«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

jueves, 26 de mayo de 2011

Business Case: Valdano y el Real Madrid

En las Escuelas de Negocio utilizamos los business case para plantear casos reales y ver cómo los directivos se enfrentan a esas situaciones. Suelen ser casos complicados con pros y contras y sirven para sacar a la gente de su día y ayudarles a reflexionar y a contemplar las cosas desde diferentes ángulos, ponerles contra las cuerdas y enfrentarse a casos con múltiples aristas.

Como es de suponer, los business case no tienen una solución ("la solución") pero lo que sí es importante es posicionarse y decidir qué se haría en tales circunstancias. Lo importante es establecer un diagnóstico, tomar una alternativa y ver cuáles son las consecuencias a la misma.

Sabemos que la variable número uno que define a un directivo son los "resultados". A un directivo se le paga para conseguir objetivos y sin resultados no hay liderazgo. Es lo que el ámbito de la gestión se conoce como: Liderazgo Técnico.

La otra variable a contemplar son los valores. Es decir, si para conseguir esos resultados vale o no vale todo. Si prima el fin sobre cualquier otro asunto o hay que ponderar otras cuestiones. Esto es lo que se conoce como: Liderazgo Ético.

Un ejemplo

1. Imaginemos una entidad, el Real Madrid, "el mejor club del siglo XX" según la FIFA; un club histórico, ganador y con el presupuesto anual más alto del mundo: 450 millones de euros. La presión, tanto de medios de comunicación y aficionados, es enorme. Hay que ganar (resultados) siempre.

2. Imaginemos que ese club pasa unos cuantos años de sequía. No consigue resultados, hay numerosos cambios de entrenador (Pellegrini, Capello, López Caro, Queiroz...), y para más inri su eterno rival (el Barcelona) gana y juega bien. La estabilidad es mínima y el ruido dentro y fuera de la organización máximo.

3. El club se plantea lo siguiente: no se puede seguir más así y por este motivo, hay que ganar "ya". Otro año de sequía sería demoledor. Se dedice tirar la casa por la ventana y fichar a un entrenador, Mourinho, por 10 millones de euros anuales y que ha demostrado ser exitoso ("nosotros fichamos al mejor del mundo", Florentino dixit), y además versátil, porque sus logros los ha conseguido en 3 países: Portugal, Inglaterra e Italia. Es, lo que se dice, un ganador nato.

4. El entrenador, sin embargo, no representa excesivamente bien los valores del club. Es desafiante, altanero, despotrica contra altas estancias europeas. No es el mejor representante de la cultura (rasgos de identidad del club: caballerosidad, educación, respeto...) y se tambalea.

5. Sin embargo, ese mismo entrenador, en su primera temporada ya consigue un título añorado (Copa Rey) y contra el eterno rival: Barcelona. Demuestra capacidad de respuesta al todopoderoso Barça.

6. Entre el Presidente (Florentino) y el entrenador (Mourinho) hay una figura que representa la Dirección General Deportivo: Jorge Valdano. Una persona que conoce bien la cultura del club (hay sido jugador, entrenador y directivo en la casa blanca), es educado y habla bien. Ejerce de portavoz.

7. Sin embargo, el entrenador, el que toma las decisiones de lo que ocurre el terreno de juego (el lugar más cercano a lo importante) quiere reportar directamente al Presidente y la figura del Director General Deportivo queda muy debilitada. Carece de sentido. Ni pincha ni corta y además su sueldo es muy elevado.

Ante esta situación: ¿qué haría Vd.?

1. Si decide prescindir de los servicios del Director General Deportivo, y dar plenos poderes al entrenador, la cultura del Madrid (lo que representa) queda seriamente tocada.

2. ¿Es posible que siga el entrenador pero rebajando su tono? Si lo hace, ¿no perdería su esencia, lo que es (para bien y mal), su autenticidad?

2. Si decide prescindir del entrenador, que siempre consigue resultados (ya lo ha hecho en la primera temporada), se incumple la primera regla de conseguir objetivos.

