«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Las jerarquías deben existir pero no notarse

El otro día en twitter hacía referencia a una frase de José Manuel Casado, Presidente de 2C (Casado Consulting), en el que decía: “Las jerarquías deben existir pero no tienen por qué notarse”. Ello dio lugar a un debate interesante con @Mkylogica (http://www.myklogica.es/) y @chreme (http://www.maspeople.cl/).

Al hablar de management en un puesto de dirección hay que tener muy claro el binomio potestas (poder) y auctoritas (liderazgo). Tan importante es el uno como el otro, aunque a menudo el primero, para la mayoría de la gente tiene connotaciones negativas y además se pasa por alto. Sólo con liderazgo no se consiguen resultados.

¿Qué significa poder?

Una cosa: capacidad de decisión; capacidad para ejecutar. Todos sabemos que cuando uno acude a cualquier organización o reunión, una de las primeras cosas que uno intenta saber es quien manda. No es casualidad, porque a quien hay que seducir es a quien tiene en sus manos el poder de tomar decisiones. Todos sabemos que muchas propuestas y proyectos no llegan a buen puerto porque se quedan a mitad de camino en la escala empresarial, no llegan a quien deberían llegar.

Contaré una cosa. Cuando Ferrán Adriá empezó a ser conocido gracias a sus sucesivos premios de The Restaurant Magazine, muchas empresas empezaron a tocar su puerta para empezar a hacer negocios con él. El chef puso una condición para atenderles, que él siempre trataría con la persona que mandase en la empresa. Puso esa condición porque muchos mensajes e ideas se diluyen en el camino de la comunicación hacia arriba, a veces sin mala intención y otras de manera interesada.

¿Es imposible que exista una organización sin jerarquía? No, no es posible. Eso es el caos. Tal vez en un “mundo ideal”, cien por cien utópico donde todos sus miembros se autogestionan de manera perfecta pudiese ser, pero como eso no existe son necesarias personas que marcan las directrices, el marco de actuación y las coordenadas. Además, hay personas que el exceso de libertad les causa ansiedad, necesitan pautas de actuación muy claras para no sentirse perdidos.

Otra cosa diferente es que el poder se utilice para restregárselo a los demás, como herramienta para exhibir que está por encima del resto y dejar claro “quién es quién”. Eso daña las relaciones y merma el compromiso. Como sabemos muchas empresas han eliminado de sus tarjetas de visitas el cargo, de tal modo que esa jerarquía que a veces conscientemente y otras inconscientemente se genera en la relación, se diluya y facilite la comunicación. Lo mismo sucede con los despachos de puertas abiertas u otros símbolos que lo que buscan es generar un clima de comunicación contextual más favorable para la interrelación personal (ver el excelente vídeo que nos dejaba Fernando Álvarez en ¿Lideras o te aprovechas?).

¿Qué significa liderazgo?

Básicamente la capacidad de movilizar a un conjunto de personas para la obtención de unos resultados. Por tanto, según este binomio apuntado (eje x: liderazgo y eje y: poder) tenemos 4 tipos de directivos según dispongan de ninguna, una o de las dos condiciones:

1. Directivo Dictador: tiene poder pero no liderazgo. Es la clásica figura del ejecutivo autoritario y mandón, el de “aquí se hace lo que yo digo”. Está muy extendida porque con poder en esta vida se pueden conseguir muchas cosas, sobre todo si uno sabe que el resto no tienen alternativas (como ahora con la crisis). ¿Funciona este modelo? Sí, pero sólo a corto plazo. La gente necesita comer y no se mueve hasta que no tiene una ocasión de emigrar, cosa que antes o después ocurre.

2. Directivo Revolucionario: tiene liderazgo pero no poder. Es la clásica persona capaz de seducir y arrastrar al resto pero con nula capacidad para llevar a cabo lo que desea. No genera resultados ni a corto ni largo plazo.

3. Directivo Líder: tiene liderazgo y tiene poder. Es la persona que no sólo es capaz de movilizar a su gente porque tiene credibilidad sino que también puede ejecutar todo aquello en lo que cree. Sus resultados se producen a corto y largo plazo.

4. Directivo Incompetente: no tiene liderazgo y no tiene poder. Pocas palabras podemos decir en este caso. Una persona que no sólo no se ha ganado al resto de colaboradores sino que además no tiene ninguna capacidad para movilizar.

En resumen, un directivo debe tener, primero, poder, y segundo, liderazgo, para que la organización camine con buen rumbo tanto en el corto como en el largo plazo.


