«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

martes, 15 de junio de 2010

Todos somos uno: la malla cuántica

En una ocasión hablamos aquí de Carlos González y sus reflexiones cuánticas. Carlos es físico y autor del libro 23 maestros, de corazón de difusión gratuita a través de la red. Ahora le volvemos a traer para hablar de la malla cuántica y el ser humano multidimensional.

Siempre he tenido la convicción de que en esta vida "todos somos uno"; es decir, que todo está interrelacionado y todos estamos conectados, a veces por vínculos visibles y en otros por hilos invisibles. Todo influye en todo y todo ocurre al mismo tiempo. Por eso existe la sincronicidad y por eso cualquier decisión/acción que tomamos (sólo hay dos tipos: basada en el amor o en el miedo) produce resultados (positivos o negativos) aunque no seamos conscientes de ello. Aquí lo vimos en el post El poder de la sonrisa. También Jodorowsky lo anticipaba: "Lo que das, te lo das; lo que no das, te lo quitas".

Pero no sólo lo eso, sino que a medida que nuestra conciencia del mundo se amplia (todo lo explicamos de modo lineal y racional, y es un craso error), uno es capaz de percibir de que más allá de las 4 dimensiones que creemos que existen (espacio -alto, largo, ancho- y tiempo) existen otras muchas (hasta 11 de momento).

En el programa Tierra de sueños Pedro Riba entrevista a Carlos González (su blog es La danza de la vida) hablando de estos temas. La excelente metáfora del iceberg explica claramente la unión de todo y de todos. Aquí va el vídeo (12 minutos):

4 comentarios:

Katy dijo...

Ese es el problema o la ventaja según se mire. Que los actos de uno influyen en el resto. Es como la globalización del ser que siempre ha sido así, pero ahora se se está reiventando con otra palabras.
Tosos somos uno con el todo.Pero cuando decidimos fragmentarnos nos hacemos daño y producimos la destruccuín.
Me he enrollado un poco :)
Un abrazo

FAH dijo...

@katy. gracias, es cierto lo que dices. de hecho cuando la gente se queja del hambre, las guerras, etc... no se dan cuenta que la realidad no es más que la manifestación de la conciencia colectiva de la humanidad... como punto fuerte, siempre está en nuestras manos cambiar de rumbo y navegar hacia dónde queremos. Cambiar el mundo está en nuestras manos y es sencillo: "Si cada uno barriese delante de su casa qué limpia estaría la ciudad" (Prov. Japonés). abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Francisco:

Acabo de ver el video que antes no podía verlo y me ha parecido maravilloso porque entre otras cosas da muchas respuestas a las inquietudes que manifestaba en mi post.

Todos somos uno. Cierto, pero porque nos empeñamos en que no sea así. o porque remamos mal? Me encanta ese proverbio que se que te gusta citarlo.

Un abrazo

FAH dijo...

@fernando lópez fernández. gracias. ¿Por qué? Es un tema de que buscamos hacia "fuera" en lugar de hacerlo hacia "dentro"... y entonces estamos totalmente equivocados, mirando donde no debemos. Estamos insatisfechos porque no somos capaces de encontrar la sintonía con nosotros mismos y las insatisfacciones se intentan saciar con "violencia" (verbal, física, etc)... Hay una historia que lo refleja magistralmente. Si mirásemos hacia dentro todo iría bastante mejor:

Aquí va la historia: http://www.franbarbero.es/2009/05/31/el-mas-pequeno-de-los-dioses/

Abrazo.

Publicar un comentario en la entrada