«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

viernes, 11 de marzo de 2011

Las mejores frases de Martin (Hache)

Muchas veces hemos hablado aquí de Cine y Management. Ya hemos dicho en distintas ocasiones que las salas de cine son aulas de las que se pueden extraer lecciones valiosísimas para la vida, en general, y el mundo de la empresa, en particular.

Hoy os hablo de Martin (Hache), una película de 1997 dirigida por Adolfo Aristarain. El reparto es excelente. A mí personalmente todos me parecen soberbios: Federico Luppi, Juan Diego Botto, Cecilia Roth y Eusebio Poncela.

Martin (Hache) está entre mis películas preferidas por su guión; un guión muy provocador en algunas partes de la cinta, que hay que saber descifrar entre líneas y no quedarse en la carcasa. La trama es la siguiente: "Martín Echenique (Federico Luppi) es un director de cine, natural de Buenos Aires, que lleva más de veinte años viviendo en Madrid. Detesta su país, se niega a recrearse en la nostalgia y no se permite un reencuentro con su pasado. Siguiendo la tradición familiar, su hijo también se llama Martín, pero todos le llaman Hache, por esa letra (H) entre paréntesis que le distingue de su padre y que ha provocado el efecto contrario, al negarle nominalmente una identidad propia. Hache (Juan Diego Botto) tiene 19 años y vive en Buenos Aires con su madre. Ni estudia ni trabaja; callejea y toca rock con su guitarra eléctrica. Han pasado cinco años desde la última vez que vio a su padre, pero vuelven a encontrarse cuando, al sufrir Hache un accidente que le pone a las puertas de la muerte quizá deseada, Martín acude de inmediato al lado de su hijo superando el terror a los aviones y su propósito de no volver a Buenos Aires. Su ex mujer ha formado una nueva familia en la que no hay ni espacio físico ni afectivo para Hache. La propuesta de ella es que Hache viva con Martín. En Madrid les esperan Alicia (Cecilia Roth), la amante de Martín, una mujer mucho más joven que él y deseosa de derribar las firmes defensas que él ha levantado para no asumir un compromiso de pareja con ella, y Dante (Eusebio Poncela), el mejor y casi único amigo de Martín. Dante es actor, pero su verdadero oficio es vivir de acuerdo con lo que piensa. Su mayor placer es vivir en la cuerda floja. Martín comparte su vida con gente apasionada, pero él no se permite sentir. El que ama está expuesto al dolor y eso le da pánico".

En el siguiente vídeo (5 minutos), los mejores trozos de la película con algunas de las frases más conocidas del guión. Para pensar:


8 comentarios:

Pedja dijo...

Paco tu blog no se quema, enhorabuena, gran trabajo y grcias como siempre, un fuerte abrazo

FAH dijo...

@Pedja. gracias, medina. Sé que esta película te gusta. Es excelente. Abrazo.

Fernando dijo...

¡Hola Paco! Gran post y gran película la que nos traes a colación. A mi también me gustó mucho.

El personaje de Eusebio Poncela es súper interesante y desde luego te hace ver las cosas desde múltiples perspectivas. Aunque no estés de acuerdo con sus puntos de vista, la empatía (que no la simpatía, a menudo se confunden) es una cualidad fundamental en el ser humano.

Un fuerte abrazo

FAH dijo...

@Fernando. gracias por pasar. Es un guión que provoca, aunque yo estoy bastante de acuerdo en muchas cosas, aunque no son el discurso habitual... abrazo.

Cabilas dijo...

Recomiendo la película,Lugares Comunes,tiene similitudes con tus argumentos.Leer entre lineas.

FAH dijo...

@Cabilas. gracias por la recomendación. No la conocía. Por lo que he podido ver es del año 2002, del mismo director y también argentina. Dejo el link:

http://www.filmaffinity.com/es/film225948.html

Y el argumento:

Fernando Robles (Federico Luppi) es porteño, ya ha cumplido los sesenta y es profesor de pedagogía en la universidad. Enseña a enseñar. Lleva toda la vida casado con Liliana Rovira (Mercedes Sampietro), española, hija de catalanes, que trabaja como asistente social en barrios marginales de Buenos Aires. Se quieren, se respetan, son leales. Nunca se aburren estando juntos, les gusta estar solos. Se conocen profundamente, se aceptan, se pelean sin odio, se divierten. Son amantes, socios, amigos, cómplices. Ninguno de ellos concibe la vida sin el otro. Tienen un hijo, Pedro (Carlos Santamaría), casado y con dos hijos, que tiene un buen trabajo en Madrid, donde vive en una urbanización de clase media acomodada. Ambos sobrellevan con esfuerzo y resignación las ausencias, las privaciones, la incertidumbre del futuro, la falta de proyectos, la desesperanza. Pero el mundo plácido y reflexivo de Fernando se ve profundamente alterado cuando recibe sin previo aviso la comunicación oficial en la que le informan de su jubilación forzosa, un hecho que va a cambiarle la vida...

Pedja dijo...

Lugares comunes es una gran película y Un lugar en el mundo también, buenas pelis para el fin de semana¡¡¡ abrazos

FAH dijo...

@Pedja. gracias x corroborar los datos. fuerte abrazo.

Publicar un comentario en la entrada