«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

lunes, 19 de abril de 2010

La dureza que destruye y la suavidad que esculpe

Leo esta frase: "Allí donde la dureza sólo puede destruir, la suavidad consigue esculpir". Así nos lo recuerda Paulo Coelho en El peregrino. Me ha venido inmediatamente a la cabeza una historia que leí hace algún tiempo en el blog (recomendable) de Joaquina Fernández, Directora General de HUNE (Escuela de Humanidades y Negocios), a colación de la asertividad, un tema que en España, un país de sangre caliente, tenemos mucho que mejorar. Los "prontos" y los "calentones" nos pueden y a veces el mal no tiene reparo.

La historia dice así:

«Cuando era joven, mi carácter fuerte, impulsivo y explosivo me hacía saltar a la menor provocación. La mayoría de las veces, después de uno de estos incidentes, me sentía avergonzado, y me esforzaba por consolar a quien había dañado.

Un día mi maestro, quien me vio dando excusas a un compañero después de una explosión de ira, me llevó a un aula, me entregó una hoja de papel lisa y me dijo:

- Estrújalo.

Asombrado, obedecí. Lo arrugué e hice con el papel una bola. Luego me dijo:

- Ahora déjalo como estaba antes.

Por supuesto, no pude dejarlo como estaba. Por más que lo intenté, el papel quedó lleno de pliegues y arrugas. El profesor me dijo:

- El corazón de las personas es como este papel. La impresión que dejas en ellos será tan difícil de borrar como esas arrugas y pliegues que has hecho en el papel.

Así aprendí a ser más comprensivo y paciente. Cuando siento ganas de estallar recuerdo ese papel arrugado. Comprendí que la impresión que dejamos en los demás es imposible de borrar. Sobre todo cuando lastimamos con nuestras reacciones o con nuestras palabras.»

4 comentarios:

Fernando López Fernández dijo...

hola Francisco:

Gracias por la recomendación y por la historia. Es así, cuando se hace daño de forma consciente es muy difícil corregirlo. Muchas veces no entiendo por qué nos pasamos la mitad de nuestra vida haciendo daño.
Un abrazo

FAH dijo...

@fernando lópez fernández. Gracias, as usual. Me gusta eso de que "nos pasamos la mitad de nuestra vida haciendo daño"... Yo creo que es porque "lo que odias es lo que más niegas de ti mismo"... Algún día escribiré sobre ello. Abrazo.

carlinhos braun dijo...

Bonita historia.
Es cierto, es muy fácil hacer daño a la gente, mucho más fácil de lo que luego es reparar ese daño.
Como dices, la cultura latina es de sangre caliente y a veces abrimos la boca con demasiada facilidad sin medir el alcance de nuestras palabras.
Quizás el otro extremo sea el del norte de europa, donde a veces tienen falta de comunicación de sus sentimientos y emociones.

Un termino medio, quizás?

Abrazos

FAH dijo...

@carlinhos braun. siempre, in medio virtus, que diría Aristóteles. La palabra clave es equlibrio, sinónimo de virtud, sinónimo de perfección. abrazo.

Publicar un comentario en la entrada