«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

martes, 31 de agosto de 2010

Me podré morir pero no perder la vida

El lunes 6 de noviembre de 2006 a las 7.15 de la mañana fallecía en su casa rodeado de los suyos. El día anterior empeoró y ya no respondía bien al tratamiento. Acudió a su casa el doctor quien dijo: "Le veo muy mal". Entonces, Chus, su mujer, puso música clásica en el salón, encendió unas velas y prendió el incienso, cuenta ella, "para ayudarle a irse".

Así se despedía de este mundo Paco Fernández Ochoa, víctima de un cáncer, un carcinoma epidermoide. El 28 de octubre le habían dado un homenaje en su pueblo Cercedilla inaugurando una estatua de él con los brazos en alto como campeón. Fue el primer oro olímpico español, en Sapporo 1972. Se había dedicado profesionalmente al esquí desde 1963 a 1982.

El prólogo del libro La vida, un slalom (La Esfera de los Libros, 2006), corre a cargo de Jorge Valdano quien dice: "Si algo sabemos de la fatalidad es que no discrima. A Paco le tocó una lotería al revés". También destaca su valentía y cita a Shakespeare: "El cobarde muere mil veces; el valiente sólo una". Paco fue un valiente.

El libro está escrito desde lo más profundo, con emoción, los sentimientos fluyen. Conversaciones y reflexiones con el periodista Pedro Simón durante su estancia en la clínica Anderson donde vivió la enfermedad y charló sobre toda su vida: como esquiador, como esposo, como padre, como enfermo... El subtítulo del libro es: "Yo podré morir pero no perder la vida".

En una ocasión le preguntaban:

- ¿Qué es lo que no hay que hacer para ser feliz?

Y contestaba:

- Lo que no sientas.

En otra ocasión, le preguntaba:

- ¿Un pensamiento de cada mañana?
Y decía:

- Antes era hacer, hacer y hacer... Ahora disfrutar, disfrutar y disfrutar... Y que no me falte la risa.
Si hay un rasgo que lo caracterizaba era su sentido del humor, lo que algunos llamaban la "Pacoterapia". Lo aprendió de su padre quien le había dicho muchas veces: "Lo primero es la familia; lo segundo, el trabajo; y a reír, que no te gane nadie". Y contaba un chiste para referirse a su propia enfermedad: "Estaba paseando Dios por la Costa del Sol con Pedro y un hombre le reconoce y dice: "Voy a pedirle que me cure mi cojera". Así lo hace: "Levántate y anda". Luego se acerca un tartamudo y lo mismo, le pide que le cure su problema. Y Dios se lo concede y el ciudadano empieza a hablar como un político. Finalmente se le acerca un tercero y le dice: "Verá Dios, tengo un tumor..."; y dice Dios: "Anda Pedro vámonos que éste tiene cáncer" [risas de Paco y acompañantes].

Y otro más:

- Oiga doctor, yo es que no bebo, ni fumo, ni trasnocho, ni voy con señoritas... ¿Cree que viviré mucho?
- Hombre, vivir, vivir... no sé... pero se le va a hacer de largo...
Algunas reflexiones de Paco en el libro son:

- ¿Qué he sacado en claro de la enfermedad si vuelvo a vivir? No perdería ni un minuto en problemas absurdos, programaría el día despacio para que me diera tiempo no a hacer muchas cosas, sino a hacer algunas pocas bien.
- Yo me podré morir pero perder la vida no.
- Cuando te estás muriendo no hace falta que nadie te diga nada, te lo dice el cuerpo.
- Lo más duro es ver a críos con cáncer.
- La vida siempre te da excusas para vivirla, siempre te da motivos para sentirte afortunado.
- Dios manifiesta muchas cosas al cabo del día (...) Son cosas de las que no nos damos cuenta.
- Las religiones tendrían que enseñarnos a morir, cosa que no hacen.
- ¿Paco en qué piensas? En el olor de mi pueblo. ¿Y a qué huele tu pueblo? A vida... huele a vida.
- El campo me da paz. Ahí te sientes completo. Estás más cerca de Dios que nunca.
- Si eres débil, el cáncer te lleva al huerto; si eres fuerte, le miras cara a cara y le plantas pelea.
- Si miras a un enfermo de cáncer a los ojos ves complicidad.

Un libro muy recomendable para saber que la muerte forma parte de la vida y que hay que intentar saber vivir. Para explica cómo afrontar la enfermedad y ayudar a los más cercanos a afrontarla.



6 comentarios:

Katy dijo...

La muerte forma parte de la vida, pero se está educando al margen de ella. No existe, siempre se mueren los otros y vivimos a de espaldas a ella, ocultándola, al menos en Occidente.
Se debe educar en la cultura de la vida pero sin perder de vista que nos encaminamos desde que nacemos hacia ella. Es la única verdad incuestionable. "Estamos de paso"
Un libro que debíamos de leer sobre alguuén que supo morir con dignidad
Un abrazo

FAH dijo...

@katy. gracias. así es. Es un tema que sigue siendo tabu, cuando muerte y vida son la misma cosa. El final de algo es el principio de otra cosa. Un libro interesante, sobre todo q se ve q está escrito desde el corazón. abrazo.

Fernando dijo...

Brillante, Paco. Emotivo y profundo, mil gracias por este post. Admiraba mucho a Paco Fernández Ochoa y admirá más su dignidad a la hora de afrontar su enfermedad.

Y fantástico el comentario de Katy. La muerte la tenemos como un tema tabú en nuestra vida, cuando forma parte de nuestra propia existencia.

Enhorabuena

Un fuerte abrazo

FAH dijo...

@fernando. gracias. tú q eres esquiador tienes q leerlo. yo sólo he hecho un esbozo, pero es duro. Sufrió bastante, pero lucho como un jabato. ¡Qué difícil es mantener la dignidad! Y esa dualidad de ser el primero oro olímpico a no poder moverte. Abrazo.

Mari Cruz dijo...

Gracias por el regalo, no conocía el libro, el sentido del humor hacen que las penas se difuminen.
Curioso mi primera sesión de coaching fue a persona que padecía cancer y al salir según dijo no sólo ella encontraba con ganas de seguir las sesiones sino que yo recibí una inyección de energía por nuestras miradas.

feliz fin de semana. mari cruz

FAH dijo...

@Mari Cruz. gracias x pasar y participar. Te va a gustar cuando lo leas porque es un libro que está escrito desde el corazón, y eso se nota enseguida. Transmite sentimiento. Fantástico lo de la sesión de coaching... para eso sirve tb el coaching para tomar amplitud de miras, y altura de perspectiva. Salu2.

Publicar un comentario en la entrada