Nace ‘TOP Conferenciantes’, la plataforma de conferenciantes de management y desarrollo personal de Divertia Smile Company   l   www.topconferenciantes.com

jueves, 7 de julio de 2011

El péndulo del 2.0.

La vida funciona a tirones. Habitualmente, cuando se produce un cambio en la sociedad pasamos de un extremo a otro. Es ley de vida. Es la ley del péndulo. El término medio (el equilibrio) del que hablase Aristóteles (la medida justa, la perfección), casi nunca se produce porque la vida tiende al caos, a los extremos, al desorden... Es la continua búsqueda de ese equilibrio dinámico que nunca se da... y tal vez sea bueno, porque muchas veces la perfección puede ser la muerte... Esa ilusión por la mejora, por el crecimiento, por el avance, es lo que nos mantiene vivos.

Este caos vital se puede apreciar también con el mundo 2.0., con las redes sociales, con twitter, con facebook, con tuenti, con foursquare, con flickr... donde del mundo virtual le come cada día más terreno al mundo físico, y  se corre el peligro de olvidarse del contacto físico... En mi último libro Fast Good Management, recojo las palabras que me decía un directivo durante una conversación: "Hoy día las relaciones son cada vez más frías y menos carnales. Todo parece que empuja hacia el individualismo. Algunos soportes como internet o intranet ayudan muchísimo a una buena comunicación con gente que está en otro continente pero nos alejan de la gente que está en la oficina de al lado". Paradojas y contradiciones de la existencia.

Alguno dirá que a él le da igual todo eso de twitter, facebook, etc, sin embargo, como dijese una vez Eduardo Punset: "El sabio no es el que medita aislado del mundo sino el que interactúa con él". También Juan José Millás, en su libro Todo son preguntas (Península, 2005) escribe: "Si no te enganchas a las emociones colectivas te vas quedando fuera de la realidad y tarde o temprano te pegas un tiro". Fue Aristóteles quien sentenció: "El hombre solitario, o es una bestia, o es un dios".

Aquí va este vídeo de hace algún tiempo con mucho humor sobre ese péndulo que vivimos en el mundo 2.0.: