«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

lunes, 19 de septiembre de 2011

No es lo que dices, es lo que haces

El cine, como hemos dicho muchas veces (ver etiqueta Cine y management), es una aula de la que se pueden extraer lecciones de gran utilidad para la vida y la empresa (ver libros: Management a través del cineDirige de cine La empresa en el cine: 70 películas para la formación empresarial).

En la magnífica película, Una historia del Bronx (debut de Robert de Niro como director), Lorenzo es un humilde conductor de autobuses que se gana la vida con muchas horas de trabajo. Su hijo, Calogero, frecuenta compañías no muy recomendables, la de los mafiosos del barrio, con Sony a la cabeza. Harto de ello va a hablar con el matón para que deje al chico en paz porque no es buen ejemplo. Sony se defiende diciéndole que no le está metiendo al chico ninguna idea mala en la cabeza. Entonces Lorenzo le responde de manera contundente:

- No es lo que dices, es lo que él ve: trajes caros, coches, dinero, el ambiente....

Y es que "no se puede predicar austeridad y luego ir a hoteles de cinco estrellas", como me decía un consultor amigo. Así es. Sin embargo, ocurre muy a menudo a todo lo contrario. El gap entre discurso y realidad a veces están a años luz. Un día le preguntaba a nuestra amiga Pilar Jericó (@pilarjerico) qué era lo que más echaba de menos en la sociedad. Y me contestaba: "Más coherencia entre lo que se dice y hace".

En mi último libro Fast Good Management (@fastgoodmanagem) se recoge las palabras del Dr. House: "Es fácil creer en algo y no estar a la altura de tus creencias. O las de Dino Segre: "Ser hombre es ya por sí mismo una circunstancia atenuante". Pecados del ser humano...

Una vez también le pregunté a Ferrán Adriá qué era lo más importante cuando se está al frente de un equipo. Y me decía: "Sin lugar a dudas, dar ejemplo, lo que significa ser el primero en todo. No se puede exigir a los demás si uno no se exige en primer lugar a sí mismo".

Ejemplo, ejemplo, siempre ejemplo. "Educamos más por lo que somos y hacemos que por lo que decimos", decía el teólogo Romano Guardini. En la obra Utopía (1516) de Tomás Moro, se dice: "Si vos toleráis que vuestro pueblo esté mal educado y sus modales corruptos desde la infancia, y después los condenáis por los crímenes a los que su primitiva educación les ha abocado, se llega a la terrible conclusión de que primero los hacéis ladrones y los castigáis después".

Para acabar dos vídeos que ya hemos dejado aquí sobre la importancia del ejemplo. El primero de utilísima aplicación al mundo de la empresa: la diferencia entre tu despacho y el de tu jefe (tan común...); el segundo al de la educación: cómo los hijos copian a los padres (¿y nos quejamos?...). Aquí van:



* Hoy en Libros de Management (@librosdemanagem), una Entrevista con Helena López-Casares (@helenacasares), autora de Nadal: pasión y coraje y Equipos 10.
                                                                                                                                                               

«APRENDIENDO DE LOS MEJORES» en: | Amazon.es Casa del Libro FNAC |

Pulsa para ver| Vídeo Book-Trailer  Dossier de Prensa – Slideshare  Twitter Opina | 
                                                                                                                                                               

10 comentarios:

Pedja dijo...

Maravilloso post, enhorabuena, yo podría hablar de mucha gente que predica austeridad y va a hoteles de cinco estrellas, seremos discretos y pensaremos que tienen una eximente por ser humanos, un abrazo y enhorabuena por el post.

Katy dijo...

Super completo y didáctico tu post. Muy bien explicado e ilustrado. Hace falta esta puesta en escena para que cunda el ejemplo y la gente tome nota.
Una versión actualizada de la cita bibíca de Mateo: "Por sus obras les conoceréis" ( Mateo 7.16)
Hay que predicar con el ejemplo.
O lo que yo les decia a mis hijos:
"Obras son amores y no buenas razones"
Un abrazo y buena semana semana para ti

Fernando López Fernández dijo...

