«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

miércoles, 13 de octubre de 2010

Cuando hablas mal de los demás, te desprestigias

Como Socio y Director de Executive Excellence he tenido la oportunidad de compartir conversación con muchos directivos y otras personalidades relevantes del mundo de la empresa, la moda, la economía, la ciencia, el deporte, el cine o el arte, nacionales y extranjeras.

Lo mejor (y lo triste) de todo es que cuando te ven en una posición neutra (fuera de un sector) y al frente de una revista con visibilidad muchas personas no se pueden resistir a hablar mal de la competencia. Lo peor de todo es que creen que tú crees lo que te están contando aunque por dentro piensas qué pena me das y qué mal habla de ti cuando tienes que recurrir a menospreciar a los demás para ponerte a ti mismo en valor. Y es que lo que se esconde detrás de todo esto es la Envidia, que como decía Pedro Ruiz, se escribe con E como España (ver post La gestión de la envidia). Cuando alguien destaca se le intenta rebajar, porque al que no brilla no se le dedica ni un minuto; y es que si la competencia fuese tan mala como algunos piensan, simplemente no existiría… Y ya se sabe, la envidia deriva habitualmente en odio, y como hemos repetido muchas veces: lo que más odias es lo que más niegas de ti mismo.

Hoy he vuelto a recordar esta historia que ya dejé aquí en otra ocasión y que siempre conviene tener presente. Aquí la dejo:

Cuentan que un conocido de Sócrates se acercó a él y le comentó:

Sócrates, ¿sabes lo que acabo de oír de uno de tus alumnos?

El pensador le interrumpió:

Antes de decirme nada me gustaría que pasaras un triple filtro.

¿Triple filtro?, se sorprendió el otro.

Así es –insistió Sócrates–. Antes de contarme sobre mi alumno, es mejor pensarlo un poco y filtrar lo que vayas a decirme. El primer filtro es la Verdad. ¿Estás seguro de que es cierto?

No, me acabo de enterar y...

Bien –comentó el pensador–. No sabes si es verdad...

Prosiguió:

Veamos el segundo filtro, que es el de la Bondad. ¿Quieres contarme algo bueno de mi alumno?

No, todo lo contrario.

Por tanto –prosiguió Sócrates–, quieres contarme algo malo e incierto. Queda un tercer filtro, el de la Utilidad. ¿Me va a ser útil?

No mucho.

Por tanto, si puede no ser cierto, no es bueno, ni útil, ¿para qué referirlo?



12 comentarios:

Tío Eugenio dijo...

Es cierto que la envidia es el pecado nacional. Así que, si yo fuera un buen español, debería esforzarme en desprestigiar tu blog en la Red, porque sabes decir las cosas admirablemente como pocos y siempre traes a colación anécdotas e historias divertidas y oportunas.
Como no soy un buen patriota, en vez de eso, aprenderé de ti.
Un abrazo y gracias,
ug

FAH dijo...

@Tío Eugenio. jaja... muy bueno... ya sabes lo que decía Mandela que era más inteligente, "a los amigos hay que tenerlos cerca y a los enemigos aún más"... Un abrazo.

Katy dijo...

Sabía lo de Sócrates, de la envidia más que la he sufrido. Pero tu comentario ma ha hecho recordar aquello "Si no puedes vencr a tu enemigo alíate con el"
Todo menos hablar mal. Me ha gustado el comentario de Tio Eugenio:)
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Francisco:

De acuerdo con lo que expones. Generalmente faltan datos para hablar o simplemente es una cuestión de envidia o ganas de ganar cuota (de esto saben mucho los políticos). Ahora bien, también hay otra cosa que se llama informar - no hablar-, que no tiene que ver nada con lo que es competencia, envidia, etc... y que responde más a una cuestión de justicia.

Recientemente he hablado sobre una empresa que nos debe dinero y que no tiene intención de pagar a pesar de las buenas palabras y las facilidades que hemos dado. Bien, simplemente he informado en los canales que considero adecuados, no por envidia, ni por la deuda, sino porque ya está bien de que haya determinada gente que vivan de reirse de los demás. y esto, para mi, no es desprestigiar, sino informar y que cada uno obre en consecuencia.
Un abrazo

FAH dijo...

