«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

martes, 4 de enero de 2011

¿El optimismo es racional?

Cuando converso con algunas personas, suelo preguntarles si el ser humano evoluciona con el paso de los años. Si estamos igual, mejor o peor que en décadas pretéritas. Las respuestas son muy variadas. Algunos dicen que avanzamos mucho por fuera y poco por dentro; otros que todo avance va acompañado de una amenaza, con lo que no hay grandes diferencias; y los más piensan que en términos generales avanzamos aunque a pasos pequeños.

Da la sensación de que objetivamente estamos mejor que nunca. Nunca habíamos tenido tanta esperanza de vida (si llega la muerte no se puede pensar en otra cosa) ni tanto nivel de desarrollo económico, en términos globlales, pero subjetivamente parece que nos encontramos muy insatisfechos y frustrados.

La salud no es sólo el bienestar físico, sino también mental y social como recoge la Constitución de la Organización Mundial de la Salud. De hecho, la depresión es considerada la enfermedad del siglo XXI (salud mental) y también cada día hay más gente sola (salud social) a pesar de que aguantemos muchos más años de vida (salud física). Según la OMS, la depresión es ya la cuarta causa de muerte en el mundo y se calcula que en el año 2020 ocupará el segundo lugar, por detrás tan sólo de la enfermedad coronaria. Según me decía el doctor Mario Alonso Puig, en España en los últimos diez años se ha multiplicado por cuatro el consumo de ansiolíticos y antidepresivos y cada vez los trastornos psicológicos afectan a personas más jóvenes. Según el Bureau of Health Professions de EEUU se estima que en el plazo entre 1995 a 2020 la consulta a psiquiatría infantil aumentará en un 19%.

El otro día Arantxa De La Fuente, a raíz de la última pregunta a la entrevista con José Antonio Marina, me hacía llegar el siguiente vídeo de Matt Ridley que hace referencia a su libro Mi optimismo es racional (hasta ahora sólo en inglés: The Rational Optimism: How Prosperity Evolves), citado en el Blog de Arcadi Espada, donde expresa que hay datos racionales para pensar que estamos mejor. No obstante, me da la impresión que en su estudio tiene en cuenta lo objetivo (esperanza de vida e ingresos económicos) pero pasa por alto lo subjetivo (las consecuencias de ello).

¿Y tú que opinas? Yo no lo tengo claro claro…


* Comunicaros que el proyecto de Teaming de Jil Van Eyle ya tiene página de Facebook.

7 comentarios:

Pedja dijo...

Yo lo tengo claro, estamos mejor que nunca y peor que mañana y si no que se lo digan a mis abuelos... abrazos, Paco.

FAH dijo...

@pedja. gracias. muchas veces los abuelos miran al pasado con nostalgia: "en mis tiempos..."; "es que ahora no se puede pasear tranquilo..."; "antes todo el mundo trabajaba..."... En salud (esperanza vida) hemos ganado, en otras cosas... abrazo.

Katy dijo...

El optimismo no es racional ni ni irracional. Es una actitud ante la vida. Siempre se puede ir a peor y eso es lo preocupante, el que pueda ser mejor no preocupa. Y si te levantas ya diciendo que nada marcha, para qué moverse. Creo que tener una actitud positiva y estar anclado a realidad es lo que para mi es ser optimista. Tener alternativas y saber adaptarse a las circunstancias es ser optimista. Tener esperanza es ser optimista.
No quejarse es ser optimista. En fin como me decía mi amigo "Cada uno elige su forma de morir"
Un abrazo y que se porten bien contigo los Reyes:)

Tío Eugenio dijo...

Creo que la evolución cultural del hombre no es una linea continua o una progresión aritmética. Es posible por lo tanto unas generaciones mejoren a las anteriores y otras las empeoren.

Personalmente creo que nosotros somos afortunados porque estamos mejor que nuestros padres y mejor de lo que estarán nuestros hijos, así que no soy optimista en este aspecto.
La soledad y la depresión serán el SIDA de este siglo y mucho más contagiosos.

Un abrazo,
ug

Fernando López Fernández dijo...

Hola Francisco:

Interesante post que da mucho juego según leo los primeros comentarios. Yo creo que el optimismo es racional en cuanto a que es un motor que nosotros mismos activamos para "vivir". Es una actitud como apunta Katy.

Por otro lado no considero que estemos ni mejor ni peor (quizás económicamente, socilamente etc...) pero también hay que tener en cuenta que eran entornos diferentes y las complejidades y exigencias del mudo distintas.
Para un gran debate.
Un abrazo

MaS dijo...

Muy interesante lo que planteas, y lo que te comentan, Paco.
Pienso que lo que sí somos ahora es menos optimistas que antaño.
La sociedad, la economía, la política, la educación...antes tenía mucho que avanzar, y las personas eran optimistas de ese propósito. Hoy en día, no vemos un recorrido tan grande, ni ilusionante...supongo que alzamos la vista y nos decimos "más de lo mismo",y como bien dicen,esa actitud (o mejor, inactitud) deja inerte nuestro empuje, nuestro arranque, nuestras ganas...
Gran debate.
un abrazo, M.

Samuel González dijo...

El optimismo (también poder ser llamado esperanza) es la mayor enfermedad, "parvo vivere" contentarse con poco. El optimismo es contrario al triunfo, es el consuelo del mezquino, el de la parvus animus. Conformarse es lo peor. Busca obtener siempre lo más que puedas; erróneamente la sociedad valora el optimismo y critica la ambición. ¡Maldita cultura occidental y maldita la religión! Nos hemos convertido en un "rebaño" de idiotas y encima resentidos contra todos aquellos que despuntan un ápice. Y para sobrellevar esta miserable vida, optimismo como consuelo.

Publicar un comentario en la entrada