«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

martes, 14 de febrero de 2012

El lenguaje del Universo

La Conciencia es aquel estado que permite saber por qué ocurren las cosas. Es un estado que permite elevarse a un nivel superior que sirve para entender el juego del Universo. Sólo si se es consciente de que algo es real puede llegar a ser real. La Conciencia nos dice que estamos vivos, que respiramos, que estamos alegres o tristes... Por desgracia, en cuanto al lenguaje del Universo y su funcionamiento, el nivel de Conciencia es muy bajo, y por eso estamos tan desconectados de nosotros mismos, y por eso, abunda la insatisfacción y la infelicidad.

Se puede hablar largo y tendido sobre ello. Algunos autores que han profundizado mucho sobre el tema son Wayne W. Dyer con obras como El poder de la intención o  Inspiración: encuentra tu verdadera esencia; también Louise Hay con Usted puede sanar su vida; el doctor Bruce Lipton con La biología de la creencia; o Anthony Robbins con Controle su destinoPoder sin límites o Despertando al gigante interior; o T. Harv Ecker con Los secretos de la mente millonaria: cómo dominar el juego interior de la riqueza; o Eckhart Tolle con El poder del ahora o Todos los seres vivos somos uno; o Deepak Chopra con Las 7 leyes espirituales del éxito o Cuerpos sin edad, mentes sin tiempo (y también ver post Las 10 claves vitales de Deepak Chopra).

Aquí van sólo algunas breves reflexiones sobre el funcionamiento del Universo y su lenguaje. Si aceptas las reglas del Universo, te irá bien; si intentas imponer las tuyas, te frustarás.:

El Universo refleja en todo momento lo que tú irradias. Es un autorretrato de ti mismo.

– El Universo es en todo momento la manifestación de la conciencia colectiva de la Humanidad.

– El Universo es en todo momento lo que nosotros hemos decidido que sea con nuestra forma de pensar, sentir y actuar.

– En esta vida, todo es energía (positiva o negativa), y p
ensamientos, sentimientos, palabras y comportamientos son energía vibratoria.

El éxito (en el amor, trabajo, dinero...) no es algo que consigues o persigues sino algo que atraes por la persona en que te conviertes cada día.

La Ley de Atracción no responde a lo que quieres o no quieres, sino a lo que te concentras. En lo que te concentras, se expande.

La mayoría de las personas en lugar de concentrarse en lo que quieren (gusta) se concentran en lo que no quieren (no gusta).

La rapidez a la que se manifiesta la Ley de la Atracción tiene mucho que ver con cuánto tú lo permites, con tu grado de resistencia a que ocurra.

– Todo lo que necesitas, ya lo tienes, sólo tienes que buscar dentro de ti. Tu vida (mundo exterior) no es más que un reflejo de tu mundo interior. O dicho de otra manera: "Aunque nada cambie, si yo cambio, todo cambia".

Todo lo que no fluye es producto de nuestra resistencia... y a lo que resistes, persiste.

– Por el contrario, todo lo que se crea y hace sin esfuerzo (fluyendo) es que nace del alma.

"Todos piensan que lo principal del árbol es el fruto, pero en realidad es la semilla" (Nietzsche).

"La vida es como un espejo: si sonrío el espejo me devuelve la sonrisa". Son palabras de Ghandi.

"Cualquier cosa que creas que el mundo no te está dando es porque tú no se la estás dando al mundo; y no lo das porque piensas que eres pequeño y no tienes nada que dar; intenta lo siguiente: cualquier cosa que creas que los demás no te están dando, intenta darlo tú a los demás. La práctica es dar lo que quieres recibir. La abundancia nace de ti" (Eckhart Tolle).

Tu calidad de vida depende en gran medida de la calidad de tus pensamientos. Como apuntaba Napoleon Hill: "Los pensamientos predominantes magnetizan nuestro cerebro, y aunque nadie sabe bien cómo, esos imanes atraen hacia nosotros, fuezas, gente y circunstancias vitales acordes a esos pensamientos predominantes".

Tu mente influye en tu bienestar y tu bienestar influye en tu mente. Modificando la frase de W. James: El pájaro canta porque está feliz, pero también está feliz porque canta... Ambas parcelas se retroalimentan, por eso, hay que hacer dieta física (nutrición y deporte) y también dieta emocional (cuidar pensamientos y emociones).

La enfermedad es un conflicto entre la personalidad y el alma; entre la vida que llevas y tu esencia, lo que eres.

– La enfermedad (de cualquier tipo) es un síntoma, un indicador de que algo no va bien con tu vida, que estás desconectado de ti mismo. El cuerpo susurra, dice o grita, lo que la mente no puede comprender.

– En cierto modo, tu estado de salud es una decisión personal que autogeneras con tus pensamientos, sentimientos y comportamientos...

