«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

jueves, 27 de enero de 2011

Boomerang y el materialismo de siempre

«Un viaje a Australia es como una suma de viajes. En primer lugar, porque Australia es una isla–continente enorme, más grande que Europa y habitado sólo por 19 millones de personas donde las carreteras tienen rectas de hasta 400 kilómetros y donde el tren tarda hasta 3 días en recorrer los 3.000 kilómetros de distancia que hay entre Perth y Sydney, entre el Este y el Oeste. En segundo lugar, porque el paisaje es tan variado que permite contrastes tan fuertes como el de pasar del cosmopolitismo de Sydney y Melbourne al desierto de Outback y a la misteriosa Ayer´s Roch; desde la furia descontrolada que exhibe el Pacífico en la Great Ocean Road hasta las idílicas playas de los surfistas de Byron Bay».

Hoy os hablo de Boomerang. Viaje al corazón de Australia (Altair Viajes, 2000), el último libro que he leído del periodista Xavier Moret (Barcelona, 1952) apasionado de los viajes que tiene otras obras como América, América (1998), Europa Express (2001), La Isla. Un recorrido por Islandia (2002), con el que ganó el premio Grandes Viajeros, o A la sombra de baobab (2006). 

Pero hoy no me quiero detener en meras cuestiones turísticas sino más bien históricas. Australia es un país muy joven. Fue descubierta en 1770 por una expedición del Endeavour bajo el comando del teniente de la Marina Real Británica, James Cook (1728–1789), que le dio el nombre de Nueva Gales del Sur.

Las plantaciones de Virginia (USA) era el lugar al que el Reino Unido enviaba a los convictos, pero tras la Declaración de Independencia de Estados Unidos en 1776, se buscaban otras alternativas. Tras contemplar varias posibilidades se decidió enviar a los convictos a la capital del país, Sydney, que recibe su nombre en honor del funcionario que decretó la orden de enviar los convictos a ese lugar: Sydney Chislehurst. El 26 de enero de 1788, la primera flota de 11 barcos que transportaba 1.500 personas, la mitad presidiarios, llegó al puerto de Sídney.

Byron Bay es la parte más oriental de Australia, y lleva ese nombre en honor de John Byron (1723–1786), abuelo del poeta Lord Byron (1788–1824), que era un gran explorador y había dado la vuelta al mundo.

Sin embargo, lo que más me ha gustado es lo que dijo James Cook al descubrir la Tierra Australis y allí encontró a los aborígenes:

«Quizá a algunos les parezca la gente más desdichada de la tierra, pero en realidad son mucho más felices que los europeos, ya que no tienen noción ni de las comodidades materiales superfluas ni de las necesarias, tan anheladas en Europa. Viven en una calma que no perturba desigualdad de condición alguna. El mar y la tierra les dan todo lo que necesitan. No codician grandes casas, ni cosas para la casa, viven en un clima agradable y disfrutan de un aire sano, de manera que necesitan poca ropa».

Nihil novum sub sole: Nada nuevo bajo el sol. El mundo, en las cuestiones importantes, de fondo, poco ha cambiado. El materialismo del que tanto se habla hoy día está incrustrado en la naturaleza humana desde siempre. Y es que desde tiempos inmemoriables nos falta lo que ayer en el post citaba en la entrevista Ángel Gabilondo: Sencillez. Decía: «Hay que saber mucho para ser sencillo». El ser humano siempre busca más y más y más… pero por fuera en lugar de mirar hacia dentro que es donde están todos los secretos. Las insatisfacciones a menudo surgen cuando nos comparamos con otros. En el post John Paul DeJoria: de indigente a multimillonario, recogíamos las palabras de este empresario incluido en la lista Forbes de los más ricos, cuando se refería a su infancia: «Éramos pobres pero como no nos comparábamos con nadie no lo notábamos y nos sentíamos felices».

Un libro muy recomendable para conocer un poco más a los Aussie (así se conocen a los australianos). Sydney, Melbourne, Canberra, Adelaida, las Blue Mountains o el Outback, junto a la naturaleza de tierra y mar, son algunas de las recomendaciones de Xavier Moret. Más info en: http://www.australia.com/

* Ayer cité en Twitter un artículo de Tamara Vázquez (@tamara_vazquez), periodista de Expansión, que merece la pena leer y que recojo aquí: La hogera de las vanidades (en Recursos Humanos). En el mundo de la empresa sigue habiendo demasiada gomina.


7 comentarios:

Fernando López Fernández dijo...

Magnífico Francisco. Esto es lo que yo llamo un post 3 en 1: viajes, historia y personas.
Quizás el mayor error que cometemos y repetimos es el de comparar y compararnos y eso nos lleva a la insatisfacción y a la infelicidad.

me ha gustado mucho.

Un abrazo

FAH dijo...

@fernando lópez fernández. Gracias, sir. Me alegro q te haya gustado. La verdad es que el vínculo historia-viaje es apasionante. Habrá q ir a Australia pronto. Abrazo.

GDS dijo...

En los últimos meses he tenido tantas coincidencias con Australia y todo comenzó cuando inicié la lectura del libro: En las Antípodas de Bill Bryson.

Australia es un lugar interesantísimo y que me invita hace un tiempo con estas coincidencias. Veo por todos lados cuando no el año nuevo, partidos de rugby, amigos que cuelgan sus fotos en facebook visitando Australia e incluso las devastadoras inundaciones.

Aporto a tu post algunos datos interesantes que vienen en el libro:

Es el sexto país más grande del mundo y la isla más extensa. Es la única isla que al mismo tiempo es un continente, y es el único continente que también es un país.
Fue el primer continente conquistado desde el mar, y el último. Es la única nación que empezó como una prisión.
Es el hogar del ser vivo más grande de la tierra, la Gran Barrera Australiana, y del monolito más famoso e impresionante, Ayers Rock (o Uluru, si utilizamos un nombre aborigen mas respetuoso, y ahora oficial). Tiene más cosas que pueden matarte que ningún otro lugar. Las diez serpientes más venenosas del mundo son australianas.

Bueno el libro tiene muchas cosas interesantes........

Un saludo

FAH dijo...

@GDS. Hola, gracias x todas las recomendaciones. Voy a buscarlo el libro. Tiene muy buena pinta. Los datos q aportas son muy interesantes. Y la verdad es q es un país q combina muchas cosas. Ahora sólo queda visitarlo. Abrazo.

FAH dijo...

Voy a dejar una reseña del libro recomendado por GDS: http://www.papelenblanco.com/viajes/aen-las-antipodasa-de-bill-bryson

Tiene buena pinta, y divertido.

Salu2.

MaS dijo...

Querido Paco,
yo estuve allí,y siempre me he sentido especialmente afortunada por ello.Realmente, más que otro continente es otro planeta.
La luz cae distinta, el color del agua...las personas.Hay tanto que vivir diferente en Australia.
Tambien tiene su tragedia, los aborígenes en guetos, el alcohol...
Tal vez en demasiadas ocasiones más que aprender, nos dirigimos a enseñar...y lo que enseñamos destruye lo que podemos aprender de los aborígenes entre otros.
un saludo de viernes.M.

FAH dijo...

@MaS. gracias x tus comentarios. Habrá q ir pronto. La verdad es q x lo q he leído tiene infinitas posibilidades. Un día tendrás q escribir post en tu blog hablando detalladamente. Buen finde. Abrazo.

Publicar un comentario en la entrada