«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

martes, 9 de noviembre de 2010

Si no estás estresado, eres un don nadie

El otro día en twitter, un tuitero decía: “La cantidad total de tus tweets y la regularidad con la que tweeteas es directamente proporcional a la cantidad de tiempo libre que tienes”.

Evidentemente, lo decía con guasa, con tono de reprimenda a todos aquellos que pululan por el mundo tuitero dando la sensación de que no tienen nada que hacer y como si tener tiempo libre fuese reprobable. El comentario es respetable, como todos, pero lo que hay que exigir a cada persona es que intente alinear discurso y práctica.

A menudo, en Recursos Humanos vamos de “modernillos” y se nos llena la boca desde la tribuna con palabras bonitas, pero luego la realidad es que todo sigue igual en muchos aspectos, y en cuanto se baja el telón, la incoherencia es práctica común. Nada que objetar, pecados del ser humano. Como decía el Dr. House: “Es fácil creer en algo y no estar a la altura de tus creencias”.

En alguna ocasión he dicho que RRHH es el área de la empresa más cínica, no porque sea diferente a las demás, sino porque es la más dada a dar “discursitos”, a empaquetar mensajes con lazo y celofán que suenan bien para el oído pero que luego poco tienen que ver con la realidad en la mayor parte de los casos.

Por mucho que se hable de conciliación, se publiquen libros sobre el tema, se den conferencias, se dicten seminarios , hoy día “estar estresado” y “no tener tiempo” sigue siendo algo fashion y vende como fue en otra época, principalmente en los 80, la de los yuppies y Wall Street (1987), como la película de Michael Douglas y Charlie Sheen. Igual pasa con eso de trabajar desde casa”. Por mucho que avancemos, todavía se sigue viendo como algo para gente de “segunda división”. De la misma manera, si alguien le ve un martes de casual wear, no le quepa duda de que la percepción sobre Vd. cambiara. Uno puede decir que “a mí me da igual lo que los demás piensen”, pero luego uno se da cuenta que lo importante no es la realidad sino la percepción que los demás tienen de esa realidad que es la que condiciona sus decisiones. Sólo las personalidades fuertes son capaces de cabalgar a contra corriente.

En mi libro Patologías en las organizaciones (LID Editorial, 2ª edic.) escrito junto a Javier Fernández Aguado (Presidente de MindValue) y Marcos Urarte (Presidente del Grupo Pharos), recogíamos las 40 enfermedades que más se dan en la empresa, y una de ellas es la de la esquizofrenia, un desdoblamiento de la personalidad en el que lo que se dice y hace divergen. Hay algunas organizaciones padecen esta enfermedad y algunos de sus comportamientos más habituales son:

▪ Se predica austeridad, pero luego los directivos se alojan en hoteles de cinco estrellas.
▪ Se proclama ética, pero la falta de escrúpulos queda a la vista.
▪ Se pide iniciativa, pero se castiga al que se equivoca.
▪ Se solicita participación, pero se imponen las decisiones.
▪ Se proclama confianza, pero aumentan los controles.
▪ Se añoran mayores esfuerzos, pero no se incrementan las recompensas.
▪ Se habla de la importancia de la formación, pero los directivos huyen de las aulas.
▪ Se habla de meritocracia, pero los favoritismos saltan a la vista.
▪ Se habla de trabajo en equipo, pero el individualismo es evidente.
▪ Se habla en plural (nosotros) de «puertas adentro», pero en singular (yo) de «de puertas a fuera».
▪ Se habla de hacer una buena selección de personal, pero los «amiguismos» son evidentes.
▪ Se ofrece una sonrisa delante de todo el mundo, para a la media vuelta criticar sin mesura a cualquiera.
▪ Se dice «todos nos equivocamos» pero luego se «escurre» el bulto ante los fallos.
▪ Se tiene una mirada nítida al autoanalizarse («uno siempre acierta») y borrosa al analizar a los demás («siempre se equivocan»).
▪ Se asegura que el capital humano es lo más importante, pero luego las Políticas de RR.HH. son inexistentes o sencillamente dañinas.
▪ Se habla de carrera profesional, pero luego las promesas se las lleva el viento.
▪ Se habla de que el cliente es lo primero, pero luego se le intenta incrementar las comisiones sin que se entere.