– Te daré un dato: 1 minuto entretenido en un pensamiento negativo deja tocado 6 horas el sistema inmunitario, que nuestro sistema de defensa frente a virus, bacterias y tumores.

– A menudo, lo que más odias es lo que más niegas de ti mismo... algo con lo que no sintonizas y tienes que resolver...

"El pensamiento no es más que un claro en medio de la noche, pero ese claro lo es todo" (Henri Poincare). Tus pensamientos pueden ser una maldición o una bendición; o te encumbran o te hunden.

Para que te ocurra lo que quieres debe haber una coherencia entre: Deseo (Quiero) + Convicción (Creo) + Autoaceptación (Me lo merezco). Hay gente que Desea, pero no Cree; o Desea y Cree, pero no lo Acepta, considera que no se lo merece...

– El Deseo (Quiero), cuanto más concreto, más específico, más claro, mejor... La claridad es fuerza. Cuanto más específicos tenemos nuestros objetivos, más sencillo alinear recursos y capacidades (propios y de terceros) para conseguirlo y que ocurra. Los planes de acción se materializan de manera más fácil. La mayoría de la gente no sabe lo que quieren (sólo lo que no quieren) o lo expresan de manera muy difusa.

– Si a alguien se le deja en cualquier lugar del mundo sin dinero y se le dice que tiene que regresar a España, acabará llegando, porque su objetivo es muy claro y nítido. Tardará más o menos, pero todas sus fuerzas y foco están orientados a una meta totalmente precisa. Si tú no sabes lo que quieres, el Universo no puede poner en tu camino a las personas y circunstancias precisas para que ocurra. Aclárate, ponte en camino y el Universo proveerá todo lo que necesites. 

– La Convicción (Creo) es la segunda derivada. Si deseas algo, pero no te lo crees, no conseguirás nada. Si lo ves como un "imposible", la energía que transmites es muy débil. Dicho en 2 palabras: Querer no es poder; creer es poder.

– La Autoaceptación (Merezco) tiene que ver con el miedo al éxito. Si Deseas algo, Crees que es posible, pero te da miedo lograrlo... tampoco conseguirás nada. Hay gente que piensa: si tengo éxito, llamaré la atención, generaré envidias, irán a por mí...

Y un cuarto factor a tener en cuenta es el Compromiso (Implicación). La vida exige compromiso, pero no un compromiso vago, sino pleno, total, verdadero con lo que quieres lograr... Y eso se nota en los ojos, en la mirada...

– Ojo: compromiso no es lo que dices que quieres, sino lo que quieres de verdad, en lo más profundo de ti, ese anhelo con el que sintonizas. Con mucha frecuencia nos engañamos a nosotros mismos, y decimos que queremos ciertas cosas fruto de las presiones sociales, pero que en realidad no queremos.

Cuando el Universo percibe que estás comprometido de verdad, entonces manda señales (personas, recursos, posibilidades...) para que puedas materializar tus deseos. Cada cosa aparecerá en su momento. La sincronicidad es una colaboración del Universo y nosotros.

Si intentas jugar con dos barajas, el Universo se da cuenta... Tienes que comprometerte, con lo que quieras, pero comprométete como si fuera tu vida en ello. Las medias tintas y vaguedades no gustan al Universo.

W.H.Murray en La expedición escocesa al Himalaya apunta: "Hasta que uno no se compromete, esta presente la reserva, la posibilidad de echarse atrás, la eterna inoperancia. Hay una verdad esencial que concierne a todas las iniciativas y creaciones, y pasarla por alto desbarata incontables ideas y espléndidos planes; en el momento que uno se compromete definitivamente, la providencia también se pone en marcha, y de pronto todo parece favorable sin que haya explicación. Esa decisión pone en marcha una serie de imprevistos que pone en nuestro camino todo tiepo de incidentes y encuentros, así como ayuda material que nunca nos habríamos atrevido a soñar".

Con el compromiso la energía vibratoria de pensamientos, sentimientos y palabras, se intensifican y cobran fuerza. "Cuando deseas algo de verdad, todo el Universo conspira para que lo hagas realidad" (Paulo Coelho, El Alquimista).

– Nadie que ha querido algo de verdad y se ha comprometido con ello, lo ha dejado de conseguir. De hecho todo lo que existe en el mundo físico (avión, teléfono, radio...) es porque alguien lo imagino, lo deseo profundamente y se comprometió a hacerlo realidad. Todo lo que no existe todavía, es porque nadie lo ha deseado (o comprometido) lo suficiente.

El compromiso es como lanzar un mensaje al Universo que dice: quiero esto, ¿me ayudas en su consecución?

No somos observadores de la realidad, sino creadores de la realidad. En lo que nos concentramos (positivo o negativo), acaba manifestándose: bondad llama a bondad, dinero a dinero, alegría a alegría... Lo que das, te lo das...

