«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

lunes, 20 de diciembre de 2010

Todos mentimos

Hace algunas semanas, nuestro amigo José Luis del Campo Villares (@joseldelcampo), escribía en su bitácora un excelente post titulado: La mentira, ¿es buena cosa? Allí decía José Luis: "Tomando un fragmento del libro Cuando mentimos: las mentiras y lo que dicen de nosotros (Urano, 2010)  de Robert Feldman, vemos que para este autor la falsedad está tan enraizada en nuestra sociedad que si de repente todos dejáramos de mentir no la reconoceríamos. Ni probablemente querríamos vivir en ella".

No es la primera vez que aquí hablamos de esto. Hace algún tiempo dejamos el artículo El camino a lo más alto está plagado de mentiras publicado en Expansión y Empleo. El pasado 25 de septiembre La 2 de TVE dedicó en su programa Documentos TV un especial dedicado a La Mentira. Allí en la nota de prensa se dice: "El engaño es esencial tanto para nuestra supervivencia como para nuestras relaciones sociales, laborales y amorosas. La mentira forma parte de nuestra vida cotidiana. No es fácil saber cuando alguien nos está mintiendo, durante siglos se ha intentado encontrar un método infalible para desenmascarar a los mentirosos, desde el polígrafo hasta métodos menos ortodoxos como la tortura, todo por saber quién nos miente".

El especial de Documentos TV estaba formado por 3 reportajes que os los dejo para que los veáis cuando tengáis un rato:

Primero. La verdad sobre los mentirosos, de Andrew Blicq (53 minutos). La mentira es esencial para nuestra supervivencia, y la habilidad para mentir es fundamental hasta el punto que afecta al éxito en nuestro trabajo, a las relaciones personales y la vida cotidiana. El ser humano miente para protegerse a sí mismo y para proteger a otros. En "La verdad sobre los mentirosos" varios especialistas de reconocimiento internacional comparten sus hallazgos y teorías sobre el arte de la mentira como Jeff Hancock, profesor de la Universidad de Cornell que explora el papel que juega el engaño en Internet; Stephen Porter, un especialista en el crimen y el engaño y David Livingstone Smith, filósofo dedicado a analizar el vínculo entre la naturaleza y el engaño.

Segundo. Verdadero o falso, de Pepa G. Ramos (50 minutos). Mentir es algo innato en el ser humano pero a veces hay gente que construye su vida alrededor de un engaño. Este es el caso de Enric Marco que, durante años, se hizo pasar por un superviviente de los campos de concentración nazis o de Alicia Esteve que logró convencer a todo el mundo de que había vivido una tragedia en los atentados del 11 de septiembre. A través de sus historias sobre lo verdadero y lo falso este documental viaja a los mecanismos mentales que rodean a la mentira y analiza la capacidad que tiene el ser humano para creer o no. Un viaje al interior del cerebro y a los descubrimientos que la neurociencia está realizando sobre la mentira.

Tercero. La persecución de la mentira, Pascale Labout (55 minutos). En la década de los setenta el FBI decide incorporar las ciencias del comportamiento como la psicología y la sociología en el análisis de la delincuencia para descubrir el comportamiento de los asesinos en serie. Ante los buenos resultados que obtuvieron el uso de estas técnicas se ha ido extendiendo y perfeccionando. En Francia, existe el Departamento de Ciencias de la Conducta, una unidad que se especializa en crímenes violentos, sus miembros, conocidos como perfiladores, buscan a los criminales a través de métodos como el análisis de la escena del crimen, la detección de mentiras y el desarrollo de un perfil del criminal.

Según se dice en algunas partes de los reportajes:

La mentira existe desde la historia de la humanidad.
 Escuchamos al día unas 200 mentiras.
 Todos mentimos en 1 de cada 4 conversaciones que duran más de 10 minutos.
 Mentimos en 1 de cada 3 conversaciones con la pareja.
 Las mentiras más abundantes se refieren a la infidelidad.

Tengo pendiente un libro que tiene muy buena pinta que lleva por título: La gran mentira. En la mente de los fabuladores más famosos de la modernidad, de José María Martínez Silva. Os hablaré de él cuando lo lea.

9 comentarios:

Jose Luis del Campo dijo...

Buenas amigo. Y gracias por precederme y continuar con el tema de'La Mentira'. El hecho de que cada uno crea que la vida ene l mundo empezó de una forma u otra es de por si una mentira, ya que solo pudo empezar de una forma, que no se cual es, pero que el resto son mentira.

Es el mas claro ejemplo de que la mentira es innata al mundo y al ser humano.

Nosotros nos hemos 'humanizdo' o mejor dicho 'inmunizado' metiendo grados a la mentira: mentirijillas, embuestes, mentiras, y mentiras gordas,... jejeje

Como se suele decir todo es verdad o mentira, dependiendo del color del cristal con que se mira :-)

Un abrazo

Katy dijo...

