«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

martes, 8 de febrero de 2011

Y tú directivo: ¿lees o no lees?

El otro día publicábamos un post titulado ¿Vas sobrado de tiempo?, en el que reivindicábamos la necesidad ser nosotros los que dominamos el tiempo y no que el tiempo quien nos domine a nosotros… Dicho en plata: quien no tiene tiempo es un esclavo (merece la pena leer el libro El vendedor de tiempo: una sátira del sistema económico, de Fernando Trías de Bes).

Hoy quiero detenerme en otro asunto que considero también muy importante: la lectura. Algunos estudios revelan que el 60% de los españoles confiesa que no lee nada. En muchos casos se argumenta –como casi siempre– la falta de tiempo; pero ya sabemos que siempre hay tiempo porque la vida es una cuestión de prioridades, tú decides, eres libre y no culpes a nadie. También se pueden aprovechar muchos tiempos muertos (esperas) y en transportes tanto en viajes más largos (avión) como más cortos (tren o metro).

Durante un encuentro en Barcelona, Alfons Cornella, un tipo multidisciplinar al que podéis seguir en Infonomia (ver post Alfons Cornella: desaprendo, luego existo) me decía: "Cuando los directivos y empresarios me dicen que no tienen tiempo a leer les digo que a qué dedican el tiempo. Si dedicas el tiempo a reuniones sin sentido, comidas interminables, etc., estás perdiendo el tiempo. Hoy estar enterado de lo que ocurre en el mundo es imprescindible para funcionar y para ello habría que dedicar más tiempo a tener una foto más clara del mundo. Cuanto más lees, más sabes y mejor seleccionas. Hay que dedicar más tiempo a leer y más tiempo a comprender".

En mi libro Who´s Who en el Management español ya dedicamos unas cuantas líneas a esta cuestión: la lectura como fuente de ventaja competitiva. Allí recogíamos las palabras de José Antonio Marina quien nos recordaba que "la calidad de vida depende de la lectura", porque como nos advierte Federico Mayor Zaragoza, "ciudadano que lee, ciudadano más culto, más libre, y más responsable. La lectura es esencial para facilitar la transición desde una cultura de fuerza, de imposición y de violencia a una cultura de tolerancia, entendimiento, de diálogo y de paz".

El otro día Pilar Jericó (@pilarjerico) en su post Aprender es una actitud recogía las palabras de Vargas Llosa en su discurso en el Premio Nobel de Literatura: "Leer es la cosa más importante que me ha ocurrido en mi vida". Otro escritor conocido, Aldoux Huxley, apuntaba igualmente: "Todo hombre que sepa leer tiene en su mano el poder de mejorar, multiplicar las formas en que existe, hacer vida plena, significativa e interesante".

Da la impresión, aunque no estoy seguro del todo, de que los jóvenes leen menos (¿o será que leen diferente?). El hábil Mingote, en uno de sus ingeniosos dibujos, relata sutilmente esta realidad. Un niño recibe un regalo de su padre, y al abrir el paquete dice: "Me ha engañado, me había prometido un regalo y lo que me trae es un libro".

Un vídeo parecido sobre esta cuestión lo dejamos hace algunas semanas en twitter (después de Reyes), cuando un niño abre los regalos de reyes y ve que le han dejado libros: menudo berrinche se coge. Lo dejo:


Desde mi punto de vista leer es casi como respirar. La comida es el alimento del cuerpo y la lectura es el alimento del alma. Sirve para tomar perspectiva, contemplar otros ángulos, divertirse, tomar conciencia de muchas cosas, y otros muchos beneficios. Además, esa lectura debería ser transversal, contemplar diferentes ramas del saber –historia, psicología, economía, política, filosofía… que se retroalimentan unas a otras y nos aportan inputs muy interesantes.

Y tú directivo, ¿lees o no lees?... Igual que dije el otro día que quien sólo trabaja acaba trabajando peor, creo también que quien no lee –con independencia del formato– también acaba trabajando peor.

