirma: "Su grandeza reside en la gran elocuencia poética, su estructura teatral y el entendimiento sobre el ser humano".

Muchas enseñanzas tiene esta obra para la vida, en general, y el mundo de la empresa, en particular. Apunto sólo algunas:

1. Da la impresión de que el ser humano avanza mucho por "fuera" pero poco o nada por "dentro". Tenemos mejor tecnología, mejor transporte, mejor de casi todo... pero las grandezas y miserias del ser humano siguen siendo las mismas hoy que hace siglos.

2. Uno de los mayores enemigos (peligrosísimo) del ser humano es el rencor, las ansias de venganza, porque como decía Cippolla en casos como esos "uno es capaz de hundirse con tal de hundir al contrario". El orgullo hay que dejarlo en casa y también tener cuidado (mucho cuidado) con los "prontos" y los "calentones". Pasadas unas horas las cosas se ven de manera diferente.

3. En el mundo de la empresa nada es fácil. Habitualmente uno piensa que las aventuras empresariales en las que se embarca van a ir bien pero luego la experiencia demuestra que muchas veces se van al traste y algunas de ellas ni siquiera son capaz de arrancar. La incertidumbre, los competidores, el cansancio... hacen que muchos proyectos hagan aguas.

4. Ser justo (o intentar ser justo) es fundamental, aunque nada sencillo. Para emitir juicios con equilibrio hay que separar muy bien "corazón" y "cabeza" y tener una visión global e integral de las jugadas. Un juez para emitir sentencia de manera justa tiene que estar muy pegado a la realidad. No basta saber de leyes.

5. El ser humano es, de manera resumida, la búsqueda de dos objetivos que, paradójicamente, son contradictorios: reto y comodidad. Cuando el día a día nos absorbe, desearíamos tener más calma, pero cuando la vida es demasiado fácil, nos resulta sosa, insípida y el cuerpo nos pide marcha.

En resumen, una obra muy recomendable que merece la pena ir a ver y disfrutar. Para quien no quiera ir al teatro existe la versión cinematográfica (que no he visto) del año 2004, del Director Michael Radford y con Al Pacino y Jeremy Irons en el reparto.

7 comentarios:

Katy dijo...

Hola Francisco
Es uno de los clásicos universales. La he visto un par de veces pero hace años. Esta nueva puesta en escena debe estar muy bien según cuentas
Me ha gustado tu resúmen.
Siempre los grandes interrogantes de la vida en la palestra.
Un abrazo

FAH dijo...

@katy. gracias, me alegro q te haya gustado. si puedes, repite, porque esta versión es adaptada y está mucho mejor, porque seguir a Shakespeare no es sencillo. abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Francisco:

Gracia spor la recomendación. No he tenido la oportunidad de verla ni de leer la obra original, pero vi la película que hizo Al Pacino y refleja todo lo que comentas.

EL rencor es peligrosísimo y en las empresas se da a menudo. No se cura fácilmente porque quien lo tiene no suele perdonar ni olvidar. Todo su foco lo pone en la venganza, aunque esté disfrazada con buenas palabras.

Coincido que ejercer adecuadamente la justicia es complicadísimo porque dejamos que las percepciones y emociones nos engañen, con lo cual, la calma no se suele dar. Y si no mira a Pellegrini, que lo han convertido en el malo de la película.
Un abrazo

FAH dijo...

@fernando lópez fernández. gracias. la película no la he visto, la veré. Al Pacino es un gran actor. Lo del rencor es tremendo, horrible, y abunda... No se perdona, el problema es que el que lo sufre se va autodestruyendo. 1 abrazo.

Pedja dijo...

Yo tb vi la pelicula, muy buena, para mi el mercader de venecia habla sobre la ambición desmedida y la capacidad que tenemos de engañarnos a nosotros mismos, si estuviera en madrid iba a ver la obra porque tras tu post dan ganas de verla, abrazos y gracias.

GDS dijo...

Ser justos (intentar serlo) es dificil.

Y cierto tambien la parte del orgullo, es muy peligroso y distancia mucho.

Trataré de ver la peli, la vida cuando se vé como una comedia aunque sea una tragedia suele despertarnos y hacernos valorar lo qe tenemos.

Saludos.

FAH dijo...

@pedja. gracias. en una de tus escapadas a la capital, si puedes, ves a verla. te va a gustar. abrazo.

@GDS. gracias. algo así decía chaplin: "la vida es una tragedia si se observa desde cerca y una comedia si se observa desde un plano general de conjunto". Hay que relativizar. salu2.

Publicar un comentario en la entrada