domingo, 10 de octubre de 2010

5 anécdotas, 5 lecciones

Os dejo cinco anécdotas que me gustan. Alguna la he citado en otra ocasión. Que cada uno extraiga sus propias conclusiones.

****************

Se cuenta que en una ocasión el presidente de los Estados Unidos, Barak Obama, salió a cenar con su esposa Michelle y decidieron dirigirse a un restaurante no tan lujoso como los habituales, ya que aquella noche querían hacer algo diferente y salir de la rutina. Estando sentados a la mesa del establecimiento, el propietario se aproximó adonde se encontraban y pidió por favor a los guardaespaldas que le permitieran acercarse para saludar a la esposa del presidente. Y así lo hizo. Al retirarse el dueño del establecimiento, Obama le preguntó a Michelle:

¿Cuál ha sido el interés de ese hombre en saludarte?

Su esposa le respondió:

En mi adolescencia ese hombre estuvo muy enamorado de mí durante mucho tiempo.

El presidente le dice:

¡Ah, eso quiere decir que si tú te hubieras casado con él, hoy serías la dueña de este restaurante!

Michelle le refutó:

No, cariño... Si yo me hubiera casado con ese hombre, ¡él sería hoy el presidente de los Estados Unidos de América!

****************

Cuentan que en una ocasión, en un debate en el Parlamento, a Winston Churchill una diputada le dijo:

Señor, usted esta borracho [al parecer lo estaba].

Churchill no se amilanó y contestó:

– Y Usted Señora es fea, pero a mí mañana la borrachera se me habrá pasado.

****************

Cuentan que en cierta ocasión, un colaborador de Lenin le dijo:

En realidad lo que dice no es así.

A lo que Lenin contestó:

Entonces es la realidad la que se equivoca.

****************

Un paciente le dice al médico:

¿Doctor cómo adelgazaré?

El doctor contesta:

Mueva la cabeza de izquierda a derecha y de derecha a izquierda.

¿Cuántas veces doctor?

Todas las que le ofrezcan comida.

****************

Comenta un directivo a otro:

Estoy intranquilo, porque desde que el Director General acudió al curso de liderazgo, la empresa va mucho mejor.

Su interlocutor, algo sorprendido, replica:

¿Qué te preocupa?

Y el primero concluye:

Que acabo ayer y hoy vuelve, concluye el primero.


El Corte Inglés (P)