* Os dejo unos Libros Recomendados leídos en el último año y el post Libros para Navidades, con muchas recomendaciones interesantes de blogueros.
                                                                                                                                                                  

«APRENDIENDO DE LOS MEJORES» en: | Amazon.es Casa del Libro FNAC |
                                                                                                                                                                 

11 comentarios:

Javier Pérez Caro dijo...

Francisco, creo que desgraciadamente el directivo español en general lee poco.
Esa frase de “no sé cómo te da tiempo a leer tanto”, estoy harto de oírsela decir a seguidores y amigos de Nuevo Viernes – Nuevo Libro. Leer es como comer pipas todos es ponerse, sacar tiempo para hacerlo, es una rutina mas en tu dia a dia, yo me levanto por la mañana y cojo mi libro y viene conmigo a reuniones, charlas, almuerzos o donde haga falta y, si tengo dos minutos y me leo tres páginas pues eso que voy adelantando.
Si racionalizas el tiempo encontraras hueco para leer.
UN FUERTE ABRAZO

“La lectura es a la inteligencia lo que el ejercicio es al cuerpo.”
Richard Steele

FAH dijo...

@Javier Pérez Caro. gracias. totalmente de acuerdo con lo que apuntas. Como alguna vez hemos dicho: Siempre hay tiempo, otra cosa es q te lo quieras permitir. Además, hay que aprovechar como tú bien haces, los tiempos muertos. Me apunto la frase. Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Francisco:

Yo procuro leer mucho y de todo, pero a veces tengo la sensación de que a medida que leo y amplio información , conocimiento y me conozco más, experimento más eso de la soledad del directivo. Pero bueno, es un precio que al final uno paga con gusto.

Un abrazo

FAH dijo...

@fernando lópez fernández. pues hablando de "La soledad del directivo" te paso el link para la presentación en Madrid, en la sede de la Bolsa:

http://www.facebook.com/#!/event.php?eid=128420263894342

Abrazo.

Pedja dijo...

Por todo ello... te leo Paco, siempre y atentamente, a ver si trabajo mejor, gracias, enhorabuena, abrazos.

FAH dijo...

@Pedja. gracias x pasar. Hoy te he mandado un par de mails. abrazo.

Lorenzo dijo...

Le felicito por la trascendencia del Post, sin duda el factor clave de este mundo torrente de información.Si no sabes leer realmente no sabes lo que esta pasando(solo es ruído).Saber leer es tener disciplina mental,desarrollas imaginación, creatividad, pensamiento crítico,pensamiento imaginativo y nuncas estas solo y tienes los mejores asesores.Tiene Usted alguna estrategia para aprender a leer bien y en corto tiempo?.Un abrazo desde Huamachuco-Perú.

FAH dijo...

@Lorenzo. gracias. leer es abrir los ojos a infinitas posibilidades... No tengo ninguna estrategia específica. Cuando lees mucho se desarrolla de manera natural la habilidad de leer bien y en poco tiempo. Leer es como ir al gimnasio. El músculo se desarrolla. Abrazo.

uklanor dijo...