Hola Francisco:

Estupendo post. Cuando me he sorprendido a mi mismo en un renuncio me he avergonzado mucho de ello y o lo he corregido o he afrontado las consecuencias. Tendemos a fallar más que una escopeta de feria. No fallamos sólo a los demás, nos fallamos a nosotros mismos. Nuestra coherencia es limitada tanto externa como internamente. En cuanto nos descuidamos un poco "nos la trabajan". Nuestra debilidad, soberbia o miedo nos pueden llevar a la contradicción. También las circunstancias.
Hay tres niveles para mi:
1- Equilibrio entre lo que dices y haces
2- Procuras hacer lo que dices
3 - Dichos y hechos están en distinta frecuencia.

Para darle una vuelta larga.
Un abrazo

FAH dijo...

@Pedja. gracias, sir. greetings to the City. Sé que tú conoces bien ese gap del discurso-realidad. Hay ámbitos (entornos) que amplifican, sin dudas, las cosas. La cuestión es: ¿Qué haríamos nosotros en idéntica situación? Ahí la cuestión. Abrazo.

@Katy. gracias. me alegro que te haya gustado. Ya decía Franklin: "La mejor manera de decir es hacer". Es sencillo dar discursos. Terriblemente fácil. Y efectivamente: "Por sus obras los conoceréis". Abrazo.

@Fernando López Fernández. Gracias. Todos somos pecadores, la frase del Dr. House es contundente: "Es fácil creer en algo y no estar a la altura de las creencias". Todos debemos mejorar, sin dudas. Es un camino, siempre, inconcluso. Abrazo.

PazzaP dijo...

Y más acá, en el centro de uno mismo, están las incongruencias entre lo que se piensa y lo que se siente.

Ahí se gesta la disparidad entre lo que se dice y lo que se hace.

Luego está todo eso de decir de otros creyendo que uno no...

Juana dijo...

Es que se predica con el ejemplo o uno está mejor callado .... para mi que nos sobra mucha crítica a los demás y, nos falta autocrítica.

Una cosa que me pasa desde hace algunos años, es que me satura tanta crítica a los políticos, que los hemos demonizado, y tan poca crítica a nuestro comportamiento infantil, pedir sin límites.

FAH dijo...

@PazzaP. gracias x pasar. Me parece muy oportuna la distinción que haces entre pensamiento y sentimiento. Porque los sentimientos son el lenguaje del alma. Si que es cierto que cuando escuchamos más a nuestro corazón, todo fluye mucho mejor. Abrazo.

FAH dijo...

@Juana. Gracias x pasar. Totalmente de acuerdo. Vemos la cara más amable de nosotros mismos pero somos bastante miopes a la hora de apreciar nuestros límites, carencias y defectos, y además tenemos una facilidad asombrosa para verlos en los demás. Y también de acuerdo en que buscamos que nos den peces en lugar de salir a pescar... y luego nos quejamos. Abrazo.

Reme dijo...

En primer lugar darte la enhorabuena por el blog, aunque quien más está de enhorabuena soy yo por haberlo encontrado. Se lo recomendé a mi sobrino, que está estudiando Magisterio y me dijo "tía, grande Alcaide eh? me ha gustado mucho!" suscribo sus palabras.
Este post me ha gustado mucho, me ha hecho recordar algo que aprendí de pequeña, era ua especie de decálogo y se titulaba "Los niños aprenden lo que viven". Decía algo así como "si un niño es maltratado aprende a maltratar" pero también decía "si un niño vive con aplauso aprende a confiar". Los padres somos el referente de nuestro hijos, somos su ejemplo, somos los que tenemos la capacidad de dejar personas, honestas, responsables, integras y eso depende de nuestra autoridad, diferenciada de poder como capacidad de coaccionar para que otros hagan tu voluntad por tu superioridad o capacidad de fuerza.
Nuestro hijos son responsabilidad nuestra, son el futuro y si dejamos personas con capacidades positivas como he dicho, el mundo será mejor, eso es lo único que sé que puede pasar en el futuro.
Un abrazo

FAH dijo...

@Reme. gracias x pasar y x tus palabras. Me alegro q te haya gustado y que le sirva a tu sobrino. Y es cierto lo que apuntas: "El futuro está en manos de la juventud, pero la juventud está en manos de quien la forme". Abrazo.

Publicar un comentario en la entrada