8 comentarios:

jmbolivar dijo...

Francisco, estoy de acuerdo "a medias". Coincido en que el poder, entendido como capacidad de decidir y ejecutar, es necesario. Tengo dudas sobre la jerarquía como modo único de administrar el poder en la empresa. Si hablamos de la empresa tradicional o de las grandes empresas, posiblemente no haya alternativas. Pero en empresas de tamaño contenido (de dimensión humana) o en otras formas de organización como las redes (artesanas) el poder se podría a mi entender distribuir en una estructura "redárquica", que no es sino una jerarquía distribuida en función de una meritocracia. Esto sucede en los grupos informales con excelentes resultados. ¿Por qué no puede funcionar en otro tipo de grupos como es la red?

maeglin dijo...

http://psicologiaorganizacionesuned.blogspot.com/2010/11/las-jerarquias-deben-existir-pero-no.html
He publicado tu entrada en mi blog citandote. Perdona que no haga un comentario como se merece pero ya es tarde y mañana madrugo. Es un placer el leerte y das muchas ideas de utilidad. Gracias por tu trabajo y tu tiempo.

Alberto Dotras dijo...

¿Es imposible que exista una organización sin jerarquía? Pues sí, si que es posible. No sólo es posible, sino que es real. Más aún, es maravillosa esta organización sin jefes. Estoy hablando, claro está, de Internet.

La arquitectura social de Internet es abierta, plana, flexible y no jerárquica. En Internet no hay control de jefes.

Y sin embargo Internet es una organización social sumamente eficaz y eficiente. ¿Cómo es posible? Pues precisamente porque Internet está libre de los efectos invalidantes de la jerarquía y la burocracia.

Y en este contexto, Internet se parece mucho a una colonia de hormigas. En un hormiguero no manda ni Dios (la reina sólo pone huevos, no manda). Aunque es verdad que en una colonia de hormigas hay grupos especializados -obreras, soldados, reinas-, lo cierto es que las hormigas trabajan sin nadie que les mande: no tienen jefes que les controle y coordine sus actividades. Y pese a ello, o mejor dicho, gracias a ello, las hormigas son capaces de culminar un proyecto grandioso de inteligencia colectiva: la colonia de hormigas.

¿Quiere esto decir que no hay líderes en Internet o en la colonia de hormigas? Por supuesto que no. Hay líderes y muchos.

Pero un líder no es quien manda, sino quien influye en los demás, quien inspira, atrae y convence. No hay jefes en Internet y en el hormiguero, y sin embargo sí hay muchos líderes capaces de influir en otros usuarios y otras hormigas. Una persona es líder en Internet si tiene muchos seguidores en Twitter, muchos fans en Facebook, muchas visitas en su blog,… Una hormiga es líder cuando las demás la imitan y aprenden de ella, cuando muchas hormigas siguen el camino que ella marca hacia el alimento.

Se trata de un liderazgo natural en el que "el poder" de la persona y de la hormiga no se da por sentado en base a un organigrama jerárquico, sino por los resultados a través de las interacciones individuales. Aquí el líder debe ganarse continuamente la confianza de sus colegas para conservar su liderazgo. O dicho de otro modo: el líder no puede abusar de su poder, ya que carece de él.

Santi dijo...

Coincido con José Miguel en que una cosa es poder y otra jerarquía.

La jerarquía es una cuestión de estructura. Tiene mucho que ver con los famosos costes de transacción de Coase y Williamson de los que tanto se habla últimamente. Cuanto mayores son los costes de transacción en el mercado, mayor es el número de procesos que las organizaciones deciden incluir dentro de su perímetro de control. Y a más estructura, más jerarquía.

El poder es otra cosa, es la facultad de conseguir hacer algo, o que otros hagan algo. Puede ser cuestión de liderazgo, pero también puede ser cuestión de poseer los medios (capital, tecnología) necesarios para lograr hacer ese algo.

El caso es que en la economía de la información y el conocimiento suceden dos cosas: Por una parte, a consecuencia del desarrollo tecnológico, los costes de transacción se reducen de manera abrupta (con lo que las empresas les resulta más eficiente contratar en el mercado procesos que hasta el momento realizaban en casa). Por otra, el capital intelectual se destaca frente a otros factores productivos como la principal fuente de ventaja competitiva para una empresa (con lo que el liderazgo y una gestión meritocrática de las personas cobran más importancia de la que ya tenían). En consecuencia, observamos como las tradicionales organizaciones jerárquicas van dando paso a otros modelos más "relacionales" y abiertos, donde el poder está más distribuido y depende del valor que en cada momento aporta cada uno de los nodos de esas redes.

