«Tu capacidad de aprender es tu activo más valioso, y la mejor forma de aprender es ‘aprendiendo de los mejores’» | www.aprendiendodelosmejores.es

viernes, 8 de julio de 2011

¿Por qué no te tomas un año sabático?

No es la primera vez que hablamos aquí de este tema. Muchas veces hemos dicho que "quien sólo trabaja acaba trabajando peor". El poeta húngaro Attila Jozsef decía: "Los hombres que no saben divertirse me dan miedo". Pero no es sólo una cuestión de diversión sino de perspectiva vital. Cuando uno está demasiado lejos de la acción pierde el contacto con la realidad; cuando está demasiado cerca pierde la perspectiva. Como hemos hablado otras muchas veces (ayer mismo también en el post El péndulo 2.0.) la vida es la continua búsqueda de ese equilibrio inestable o dinámico.

En algunos países es algo muy común tomarse un año sabático, no sólo entre los más jóvenes sino también entre personas con cierta. Yo no lo plantearía como una posibilidad sino como una necesidad; como una necesidad de empaparse de otras culturas, de otras metodologías, de otras formas de sacudir nuestros paradigmas, de obligarnos a desaprender, en definitiva, de conocer también la esencia de la vida y de tomar conciencia de qué es el Universo, cómo funciona y quiénes somos nosotros.

Hay una palabra clave para vivir: Conciencia; y la conciencia es un plano espiritual que te eleva por encima del material y te pemite comprender un poco mejor cómo y por qué ocurren las cosas. Consiste en elevarte a un nivel superior que te permite atar muchos cabos de la existencia. Por desgracia, el nivel de conciencia es la sociedad es muy bajo, por eso estamos tan insatisfechos; y es tan bajo porque tampoco interesa que la gente se eleve a ese plano porque entonces se correría el peligro de no poder dominar a la masa (de ello hablaremos próximamente en otro post).

El otro día Marta Romo (@martaromo) en su Homenaje a los blogueros le preguntaba cuál era el mayor aliado del hombre; y contestaba: "Creo que nuestra mente. Tenemos un potencial que todavía no conocemos". Así lo pienso yo también.

Todo esto lo cuento porque el otro día gracias a @alvarezdelinera descubría el siguiente vídeo (17 minutos) en el blog Atrévete a elegir. Era una conferencia de TED de Stefan Sagmeister que cada 7 años se toma un año sabático. Aquí van sus explicaciones de por qué lo hace y qué le aporta.

10 comentarios:

Javier Pérez Caro dijo...

Francisco, tendremos que plantearnos lo del año sabatico

UN ABRAZO

FAH dijo...

@Javier Pérez Caro. me alegro que así sea, creo que es algo fantástico y que te aporta muchos inputs vitales. Fuerte abrazo y buen verano.

Gabriel Schwartz dijo...

FAH, es interesante tu post, sólo que parece anacrónico... Hace tiempo que escucho de la crisis en España, la cantidad de parados y de los argentinos que vuelven a casa por la mala situación que se vive por esos lares. Sin embargo te preguntas e induces a descubrir los beneficios de un año sabático. Mira, soy un profesional de muy buena formación, docente de la facultad y con ingresos un tanto por arriba de la media de la población... y no podría tomarme un año sabático. Es más vivo en un país, cuya economía crece y no está en recesión, como España en este momento... y no podría tomarme un año sabático.
Creo que las economías y la crisis responden, siempre, a un exceso de consumo o un error en el destino que asignamos a nuestra energía/dinero. No parece coherente que en un país con una tasa de desempleo como la que están viviendo haya muchos que dejen de trabajar un año...

Katy dijo...

Esta genial y conozco mucha gente que lo ha hecho incluso muy cercanos a la familia hace 20 años. Y les fue bien. Mi marido tomos 2 porque se lo prorrogaron y volvio con ascenso.
Ahora no es tan sencillo primero que para hecerlo hay que tener empleo y tener cierta antiguedad en la empresa. Y tengo familia que lo ha hecho para sacerse un master y al vuelta se han encontrado con las puertas en sus narices. Las cosas no están para años sabáticos. A menos que tengas enchufe o seas un genio.
Un abrazo y feliz semana

Cruz dijo...

Me ha parecido muy interesante el post Paco, y siento discrepar con Gabriel a quien sigo desde hace tiempo y aunque suelo estar de acuerdo con muchos de sus planteamientos y me enriquecen muchas de sus reflexiones, en este caso creo que no le voy a seguir en su argumentación, no es cuestión de que exista una realidad complicada, es cuestión que el foco es uno mismo no el entorno.

El entorno favorece o quizá ayuda a ponernos al límite para actuar. Ya lo dice Mario Alonso Puig, "Sólo cambiamos en esencia cuando nos damos cuenta de las consecuencias de no hacerlo".

Lo provechoso de esta situación es que nos ha puesto a casi todos en situaciones límite, y al estar ahí es cuando verdaderamente ponemos de nuestra parte para no seguir por el mismo camino.

Si ha llegado tu momento quizá has de parar para poder pensar, planificar y continuar caminando es indiferente si se disfruta de un buen trabajo o no, todos podemos vivir situaciones complicadas de un día para otro, es simplemente que ha llegado el momento y algunos lo aprovechan para crecer y redireccionar en cambio otros esperan a que mejoren las circunstancias, cada cual hace lo que mejor intuye le irá mejor para su trayectoria.

Es más creo que incluso la realidad actual quizá nos permita y posibilite si se ha sido previsor a poder disfrutar de este tipo de tiempo de reflexión, que no tiene porqué ser cada 7 años y no tiene porqué durar un año estrictamente, hay veces que basta con que se dé simplemente un parón en la actividad.

Hablo por experiencia ya que disfruté de un periodo de reflexión que me vino estupendamente para hacer mi nuevo camino y no fué precisamente en un buen momento económico.

Lo recomendaría antes de los 45 años como un impulso necesario para afrontar el futuro.

feliz semana a tod@s

FAH dijo...

@Gabriel Schwartz. gracias x pasar. Desconozco tus circunstancias particulares (y las de otras personas), pero en la mayoría de los casos: primero, existen muchas dependencias que nos hemos ido creando y nos atan y nos podemos desprender de ellas; otra cosa es que el miedo (casi siempre para no afrontar la incertidumbre del cambio) nos domine.

Y respecto al dinero, del que todo el mundo habla en casos como éste, recomiendo leer "Mi vida sin dinero", de Heidemarie Schwermer.
http://www.elblogalternativo.com/2009/07/05/la-vida-sin-dinero-heidemarie-schwermer/

Y otro libro: "Atrapa tu sueño"
http://www.franciscoalcaide.com/2011/03/atrapa-tu-sueno.html

Abrazo.

FAH dijo...

@katy. gracias. sé que tu eres un gran viajera. Comprendo lo que dices, pero en la vida cada alternativa tiene un precio. También hay que arriesgar y no se puede siempre medir lo que uno tendrá a la vuelta y tal vez pensar más en lo que le va a suponer el camino. Vivir más hoy. Abrazo.

FAH dijo...

@Cruz. gracias. creo q lo has explicado muy bien y comparto tu planteamiento. Lo único q creo q también a partir d los 45 puede ser buen momento aunque tal vez de diferente manera. Abrazo.

Fernando dijo...

Fantástico,Paco. Acabas de dar en el clavo de mis pensamientos. Ya lo comentaremos.

Un fuerte abrazo

FAH dijo...

@fernando. gracias. jaja, ya contarás, un reto más. abrazo.

Publicar un comentario en la entrada