@katy. gracias. sí, en otra ocasión comentaste lo de la envidia que lo has sufrido... eso es porque has destacado en uno o varios frentes, lo que significa que has hecho las cosas bien. Y lo de tener a los enemigos cerca es muy cierto pero nada fácil llevar a la práctica. un abrazo.

@fernando lópez fernández. gracias. totalmente de acuerdo. las injusticias, saltarse la ética o la ley no tienen cabida aquí. Contra eso hay que ser implacable. En el mundo de la empresa hay que tener guante de seda en mano de hierro. Saber ser frío cuando toca sin dejar que a uno le tomen el pelo es muy importante. Me refería a todas aquellas situaciones que tú conoces bien donde a quien hace bien las cosas se le intenta desprestigiar. En muchas ocasiones se cumple La conjura de los necios. Un abrazo y suerte en las gestiones de cobro.

benito dijo...

Fantastico. Llevo poco tiempo leyendo su blog y la verdad es que he encontrado un apoyo a todas mis creencias y encima consigue hacerlo de forma divertida. Solo decir, que cuesta mucho trabajo cambiar tantos años de educacion "criticona española" y hacer las cosas de forma correcta. Enhorabuena por el blog.

FAH dijo...

@benito. gracias x pasar x aquí. me alegro que te guste. desde luego cambiar culturas no es fácil, es un proceso largo en el que cada uno debe aportar su grano de arena día a día... por eso, más que hablar de crítica o envidia (que existen) me gusta hablar de gestión de la crítica o gestión de la envidia. Abrazo.

Anónimo dijo...

Francisco, tienes toda la razón en cuanto a la envídia, cuando eres buen profesional y haces las cosas bien existe una institución que te pone mil trabas para sacarte del sistema, yo no comprendo como tanta inseguridad debemos estar abiertos diariamente al conocimiento , es sumar , no existe el ser humano omnipotente que domine todas las temáticas se debe trabajar en equipos interdiciplinarios, algo dificil de llevar a la realidad, y voy aportar un dato, es mas frecuente la envidia cuando trabajamos mujeres, que en los hombres, con mucha pena las mujeres no somos solidarias con nuestro género tal vez ese tema da para otro analisis. Gracias porque con tus temas nos entregas tu experiencia y conocimientos

MaS dijo...

Gracias FAH, por la sugerente invitacion a filtrar lo que vamos a oir, decir...
En muchas ocasiones decimos que sentimos envidia sana...yo no creo en la existencia de tal concepto; la envidia como tal, no tiene nada de saludable.
Tan sencillo como confesar que no es envidia, es alegría por ver o vivir lo que al otro le pasa.
Saludos, M.

FAH dijo...

@anónimo. gracias. totalmente de acuerdo. detrás de cualquier logro importante lo q hay son equipos, lo que obliga a trabajar de la mano, y ahí, en la convivencia es donde nos retratamos, donde emergen nuestras miserias. Respecto a lo que dices de las mujeres son más envidiosas, siempre se ha comentado en ese tema. Puede ser. Lo que está claro es que hombres y mujeres somos diferentes, con lo bueno y malo de cada parte, y debemos complementarnos (hay 2 libros interesantes: El cerebro femenino y el cerebro masculino / de LOUANN BRIZENDINE. Abrazo.

@MaS. gracias. yo tampoco creo en la "envidia sana"... Es un artimañna para justificar nuestras miserias y dormir tranquilos. abrazo.

Fernando dijo...

Hola Paco! Brillante como acostumbras. Creo que tocas una pieza muy importante en el mundo empresarial. Una buena competencia atrae más público a tu sector, te hace mejorar y te permite explorar sinergias.

Uno de los mejores ejemplos es el auge del tenis al calor de la sana rivalidad Federer - Nadal. ¡Cuántas lecciones nos deja el deporte!

Un abrazo

FAH dijo...

@fernando. gracias. criticar es verbalizar la envidia, decía una vez Juan Carlos Cubeiro. Es terrible la saña, a veces. Lo que apuntas es muy cierto: muchas veces no se trata de ver quien se lleva el trozo de pastel más grande sino de hacer el pastel más hermoso. Pero para eso hay que tener sensibilidad para ver a largo, para captar lo invisible, cosa que pocas veces ocurre. Abrazo.

Publicar un comentario en la entrada