«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

miércoles, 30 de noviembre de 2011

10 rasgos que distinguen a los buenos emprendedores

Después de los posts 10 rasgos que distinguen a los ganadores y 10 rasgos que distinguen a los buenos vendedores continuamos con esta serie que hoy habla de 10 rasgos que distinguen a los buenos emprendedores. De nuevo resaltamos la misma idea que días atrás: otros rasgos y cualidades podrían ser incluídos.

Aquí van esos 10 rasgos:

1. Asumen riesgo: es el rasgo que mejor define a los emprendedores, su capacidad de asumir riesgo, la valentía. Todos tenemos ideas, proyectos o planes en mente de todo tipo (el ser humano es creativo por naturaleza), la diferencia es que unos se mantienen en puerto seguro y otros sueltan amarras y navegan mar adentro; pasan del plano de las ideas al de los hechos; del de las palabras al de las acciones. De manera resumida: se lanzan. El empresario Richard Branson decía cierta vez: "Ser empresario es amar el riesgo".

2. Se diferencian: Es la primera regla para montar un negocio: qué tengo yo que no tienen los demás, cuál es tu ventaja competitiva. Puede ser lo que ofreces, cómo lo ofreces o lo que haces sentir, pero tienes que diferenciarte. Y si no tienes nada diferente no montes ninguna empresa, pierdes el tiempo. En la industria aérea las compañías que han triunfado en los últimos años son las low cost; no ofrecían nada diferente (transporte de viajeros por aire), pero su ventaja competitiva estaba en la capacidad de reducir costes para repercutirlo en el precio.

3. Forman equipo: lo hemos dicho muchas veces y lo volvemos a repetir: "Si quieres ir rápido, ve solo; si quieres llegar lejos, ve con otros". Todos tenemos taras, carencias, limitaciones, que tenemos que compensar. Quien es bueno vendiendo no suele serlo en la oficina; quien es creativo, le falta pragmatismo; y así con todo... Además, estar acompañado sirve de apoyo emocional en los momentos de dudas, fracaso, sequías… El calor humano ayuda en los momentos difíciles. Ir sólo es complicado.

4. Son austeros: No derrochan (ya hemos visto lo que ha pasado con España en los últimos años), porque saben que antes o después vendrán malas dadas y abrá que ajustarse el cinturón. Nada es eterno, ni en la vida ni en la empresa. En cierto modo, el emprendedor tiene en su cabeza la fábula de la cigarra y la hormiga, o como reza un proverbio asiático: "Cuanto más sudas en tiempos de paz, menos sangras en tiempos de guerra". Nunca hay que perder los pies del suelo.

5. Se orientan al resultado: quien ha montado una empresa sabe que el examen final pasa por la ecuación "ingresos menos gastos". O como se dice coloquialmente: "lo que no son cuentas son cuentos". Un negocio que no da dinero no es un negocio. Tiene que cubrir los costes y dejar la rentabilidad con la que uno esté a gusto, de otro modo es mejor buscar alternativas.

6. No se acomodan: siempre están dándoles vueltas a la cabeza a cómo mejorar su negocio, sus productos, sus canales de comercialización… A menudo la calidad supone una barrera de entrada importante para los competidores. La autocomplacencia y el aburguesamiento son peligrosísimos en cualquier negocio. Como dice Fernández Aguado en 1010 consejos para emprendedores, "quien siempre vende lo mismo y de la misma manera acaba por dejar de hacerlo". Es bastante cierto en la mayoría de los negocios.

7. Saben gestionar presión: trabajar por cuenta propia no es igual que hacerlo por cuenta ajena. En el primer caso, todo (o casi todo) el peso del negocio recae sobre uno y eso se nota. Uno vive para su negocio, y conviene evaluar, antes de lanzarse, si le compensa o no. En esta vida cada alternativa tiene un precio, y uno debe ponderar si le merece la pena. Cuando uno trabaja para terceros, siempre hay gente por encima que tiene mayor responsabilidad. Eso no suele ocurrir cuando se emprende.

8. Son pacientes: nadie quita el candado, abre la puerta y los clientes están fuera como locos para entrar. No. Darse a conocer y hacerse un nombre lleva su tiempo. Casi siempre hay mucha gente llamando a las mismas casas. No obstante, si lo que ofreces de verdad aporta valor y tiene un rasgo diferencial, trabaja la venta, el aspecto comercial, y los resultados acabarán llegando. En la sociedad del siglo XXI –la sociedad de la inmediatez– existe demasiada prisa por alcanzar resultados y eso es ir contra natura. Lo dijo Santa Teresa de Jesús: "La paciencia todo lo alcanza".

9. Tienen visión de futuro: el emprendedor tiene que tener sensiblidad para leer el mercado, entre líneas, descifrar tendencias, olfato para saber por dónde van los tiros, de otro modo puede quedarse en "fuera de juego". Y cuidado con los números, porque las cuentas hablan del pasado; es decir, los resultados de hoy son consecuencia de decisiones pasadas. Hay que saber ver la jugada de manera anticipada. Hoy día el mundo 2.0. da mucha información, si se sabe digerir, hacia dónde encaminar los pasos.

10. Cuidan las relaciones: A menudo se prefiere un éxito pequeño pero propio a un éxito grande colectivo. Eso es un grave error. Los buenos emprendedores saben que los acuerdos comerciales, las alianzas y otro tipo de uniones te ayudan a crecer, a ser más fuerte, a tener más visibilidad... No se trata de crecer por crecer, eso sería un grave error, pero sí en ir consolidándose, en tener masa crítica en el mercado. Piensan cómo estar en foros, congresos, ferias, redes sociales, asociaciones... Trabajan el mundo de las Relaciones Públicas. Están en la cabeza de la gente. A menudo la gente llama a quien tiene más a mano y ellos facilitan que el coste de búsqueda sea pequeño. Además, por muy bueno que sea un profesional en lo suyo, la gente no quiere tratar con gente insoportable. Se prefiere la confianza y la cercanía a la hora de emprender vuelos juntos.

Creo que te puede gustar leer también el post ¿Cómo es emprender en España? y Una simple formalidad administrativa (un vídeo de Asterix y Obelix) y si te interesa el mundo de los Emprendedores y Creación de empresas en el siguiente link tienes una Bibliografía amplia sobre el tema donde encontrarás muchos libros sobre ello.
                                                                                                                                                 

«APRENDIENDO DE LOS MEJORES» en: | Amazon.es Casa del Libro FNAC |

Pulsa para ver| Vídeo Book-Trailer  Dossier de Prensa – Twitter Opina | 
                                                                                                                                                 

4 comentarios:

JLMON dijo...

Quizás el que aparecieran términos como sentido estratégico enriquecería.
Un saludo

FAH dijo...

@JLMON. gracias por pasar. Sí estoy de acuerdo contigo. El sentido estratégico es importante, en torno a ello, se debe montar la construcción del proyecto. Me parece muy oportuno. Abrazo.

LSCA CESAR COSSIO CORONADO dijo...

Muy enriquecedor y motivante. Saludos y muchas gracias por las aportaciones.

LSCA CESAR COSSIO CORONADO dijo...

Muy enriquecedor y motivante. Saludos y muchas gracias por las aportaciones.

Publicar un comentario en la entrada