Interesante post y vivencial. Todos mentimos, hasta ahi de acuerdo, pero hay menttiras y mentiras. Las hay piadosas, miedosas, vanidosas, inconscientes y a veces son pecata minuta.
Lo malo es el engaño, la estafa, la injuria... y ya no sigo.
Todos sabemos lo que es hacer daño al otro.Eso es mentir
Si digo que tienes tienes un blog fántastico lo puedo decir porque lo siento o simplemente miento.
¿O tal vez eso entra en la categoría de las apreciaciones?
Hay tela que cortar cantidad...
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

A mi , lo que me preocupa de la mentira (dando por hecho que mentimos consciente o inconscientemente) es que en lugar de que sea una"herramienta" de supervivencia pueda llegar a confundirse con una habilidad social, o lo que es lo mismo, que la mentira forme parte de nuestra conducta habitual y esté bien vista.

esto si me da miedo. Genial post.

Pd - Vi los videos de Rafael Palacios y si bien hay cosas que pueden ser lógicas otras no me cuadran nada. lo comentaremos.

Un abrazo

zumodeempleo.com dijo...

Ya lo lleva diciendo House unas cuantas temporadas y nunca se equivoca!! ;D
Se dicen mentiras por amor, se dicen mentiras por sistema, mentiras por hacer parecer nuestra vida más interesante, mentiras para tener de qué hablar, mentiras para no tener que dar explicaciones, mentiras para manipular, mentiras por necesidad...
Lo cierto es que hemos hecho del engaño una herramienta de comunicación más, pero no sobreestimemos nuestra capacidad de usarla: es una peligrosa herramienta de doble filo, porque ¿qué hay más decepcionante que pillar a alguien en una mentira?.
Me encanta este tema, me encanta el post!.
Un abrazo,
María (aka Zumo de Empleo ;D)

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Francisco,

El tema de las mentiras da para escribir mucho porque todo depende del punto de vista con el que se mire.

Yo siempre pienso que debemos plantearnos la pregunta ¿Quién no ha mentido en alguna ocasión? Pues creo que todos en mayor o menor medida. Muchas personas son defensores de que son sinceras y presumen de decir siempre la verdad, sin embargo, yo siempre digo que se aferran a su verdad sin ver otras alternativas. Luego tenemos la controversia de determinar de forma veraz que se entiende por mentira porque cada uno entiende una cosa distinta en función del papel que represente, cuando aquí también nos debemos poner en el lugar del otro para ser justos.

Saludos y feliz Navidad,

Juan

MaS dijo...

¡ay, Paco!¡ay, qué vertigo!
Teniendo en cuenta que la mentira genera desconfianza y nace en la falta de autoconfianza...¿será verdad que lo cierto es tan "malo" que vemos como mejor opción la mentira, o será que optamos por mentir porque es más cómodo, nos excusa, y salimos por la tangente?
Lo siento pero detesto a los mentirosos que mienten habitualmente y no como una herramienta de superviviencia, como dice Fernando.
Muy buen post.
Veré los videos.
un abrazo cordial, M.

FAH dijo...

@jose luis del campo. gracias x pasar y servir de inspiración. Muchas cosas se construyen sobre la base de la mentira. De hecho, a menudo, la vida es una gran mentira. Estoy de acuerdo contigo, hay grados en todo, y también en la mentira, aunque también son argumentos muchas veces para dormir tranquilos. abrazo.

@katy. sí es cierto. quizás la peor mentira sea la que destroza al otro, muy típica en el mundo empresarial, que consiste en aprovecharse de la bondad ajena. abrazo.

@fernando lópez fernández. el listillo sigue estando bien visto y el malote a veces también. Aquí hablamos de ello en el post: ¿Por qué nos gustan los malos? Es un tema complicado, aunque tal vez sea porque seguimos siendo simios. Abrazo.

@zumodempleo. gracias. sería bueno segmentar la mentira por culturas, países, sexo, edades... tal vez hallaríamos algunas conclusiones interesantes. Creo que a veces sobrevaloramos al ser humano. somos frágiles. abrazo.

@juan martínez de salinas. muchas veces la conceptualización de las cosas es el punto de partida de todo porque si no, mal vamos. aunuqe conceptualizar, como dices, es muy complejo a veces. abrazo.

@MaS. gracias. creo q has dado en la clave: la autoconfianza; lo que pasa es q en culturas latinas y mediterráneas donde el grupo es tan importante, el miedo el rechazo nos lleva a mentir más de lo deseable. abrazo.

Tío Eugenio dijo...

Muy interesante el artículo de hoy. Veré los documentales (¿será alguna de las 200 mentiras que te dicen hoy?)

Me trae a la memoria la famosa frase de Jhonny Guitar:"Miénteme, dime que me has esperado todos estos años". La mentira puede ser más agradable que la verdad, así que no hay que despreciarla.

Un abrazo (sincero)
Ug

FAH dijo...

@tío eugenio. jajaja, siempre ingenioso. me apunto las frases que dices. muy buenas, especialmente: "La mentira puede ser más agradable q la verdad". abrazo.

Publicar un comentario en la entrada