«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

sábado, 28 de agosto de 2010

Patologías en las organizaciones – 2ª edición

En el año 2008 publicamos el libro Patologías en las organizaciones (LID, 2010) que escribimos Marcos Urarte (Presidente del Grupo Pharos), Javier Fernández Aguado (Presidente de MindValue) y yo mismo, y cuyo prólogo hizo Eduardo Punset.

En aquella publicación describíamos las 40 enfermedades más comunes de las empresas que hemos descubierto a través de nuestra experiencia (consultoría, coaching e investigación) –osteoporosis, anemia, alzheimer, gigantismo, esquizofrenia, obesidad...–, identificando sus síntomas, causas, diagnóstico y tratamiento a aplicar, según 15 criterios de clasificación –edad, gravedad, frecuencia...–.

El punto de partida de esta obra es que todas las organizaciones, al igual que todas las personas, desarrollan enfermedades –de mayor o menor gravedad– que merman sus capacidades y les impiden dar lo mejor de sí mismas. Ninguna es inmune a esta verdad. Por este motivo, es fundamental acudir cada cierto tiempo a la consulta de un especialista empresarial que analice la salud de la organización para así poder detectar posibles deficiencias y establecer planes de acción que permitan superarlas.

La medicina empresarial puede responder a tres patrones:

– Primero. Medicina Preventiva: habitualmente se suele decir que “es mejor prevenir que curar”. Es cierto. Promover hábitos saludables (escuchar a los clientes, pagar con justicia, tratar con respeto a los empleados...), realizar chequeos periódicos (feed–back 360, benchmarkings, encuestas de clima laboral...) y poner las vacunas a tiempo (formación a la plantilla, planes de carrera profesional, prácticas de flexibilidad y conciliación...), evita muchos problemas posteriormente.

– Segundo. Medicina Curativa: no siempre es posible prevenir, porque no todo se puede anticipar ni tampoco todo está en nuestras manos. Hay enfermedades que son el resultado de unos malos hábitos pero en otras ocasiones son consecuencia de nuestros genes. Cuando el mal es un hecho habrá que aplicar los remedios oportunos. Para ello es importante saber cuáles son los síntomas que padece la organización y sus causas para poder determinar el diagnóstico y así posteriormente indicar el tratamiento a seguir. Evidentemente ahí no se acaba la cosa, ya que cada cierto tiempo habrá que pasar la ITV medico-empresarial para saber que todo está en orden o que otras dolencias no han aparecido. Todo este proceso conceptual ha dado lugar a una metodología concreta de diagnóstico que aplican numerosas empresas españolas y extranjeras gracias a Tatum y MindValue.

– Tercero. Medicina Paliativa: Hay enfermedades que, por desgracia, no tienen solución o, en su caso, “es peor el remedio que la enfermedad”. En este caso habrá que tomar aquellas medidas que hagan que el dolor sea lo más llevadero posible.

Escribo este post porque se acaba de lanzar la 2ª edición del libro. En el Dossier de Prensa se puede leer más información sobre la obra y también os dejo varios de los reportajes que se hicieron en su momento:

Aprende a combatir las dolencias de la empresa, Expansión y Empleo.
Doctor, ¿qué le pasa a la empresa?, en Universia Knowledge Wharton.
Patologías en las organizaciones, en Learning Review.
¿Conoce el estado de salud de su organización?, Executive Excellence.
                                                                                                                                                 

«APRENDIENDO DE LOS MEJORES» en: | Amazon.es Casa del Libro FNAC |

Pulsa para verVídeo Book-Trailer y Dossier de Prensa
                                                                                                                                                 

2 comentarios:

Fernando dijo...

Gracias por preparar el camino a los pymecitos..


'...we cannot improve the language of any science without at the same time improving the science itself; neither can we, on the other hand, improve a science, without improving the language or nomenclature which belongs to it' Lavoisier

FAH dijo...

@fernando. gracias a ti. q vaya todo bien. salu2.

Publicar un comentario en la entrada