Próximo 28 de junio a las 19.30 horas, presentación en Córdoba de ‘Aprendiendo de los mejores’ (Alienta, 11ª edición) en el Colegio Oficial de Arquitectos. Más información en el siguiente link

lunes, 28 de febrero de 2011

Sentirse importante, sentirse único

Despúes de ganar el Campeonato del Mundo de baloncesto en Japón 2006, le pregunté a Pepu Hernández, entrenador de la selección nacional, qué era lo más importante cuando uno está al frente de un equipo. Y me decía: "Para mí algo clave es hacer sentir a todos los jugadores que son importantes y que son responsables de lo que ocurre; tienen que saber que son parte de verdad del equipo y así estarán dispuestos a darlo todo". El Presidente de Odgers Berndtson, José Medina, también me decía: "Los grandes líderes dan un gran sentido al trabajo de las personas; saben transmitir que lo que tú haces es muy importante".

Gracias a
Mari Cruz Gomar (@cruzcoaching) descubro este fragmento de El Principito de Antoine de Saint-Exupéry (la película es de Stanley Donen en 1974), del que ya hablamos aquí en Un Principito y la empresa. En esta ocasión la escena es la del Principito y el zorro. "Uno se siente siempre responsable del animal que ha domesticado", le dice el zorro a Principito. Y este con voz de off reflexiona: "En ese momento comprendí todo lo que él me había dicho antes. Él ya no era como los demás zorros del mundo. Yo lo había domesticado, y ahora era único, al menos para mí. Y mi rosa no era como las otras rosas porque yo le prodigué cuidados. Por la noche la cubría con una campana de cristal y la atendía cuando se quejaba. Era mi rosa. Me sentía responsable de ella. Y tenía que volver a cuidarla".

No es la única enseñanza de esta escena. También se recoge la conocida frase: "Lo esencial es invisible a los ojos. Sólo se ve bien con el corazón". Aquí lo dejo:



* Para los que os guste este libro, muchas frases célebres en el siguiente link.