3. Si decide dejar en el club a las 2 figuras: ¿Qué atribuciones daría a cada uno? Todo el mundo sabe que a niveles de alta dirección la sintonía y el feeling son esenciales y ese feeling entre entrenador y Director Deportivo no existe (ni existía, analicen el lenguaje no verbal en los casos en que han aparecido juntos: no se miraban a la cara). Y la experiencia demuestra que la química "se tiene o no se tiene" es difícil de implantar. Se sintoniza o no, con lo que por mucha reunión y buenas intenciones que haya siempre habrá tiranteces.

¿Debería seguir Mourinho? ¿Debería seguir Valdano? ¿Debería conseguirse un consenso entre ambos? ¿No debería continuar ninguno? ¿Y el Presidente? ¿Debería haberse ido Valdano por propia iniciativa?

Florentino lo ha tenido claro y justifica el despido del argentino "por una serie de disfunciones en un modelo deportivo que hace necesaria una reorganización" y "para dar mayor autonomía a un técnico muy potente". El propio presidente decía: "Había dos personas de marcado carácter deportivo y a veces no había la sintonía que tiene que haber en una organización".

Valdano, en su rueda de prensa, lo expresaba así: "Es Florentino Pérez el que tiene que tomar una decisión y se ha decantado claramente por José Mourinho, que es el vencedor de la lucha". También decía: "Cuando las personalidades son tan distintas, las diferencias no tardan en aparecer, pero no me arrepiento de haberme quedado tras la llegada de José Mourinho". Y más: "Hace mucho tiempo que no hablo con José Mourinho personalmente. Él buscó otros interlocutores dentro del club. Sólo nos saludábamos cordialmente".

Juzguen ustedes. Ocupar un puesto de dirección implica, sobre todo, tomar decisiones y la decisión no es fácil: un club ganador, con carencia de resultados, con una fuerte cultura corporativa (de respeto, educación, lealtad...), con un rival haciéndolo muy bien... Cualquier decisión es aceptable; cualquiera criticable. ¿De qué depende? Casi siempre de los valores de cada uno, que además no son estáticos y que además dependen de las circunstancias. Todo un reto. Merece la pena también leer el artículo de Inocencio Arias titulado Don Florentino: su cabeza o la mía. Y también de Orfeo Suárez otro titulado: Ya sabemos quien manda en el Madrid.

Rueda de Prensa de Florentino


Rueda de Prensa de Valdano

5 comentarios:

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Interesantísima reflexión que es perfectamente trasladable a cualquier empresa.
Un abrazo.

FAH dijo...

@Javier Rodríguez Albuquerque. Gracias. Me alegro q te haya gustado. Abrazo.

Fernando dijo...

Paco, gran exposición y yo, como directivo de una PYME, te diría que la postura de Mourinho es inadmisible. Extrapolado a una bodega, es cargarse al enólogo para darle plenos poderes al bodeguero. No tiene ni medio sentido. Mourinho está de paso, el Madrid permanece, con sus valores. Para mi no todo vale en la búsqueda de la victoria.

El problema, como bien apuntas, es todo el ruido del entorno y las odiosas encuestas, pero una empresa que factura 450 millones de euros no puede guiarse por la opinión de unos forofos.

Un fuerte abrazo

Alejandro dijo...

Hola, muy interesante el caso, yo agregaria que ese organigrama (Dir Gral Dep y debajo el entrenador) no se correspondia con la estructura real de responsabilidad en los exitos/ fracasos, y esta claro que ya la decision de fichar a ese entrenador marcaba las prioridades del club entre valores - resultados.
La destitucion de Valdano viene con un año de retraso y es coherente con la contratacion de Mourinho

FAH dijo...

@Alejandro. Gracias. La verdad es q, como afirma el dicho, no se puede kedar bien con Dios y con el diablo al mismo tiempo. Complicado. Probablemente hay que optar... y en este caso el Presidente que previamente optó por un camino ha seguido con el mismo desvinculándose de Valdano. Abrazo.

Publicar un comentario en la entrada