Me ha gustado también la metáfora de Alberto. Estoy con él en que la propia Red nos dice mucho de como puede ser el liderazgo y las estructuras que vienen.

Waving hello! dijo...

Si hablen ingles, quizas habra ideas en nuestro blog que resultaran interesante: http://blog.global-integration.com.

Y por commentario sobre jerarquias pobres, con una sonrisa:
http://blog.global-integration.com/

FAH dijo...

@jmbolivar. gracias josé miguel x pasar x este rincón. bueno, en el post comentaba que en un "mundo utópico" entiendo que sería posible, pero creo que para ello todos los miembros deberían ejecutar sus funciones y responsabilidades con precisión esperada, algo que desde mi punto de vista no ocurre. Creo en la autogestión, en la autorresponsabilidad, en la automotivación como filosofía, pero luego, en general, la experiencia también dice que en la mayoría de los casos es necesario palo y zanahoria, o dicho de manera coloquial, "el ojo del amo engorda el caballo". Como planteamiento creo que es muy oportuno lo que dices pero no sé si en la práctica eso ocurre en alguna ocasión, y si es así, si no hay alguien que está por encima encargándose de la ejecución (con poder).

@maeglin. gracias x pasar y por dedicarle un link en vuestra casa. que duermas bien. abrazo.

@alberto toldras. gracias. entiendo que internet es un sistema pero no una organización como tal sometida a unos resultados. Internet como sistema me parece maravilloso como forma de colaboración e inteligencia colectiva, pero luego se necesitan objetivos, plazos, presupuestos a cumplir y de alguien encargado de que se cumplan. Creo que a menudo se utiliza la palabra "poder" de una manera negativa, y no es así, porque el poder bien utilizado es maravilloso y permite conseguir muchas cosas. un abrazo.

@santi. gracias. voy a reflexionar sobre los temas que apuntas de jerarquía y poder, aunque no estoy tan seguro en alguna cosa que apuntas. Es cierto que vamos a modelos más horizontales, lo cual que no quiere decir que el poder se diluya a lo mejor sino que hay menos jerarquía, pero sin poder entiendo que no es posible la gestión. un abrazo.

@waving hello. gracias x pasar y por los enlaces. salu2.

FAH dijo...

@jmbolivar. gracias josé miguel x pasar x este rincón. bueno, en el post comentaba que en un "mundo utópico" entiendo que sería posible, pero creo que para ello todos los miembros deberían ejecutar sus funciones y responsabilidades con precisión esperada, algo que desde mi punto de vista no ocurre. Creo en la autogestión, en la autorresponsabilidad, en la automotivación como filosofía, pero luego, en general, la experiencia también dice que en la mayoría de los casos es necesario palo y zanahoria, o dicho de manera coloquial, "el ojo del amo engorda el caballo". Como planteamiento creo que es muy oportuno lo que dices pero no sé si en la práctica eso ocurre en alguna ocasión, y si es así, si no hay alguien que está por encima encargándose de la ejecución (con poder).

@maeglin. gracias x pasar y por dedicarle un link en vuestra casa. que duermas bien. abrazo.

@alberto toldras. gracias. entiendo que internet es un sistema pero no una organización como tal sometida a unos resultados. Internet como sistema me parece maravilloso como forma de colaboración e inteligencia colectiva, pero luego se necesitan objetivos, plazos, presupuestos a cumplir y de alguien encargado de que se cumplan. Creo que a menudo se utiliza la palabra "poder" de una manera negativa, y no es así, porque el poder bien utilizado es maravilloso y permite conseguir muchas cosas. un abrazo.

@santi. gracias. voy a reflexionar sobre los temas que apuntas de jerarquía y poder, aunque no estoy tan seguro en alguna cosa que apuntas. Es cierto que vamos a modelos más horizontales, lo cual que no quiere decir que el poder se diluya a lo mejor sino que hay menos jerarquía, pero sin poder entiendo que no es posible la gestión. un abrazo.

@waving hello. gracias x pasar y por los enlaces. salu2.

Fernando dijo...

Hola Paco: Muy interesante, la verdad. ¡Enhorabuena de nuevo!

Suscribo el título del post y apunto una idea: de todos los modelos que indicas, el futuro directivo tendrá que ser sobre todo líder. Los cambios que están promoviendo las redes sociales obligarán a predicar y arrastrar fundamentalmente con el ejemplo.

Un fuerte abrazo

Publicar un comentario en la entrada