«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Confía en los demás y te sorprenderás

Aquí muchas veces hemos dicho que la confianza es el combustible del talento. Hemos citado en más de una ocasión a la profesora de Harvard, Rosabeth Moss Kanter y su libro Confianza: cómo empiezan y terminan las rachas ganadoras y perdedoras donde dice: "La acción de confiar es el factor clave que les permite a las personas vulgares y corrientes alcanzar altos niveles de rendimiento a través de rutinas que promueven su talento. Las rachas de fracasos se producen cuando las personas pierden la confianza en sus líderes, mientras que las rachas de éxitos se deben en su mayoría al trabajo de personas que confían en sus propias habilidades, en las habilidades de sus jefes y en el sistema para el que trabajan. La confianza es el puente que conecta las expectativas y el rendimiento, la inversión y los resultados".

También en otras ocasiones hemos hablado de José María Gasalla y Leila Navarro que tienen un libro con el título Confianza (ver post De la confianza innata a la desconfianza aprendida); e igualmente hemos hablado en dos post sobre esta cuestión: el Efecto Pigmalión y de la Confianza y autenticidad: un tándem irresistible. Ayer mismo nuestro amigo Alberto Barbero (@albarte) se ocupaba de esta cuestión en su post: Cómo podemos influir + positivamente en el desarrollo. Y es que el tema no es baladí, por eso me gustaría traer aquí la siguiente historia de Paulo Coelho. Dice así:

"El monasterio pasaba por tiempos difíciles; el mundo había cambiado: se decía que Dios era sólo una superstición, la Iglesia tenía problemas innumerables y los jóvenes ya no querían ser novicios. Algunos se marcharon para estudiar Sociología, otros empezaron a leer tratados de materialismo histórico y, poco a poco, la pequeña comunidad que restó fue haciéndose a la idea de que habría que cerrar el convento.

Los monjes más veteranos fueron muriendo uno a uno. Cuando el último de éstos estaba a punto de entregar su alma al Señor, llamó a su lecho de muerte a uno de los pocos novicios que aún quedaban.

He tenido una revelación –le dijo–. Este monasterio fue elegido para algo muy importante.

Qué pena –respondió–, porque apenas quedamos cinco muchachos y no damos abasto para realizar todas las tareas, así que nos sería imposible llevar a cabo algo importante…

Pues sí que es una pena, porque aquí, en mi lecho de muerte, se me ha aparecido un ángel y yo he comprendido que uno de vosotros cinco estaba destinado a convertirse en un santo. Dijo estas palabras y murió.

Durante el entierro, los muchachos se miraban entre sí, espantados. ¿Cuál habría sido el escogido? ¿El que más ayudaba a los habitantes de la aldea? ¿El que solía rezar con una devoción especial? ¿O el que predicaba con tal entusiasmo que hacía saltar las lágrimas de los que lo escuchaban?

Impresionados por el hecho de que hubiera un santo entre ellos, los novicios decidieron retrasar un poco el final del convento y comenzaron a trabajar duro, a predicar con entusiasmo, a reconstruir las paredes caídas, a practicar con todos la caridad y el amor.

Cierto día, un joven apareció a la puerta del convento: estaba impresionado con el trabajo de los cinco novicios y estaba dispuesto a ayudarlos. En menos de una semana, otro joven hizo lo mismo. Poco a poco, el ejemplo de los novicios se hizo conocido en toda la región.

Los ojos les brillan –le decía un hijo a su padre, pidiéndole permiso para entrar al monasterio.

Ellos hacen las cosas con amor –le comentaba un padre a su hijo–. ¿No ves cómo el monasterio está más bonito que nunca?

Diez años más tarde ya había más de ochenta novicios. Nunca se llegó a saber si el comentario del anciano había sido sincero o si éste había dado con una fórmula para lograr que el entusiasmo le devolviese al monasterio su dignidad perdida".
                                                                                                                                                               

«APRENDIENDO DE LOS MEJORES» en: | Amazon.es Casa del Libro FNAC |

Pulsa para ver| Vídeo Book-Trailer  Dossier de Prensa – Slideshare  Twitter Opina | 
                                                                                                                                                               

9 comentarios:

ELOY LÓPEZ dijo...

Hola,

La confianza en uno mismo y en los demás es "el ingrediente secreto" para lograr gandes cosas.

33 personas, en una mina en Chile, confiaron las unas en las otras y en sus lideres y eso los hizo decir al final: "Misión Cumplida" . Lograron algo que tal vez no fue su objetivo inicial: sobrevivir, lograron tal vez infundir una nueva mentalidad a un país y todo eso sin querer.

Buen post.

Saludos,

Eloy López.

FAH dijo...

@Eloy López. Gracias x pasar y participar. Desde luego para mí sin confianza no se puede construir nada sólido. Además, la confianza empieza siempre por uno mismo. La represión y la dictadura suele ser el recurso de los débiles, que producto de su inseguridad necesitan tener bajo control a los demás. Abrazo.

Katy dijo...

Hola Francisco, no hay que desconfiar pero si tener claro en quien depositamos nuestra confianza. Como siempre me ha gustado tu exposición, con cuento incluído.
Un abrazo

FAH dijo...

@katy. gracias. me gusta eso de "no hay que desconfiar pero si tener claro en quien depositamos nuestra confianza"... así es, confianza no es ingenuidad. Abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Francisco:

Estupenda historia que nos hace recordar que siempre es positivo ayudar a los demas a que confien en si mismos y en los demas.

Un abrazo

FAH dijo...

@fernando lópez fernández. gracias. me alegro q te haya gustado. abrazo.

¡Hola! dijo...

Muchas gracias, Francisco, por ponerme como ingrediente de tu reflexión.

El enorme poder de las expectativas positivas y un claro ejemplo en la historia que nos cuentas.

En mis primeras etapas de "formador",me inculcaron unos modelos de liderazgo centrados en dar reconocimiento y generar expectativas positivas. Ahora me siguen pareciendo herramientas positivas y necesarias pero también soy más consciente de:
- que pueden ser peligrosas si son utilizadas manipuladoramente
- y que son generadoras de dependencia si crean condicionamiento.

Creo que en el camino de la libertad tiene que llegar un momento en que nosotros mismos seamos los generadores de nuestras propias expectativas y reconocedores de nuestros méritos. Es el camino a recorrer entre la dependencia y la autonomía personal.

FAH dijo...

@Juan Martínez. Gracias a ti por inspirarnos. Lo que dices me gusta, el equilibrio entre autonomía y dependencia. En España se generan muchas dependencias y lo que hay que ayudar a la gente a desplegar las alas por sí mismas. No hay nada más grande que ayudar a cada persona a ser ella misma. Abrazo.

http://siloselohago.blogspot.com/ dijo...

Muy bueno tu enlace.

Publicar un comentario en la entrada