En definitiva, como nos recordaba el otro día Yoriento (@yoriento) en twitter: "Cuando alguien te diga que no eres nadie, recuerda que nadie es perfecto".


15 comentarios:

Begoña Coach Politico dijo...

Paco...hoy he intuido que este post viene con mensaje subliminal...

Comparto plenamente la frase de Dr. House: “Es fácil creer en algo y no estar a la altura de tus creencias”.

Es complicado para muchos y me incluyo, ser ejemplo de aquello que deseamos, y lo digo conscientemente, pues una cosa es lo que somos y otra bien distinta lo que soñamos ser.

Ponemos nuestros esfuerzos y objetivos en los deseos....y a veces olvidamos quienes somos, y es ahí precisamente donde esta nuestro mayor valor.

En las organizaciones como bien indicas, muchas veces ocurre lo mismo, y la incoherencia entre lo que se dice y lo que se hace....cala en la implicación y el sentir "la camiseta" cuando en el entrenador hace "peyas".

Yo por mi parte tengo claro que no soy perfecta....y lo agradezco...con una gran sonrisa :)

http://siloselohago.blogspot.com/ dijo...

Esta entrada me hizo reflexionar sobre este tema.

Katy dijo...

Que alegría descubrir que soy alguien...
¡Cualquiera diría que esto tiene algo que ver con la congherencia!
Mi padre tenía una frase que me enseñó de pequeña "No se puede predicar agua y beber vino".
Un abrazo

Nacho de la Fuente dijo...

Sensacional este post. Directo a Twitter!

Fernando López Fernández dijo...

Hola Francisco:

Ocurre con bastante frecuencia lo que dices y en este sentido comparto el sentir de Begoña. Lo más difícil en una empresa es mantener la coherencia full time y cuando se hace, a veces es mal entendida. en cualquier caso, no me gusta la gente que se estresa por estresarse. Para mi resta más que suma.

un buen post para hacer autocrítica

FAH dijo...

@begoña coach político. gracias. La frase del Dr. House es genial. Creo que muchas veces lo único que deberíamos hacer por nuestro bien es admitir nuestra fragilidad y nuestros pecados. Por otro lado, entre los estudios e investigaciones realizadas, una de las cosas q más daña el compromiso del equipo es la falta de coherencia entre la alta dirección. Habrá que seguir mejorando. abrazo.

@siloselohago. gracias por pasar. salu2.

@katy. gracias. jaja me alegro que seas "alguien". abrazo.

@nacho de la fuente. gracias x pasar y x tuitearlo. abrazo.

@fernando lópez fernández. gracias. pienso como tú, es difícil ser coherente siempre, todos a veces nos desviamos. Igual pasa con la mentira (escribiré sobre ello), todos mentimos aunque proclamemos las bondades de la sinceridad. abrazo.

Alberto Dotras dijo...

Estoy convencido de que haríamos un mejor trabajo si nos centrasemos en hacer con calma una sola tarea a la vez, en lugar del estrés de la multitarea a la que hoy todos estamos habituados.

La multitarea requiere cambiar constantemente entre las diferentes actividades, y con tanta interrupción resulta imposible prestar suficiente atención a las cosas. Saltas de una cosa a otra, sin cerrar ninguna, y eso genera estrés. Y cuando tienes muchas ocupaciones y estrés, pierdes la perspectiva de lo que realmente importa. Con todo, estás multiplicando las posibilidades de cometer errores y acabas produciendo resultados mediocres. Conclusión: la multitarea no funciona. Sobre esto escribí este post la semana pasada que lleva por título "La multitarea es improductiva": http://thecoolruler.blogspot.com/2010/11/la-multitarea-es-improductiva.html.

