«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

martes, 4 de octubre de 2011

Sócrates: la avispa ateniense

Hace ya algún tiempo escribí un artículo en Expansión y Empleo titulado: Sócrates, filósofo y coach. Aquel era un artículo resumido de una parte del capítulo que escribí para el libro Coaching directivo: desarrollando el liderazgo (Ariel, 2003), con el título: Raíces históricas del Coaching: Sócrates, Platón y Aristóteles. 

Aquel artículo (y una parte del libro) estaba dedicada a Sócrates, una figura de referencia imprescindible para todos aquellos que estén dedicados al gobierno de las organizaciones y quieran saber más sobre el ser humano. Allí decíamos, entre otras cosas: "El concepto de coaching, al igual que otros muchos términos empleados actualmente en el mundo del management, no es algo reciente, sino que cuenta con una larga historia. Tal vez sea algo relativamente novedoso en la forma, pero en el fondo, encuentra sus raíces más profundas en la civilización griega, en el Derecho y la Filosofía política romana, en la Edad Media de Santo Tomás de Aquino... y así sucesivamente a través de las distintas etapas de la historia del pensamiento".

También decíamos: "Muchos pensadores y filósofos ilustres sí se han encargado de profundizar en la razón de ser de los comportamientos humanos con el fin de dar una explicación oportuna del hombre. En muchos casos, sus especulaciones —a pesar de los años— siguen vivas entre nosotros. Es más, algunas de las aportaciones intelectuales que se presentan en la actualidad como novedosas, no son sino una copia más o menos inteligente de lo que nuestros antepasados clásicos concluyeron tiempo atrás. Por ello, beber de las reflexiones de clásicos tales como Sócrates, Platón o Aristóteles —por señalar tres referencias antropológicas fundamentales— que dedicaron gran parte de su tiempo a estudiar qué es el hombre, cómo piensa, qué le mueve..., es estar en mejores condiciones para dirigir personas".

Sócrates (470 a. C.-399 a. C.), no escribió nada y todo lo que sabe sobre él es gracias a sus discípulos, Platón y Jenofononte. Sócrates es una figura esencial del pensamiento clásico y la filosofía; y filosofía procede del griego philo (amor) y sophia (sabiduría), esto es "amor a la sabiduría". Los filósofos se dedicaban a llegar a la esencia de las cosas, y para llegar a la esencia no se puede ir con prisas ("los sabios suelen pecar de lentos", decía Gracián), y además cuando se realiza un juicio sobre cualquier cuestión hay que ser prudente, también del latín procul (lejos) vídere (ver), o lo que es lo mismo, ver lejos, anticipar escenarios y consecuencias, adelantarse.

Hoy quiero dejar este vídeo-reportaje (7 minutos) que al igual que hicimos con otro personaje fundamental del Renacimiento como Leonardo Da Vinci (ver post Si Leonardo Da Vinci levantase la cabeza) cuenta su vida. Desconocía que Sócrates era conocido como "la avispa ateniense".


* Hoy en Libros de Management (@librosdemanagem) no te pierdas la Entrevista con Enrique Alcat (@enriquealcat), uno de los principales especialistas en comunicación empresarial y autor de libros como: Influye! Todo lo que necesitas para dominar el arte de la persuasiónSeis recetas para superar la crisis o ¿Y ahora qué? Claves para gestionar una crisis ¡y salir fortalecido!

2 comentarios:

Fernando dijo...

Paco, el vídeo es magnífico. ¡Qué poco sabemos de Sócrates! ¡Y qué desapercibido ha pasado al no haber dejado obras escritas! Su analfabetismo pone de manifiesto algo que muchas veces hemos hablado: el conocimiento explícito es importante, pero el que marca la diferencia es el tácito.

Un fuerte abrazo

FAH dijo...

@Fernando. Gracias. Deberíamos leer más a los clásicos. Muchas cosas arranca de ahí... al final, antes y ahora se dirigían personas, y las personas hemos avanzado mucho x fuera y poco dentro. Las grandes cuestiones poco han variado. Abrazo.

Publicar un comentario en la entrada