Sinceramente, pienso que en lo referente a la cuestión de leer el tema no se despacha tan fácilmente cómo “leer es bueno, no leer es malo” ni que la ecuación “leer=respirar” sea necesariamente acertada. Leer es una actividad compleja sin duda, pero sus efectos pueden ser tan beneficiosos cómo letales. En la versión más fácil de esta explicación podríamos decir que la lectura es lo que alimenta frecuentemente la febril obsesión de muchos fundamentalistas que utilizan la lectura para re afirmarse en su extremismo y nótese que para ello no necesariamente se requiere de un “exceso” de lectura (cómo podríamos pensar de la figura de Don Quijote, ejemplo clásico de lectura+exceso= locura).
Sin embargo también podemos argumentar una explicación más sutil. Y es que incluso en una persona mentalmente “sana” la lectura debe encontrar su “forma” y su “momento”. Una lectura inapropiada, una lectura a destiempo o un “empacho” de lectura puede ocasionar una versión del mundo más confusa en lugar de una versión del mundo más clara. Varios son los autores que proponen hacer “dietas” frecuentes de información para poder despejar la mente y ayudarle a relajarse y crecer. En mi caso personal, me considero un lector compulsivo y devorador de libros y reconozco que a veces necesito épocas de “barbecho” sin leer prácticamente nada, pues la lectura puede llegar a removerte internamente tantos conceptos internos asumidos que el ruido mental puede llegar a ser insoportable. El parar frecuentemente, desconectarse de esa mente parlanchina y dejar que la lectura haga su digestión lentamente para que construya poso y cimiento es mucho más saludable que leer por leer.
La comparación que has hecho de la lectura como “alimento del alma” pienso que es excelente. De igual manera que para el cuerpo comer puede ser su salvación o su condena a muerte(dependiendo de que, como y cuanto se coma) de la misma forma la lectura puede ser la salvación del alma o su condena definitiva. Al igual que hay que comer adecuadamente seleccionando alimentos, regulando calorías y estableciendo un horario de comidas beneficioso de igual modo hay que saber QUE LEER, CUANDO LEERLO y CUANTO TIEMPO le dedicamos a esa lectura. El exceso puede ser tan dañino como la carencia, y la lectura inadecuada puede ser mucho más limitadora que la abstinencia de lectura.
(sigue en siguiente comentario)

infinautica dijo...

(...viene del anterior comentario)
Puede surgir entonces la pregunta ¿Cuánto y qué hay que leer?, pues al igual que ocurre con el alimento, cada persona debe encontrar su dieta ideal. Habrá personas que necesiten leer mucho para saciar el hambre de su alma y a otras les bastará con unas cuantas hojas (o líneas) al día. El consejo que propones de --“esa lectura debería ser transversal, contemplar diferentes ramas del saber –historia, psicología, economía, política, filosofía…”—sería el equivalente de la dieta Mediterránea, es decir que –en líneas generales- es recomendable por su variedad y equilibrio de nutrientes. Pero eso no quiere decir que se idónea para todo el mundo, de la misma forma que una persona con HTA necesita una dieta hiposódica o un celiaco una dieta libre de gluten, de la misma forma dependiendo de las carencias mentales-emocionales de una persona le ineteresará más un tipo y una intendida de lectura determinada. Habrá personas que deberán combinar historia con novela, a otras introducir algo de poesía si leen mucho tratado científico e incluso habrá a quien le convenga estar un año sin leer casi nada.

En mi caso, cómo estoy seguro que es el de muchos, he conocido personas con muchos volúmenes a sus espaldas que eran tremendamente incultas (las hojas pasaban por sus ojos pero apenas tocaban su alma) y personas analfabetas pero muy muy sabias, estas últimas eran personas que leían muy poco y jamás libros (no podían hacerlo a ser analfabetas) lo que leían eran las nubes, la tierra o la cara de las personas y tampoco lo hacían demasiado pues con un poco les bastaba para desarrollar su sabiduría.

Hace poco leía a una persona a la que considero muy sabia que decía algo así como “He leído muchos libros pero las cosas realmente importantes no las he aprendido de los libros”. Estoy seguro que los libros le sirvieron para ponerlo en posición de aprender cosas importantes mediante otras vías, pero en fín, ahí queda eso.

MªRosario dijo...

Francisco recientemente escribí un post que enlazo con el I Certamen de Relatos Breves, Valencia Parque Central.
En el que animo a participar en el certamen y en la lectura.
La verdad, el post ha sido bien acogido.
Aquí te dejo el enlace http://comprarterrenosolarnavelocalpiso.blogspot.com/2011/02/valencia-parque-central-i-certamen-de.html
Un cordial saludo, y suerte enlo que te propongas

Publicar un comentario en la entrada