Francamente, nos vendría bien procrastinar más a menudo. Porque postergar las exigencias ayuda a uno a desestresarse, favorece la creatividad y da sentido a la vida. En este sentido recomiendo este post de Kevin Roberts, CEO de Saatchi & Saatchi que lleva por título "The Power of Procrastination": http://www.business-strategy-innovation.com/wordpress/2010/11/the-power-of-procrastination/

Farmacia Ayala Zapillo dijo...

¿Esquizofrenia como una de las enfermedades más comunes de la empresa? He pasado por unas cuantas y te aseguro que lo acabas de definir al dedillo. Muy buen post, gracias.

pcastellary dijo...

Gran análisis, gran post. Retuiteado. Saludos

FAH dijo...

@alberto dotras. gracias. bueno, creo que el estrés puede ser causa de la multitarea (común en nuestros días) o de otras causas (como por ejemplo el cortoplacismo asfixiante). También puede ser una "solución" en determinados casos (gracias por el artículo) procastinar. Alguien dijo una vez que "la indecisión es la base de la flexibilidad". Gracias, again. Abrazo.

@farmacia ayala zapillo. gracias x pasar. sí, efectivamente hay unas cuantas, aunque todo hay que decirlo, mantener la coherencia no resulta nada sencillo. todos "pecamos" en determinadas ocasiones. salu2.

@pcastellary. gracias, me alegro q te haya gustado. salu2.

Kike dijo...

Con respecto a esto, hay hoy (11 noviembre) una tira muy buena en el siempre ilustrativo y divertido Dilbert: http://dilbert.com/strips/comic/2010-11-11/

Un saludo, Paco!

FAH dijo...

@kike. gracias x pasar y x la tira, muy buena. Dilbert is a genius. Un abrazo hacia Bruselas.

carlinhos braun dijo...

58 retweets de tu post... qué barbaridad. Se nota que la gente no tiene nada que hacer...

Sí, la verdad es que lo del "estoy a tope" parece que mola decirlo.
Lo que pasa es que un montón de gente se mete en esta moda de estar muy ocupada (o al menos parecerlo) para quedar bien o por el qué dirán, pero yo creo hay un momento en que de tanto repetirlo, llega un momento en que hay gente ya que no sabe ni quién es, ni a donde va, ni por qué hace lo que hace, ni lo que realmente quiere en la vida.

Me gusta mucho, de la conferencia de Emilio Duró -que ya se comentó en este blog-, esta frase: "[...]¿Y la asiendad qué es?, que la gente se pasa el día corriendo, no tiene ni puñetera idea de hacia donde corre, pero corre... Y le da un infarto a alguien, y en vez de estar recuperándose, dice: "no, no, pero déjame hacer unas llamadas que tengo unas cosas pendientes".

Bueno, pues con este breve comentario, os dejo, que es que estoy a tope últimamente...

Abrazos,

Carlos

FAH dijo...

@carlinhos braun. jaja excelente comentario, y las palabras de Duró ya nos las recordaba. Esa conferencia es para verla from time to time. A ver si me pongo otra vez con ella. Abrazo.

Angela Velásquez dijo...

Que buen articulo, si definitivamente desde el punto de vista personal hay algo llamado inconsciente colectivo que nos hace creer que siguiendo pautas establecidas estamos el camino de hacer correcto y la aceptación, donde te salgas del esquema y generes mas ideas productivas con menos esfuerzo no vale...eso del que trabaja mas gana mas...comúnmente no se denota tan claro... y por el lado de las organizaciones mucho peor, el área de recursos humanos debería llamarse "recursos inhumanos" en la mayoría de los casos su importancia no se enfoca claramente como debería ser " el ser humano ".

Publicar un comentario en la entrada