La realidad no es algo que está ahí fuera, que percibimos y sacamos conclusiones; es al revés: nuestras creencias determinan nuestras percepciones que crean la realidad. Un cambio de paradigma de 180 grados.

– Somos adictos a nuestras creencias. Y la función de la mente no es descubrir la verdad, sino crear coherencia entre nuestras creencias y la realidad. Tus creencias determinan la realidad.

– Las creencias están incrustadas en el Inconsciente; y el Inconsciente no duda, no emite juicios de si algo está bien o mal, simplemente ejecuta órdenes. Es un software que responde fielmente a lo que allí se ha instalado. Lo acepta tal y como allí se grabó (en los 6 primeros años de vida a través del modelo verbal -lo que nos dijeron- y el modelo visual -lo que vimos-).

– "No existen personas sin recursos, sino estados emocionales sin recursos" (Anthony Robbins).

La realidad, como tal, no existe, la creamos continuamente con nuestra energía: pensamientos, sentimientos, palabras y comportamientos.

Los sentimientos es el auténtico lenguaje del Universo, a lo que éste responde. Si albergas sentimientos de odio, rencor, envidia e ira, eso mismo atraerás hacia ti. Lo que alimentas, se expande.

Las palabras son un reflejo de tus sentimientos, y el lenguaje crea la realidad; las palabras (buenas o malas) son transformadoras. Si vas a decir algo negativo (el mundo no merece la pena, es una mierda, etc), guárdatelo, porque estás enviando al Universo energía negativa.

– Puedes saber si una persona es feliz o no atendiendo a su diálogo; a su lenguaje; al tono de sus palabras. Una persona feliz no se dedica a criticar, maldecir al mundo, a rajar continuamente... de todo y todos. Las quejas y culpas son con frecuencia un síntoma de desconexión interior.

La distancia (desconexión o conexión) que existe entre tú y los demás es la misma que existe contigo mismo.

Los demás te tratan como tú te ves a ti mismo. Si no te gustas, es difícil que gustes a los demás. Con tu actitud, atraes o alejas.

La vida es como el eco: si no te gusta lo que recibes, presta ateción a lo que emites.

Tu falta de resultados (laborales, en el amor, con el dinero...) son producto de tu falta de autoestima: no me lo merezco, no soy capaz, no estoy capacitado, etc.

Para el Universo nada es mucho ni poco. No existen límites; y todo ocurre sin esfuerzo: la hierba no intenta crecer, crece...

La plenitud y la armonía es el estado natural del Universo.

– "La generosidad es un egoísmo inteligente" (Aristóteles)... O dicho de otra manera: "Si dedicas tiempo y atención a beneficiar al máximo a los demás, puedes descansar tranquilo, porque el Universo no dejará de apoyarte justo cuando lo necesitas" (R.Buckminster Fuller).

– La vida es como un boomerang: lo que siembras, recoges: ¿Si siembras mazanas recoges peras? No ¿Si siembras fresas recoges tomates? No. Pues si siembras, vientos, recoges tempestades; si siembras odio, rencor, ira, eso mismo recogerás.

– Existe una inteligencia superior que ordena el Universo que te ayuda y apoya si tienes Fe y confías en él. Lo decía Einstein: "La única decisión importante que tenemos que tomar en nuestra vida es considerar al Universo como un lugar amistoso u hostil".

– La vida (el Universo) es como una carretera de coches con señales de tráfico: siempre te da indicaciones sobre cómo actuar pero tú decides si las sigues o no, si las haces caso o no. Tú eres el creador de tu realidad.

– Tu grado de conexión con la vida tiene mucho que ver con el grado de conexión que tienes contigo mismo. Presta atención a tus sentimientos más habituales: ¿Sientes a menudo alegría, bondad, generosidad, gratitud... o por el contrario, tus sentimientos son de odio, rencor, ira, enfado, resistencia...?

– Existe una energía que nos une a todos y a todo. Todos somos la misma cosa. Todos somos uno y uno todos, tanto entre personas como el resto de criaturas que existen en el Universo. Wyland decía: "Después de haber mirado a los ojos a una ballena tu vida no vuelve a ser la misma".

– Los animales hablan, las plantas hablan, el mar habla, el viento habla, las cosas hablan... pero no utilizan el lenguaje de la palabra.

– Existe un lenguaje más allá de las palabras, que no puede ni verse ni tocarse, pero que uno puede percibir y sentir que comunica todo y a todos. Es un lenguaje no explícito, invisible, pero palpable.

– Que los animales, las plantas y la naturaleza transmiten energía, nadie lo pone en duda; pero también las cosas tienen energía. ¿No hay un determinado pantalón/chaqueta que te pones y te sientes mejor contigo mismo? ¿No hay un rincón de tu casa en el que te sientes más a gusto y más proclive a crear? ¿No hay un restaurante, lounge u hotel que cuando acudes te carga de energía? Todo es energía.

– "De igual forma que todos los seres conciernen a Dios, todos los seres nos conciernen también a nosotros". Becoming like God: Kabbalah and Our ultimate Destiny.

– "Hay una manera de vivir en el mundo que no es del mundo, aunque parezca serlo. No cambias de apariencia, aunque sí sonríes mucho más que a menudo. Tu frente se mantiene serena; tus ojos están tranquilos (...) Caminas por esta senda tal como otros lo hacen, mas no pareces ser distinto de ellos, aunque ciertamente lo eres. Por lo tanto, puedes ayudarlos al mismo tiempo que te ayudas a ti mismo". Un curso de milagros.

– Cuando armonizamos y conectamos con el lenguaje del Universo, estamos más cerca de la felicidad.

– La mayoría de la gente no es feliz porque casi siempre actuamos por EGO, y confundimos lo que somos, con lo que tenemos (dinero), hacemos (trabajo) o valemos (reputación).

Tu mayor enemigo es siempre tu EGO.

– El miedo siempre es producto del EGO. Cuando se domina el EGO, el miedo desaparece.

– Cuando estamos conectados, estamos inspirados, y todo nuestro talento y potencial fluye. A medida que estás mejor, haces menos y consigues más. Es un estado de flow en el que tú y el Universo (todo es lo mismo) sois uno sólo.

– Estar en flow, es estar plenamente identificados con el momento presente: aquí y ahora. Son esos momentos o chispazos mágicos que todos expermientamos de vez en cuando, en el que toda la atención y la energía se concentran en ese momento. No hay margen para el pasado, ni para el futuro. Y es que o es ahora o no es.

– Cuando estamos desconectados, ocurre todo lo contrario: todo son resistencias y obstáculos, y alimentamos más emociones negativas, y en lo que nos concentramos, atraemos.

– No lo olvides: el perdón es un regalo que te das a ti mismo; porque cuando no perdonas, alimentas emociones de ira, odio, rencor, venganza... Y eso mismo atraes a tu vida.

– ¿Cómo saber si estamos conectados o desconectados? Prestando atención a nuestros sentimientos: cuando te sientes bien, estás conectado; cuando te sientes mal, estás desconectado. Y recuerda, no es lo de fuera lo que te causa tu malestar, sino tu interior quien crea lo exterior. No culpes a nadie.

– Quien te enfada, te domina. Alguien te puede atacar, pero sólo de ti depende cómo reaccionas. Cuando alguien es capaz de enfadarte es que actúas movido por tu EGO: han herido tu orgullo, tu reputación, tu valia... que en el fondo es decir que la opinión que tienen los demás de ti te importa más que la que tienes tú de ti mismo. Nadie te puede enojar sin tu consentimiento. Es una decisión personal.

– La gente no es consciente de su potencial porque piensan que la realidad (mundo exterior) es algo producto de las circunstancias sobre lo que no pueden influir. Las cosas no ocurren, hacemos que ocurran, ya sea a u nivel consciente o inconsciente.

– No existen límites; los límites son producto de nuestras creencias. ¿Sabes por qué a la Física Cuántica se la conoce como la Física de las infinitas posibilidades?

– Si tienes escasez en tu vida (de dinero, de amor, de trabajo...) es que existe un conflicto interno entre tus deseos y tus creencias; entre lo que quieres y lo que eres.

– En el conflicto entre lo que quieres conscientemente (deseos) y lo que eres inconscientemente (creencias), siempre triunfa el inconsciente. ¿Por qué mucha gente quiere dejar de fumar y no puede? ¿O cumplir dieta y no pueden? Una cosa es lo que manifiestan que quieren (Consciente) y otra lo que quieren realmente (Inconsciente).

– La resolución de esos conflictos sólo es posible re-programando tus creencias.

– Por mucho que te haya contado: puedes trabajar muy duro y no conseguir nada. No se trata de dejarte la piel, sino de ser un imán que atraes las cosas, de crear las circunstancias favorables para que las cosas ocurran. Es un tema de actitud mental adecuada.

– Desde una actitud falta de autoestima basada en lo negativo, en el derrotismo, en el pesimismo, en lo imposible... no atraeras cosas grande.

– El hoy es el resultado del pasado. Como decía Steve Jobs: "Todo tiene una explicación de lo que hoy eres, y tú eres el causante. Si echas para atrás, encontrarás cómo esos hilos se van hilvanando". Esto no es fácil de aceptar, pero si lo haces, cambiará tu vida

– Pero tu pasado no es tu futuro; tu presente es tu futuro. Las puertas del cambio y de la felicidad siempre están abiertas.

– Todo el mundo tiene una vida de acuerdo a su nivel de expectativas, ya sean expansivas o limitantes. Si crees que algo es mucho, lo es. No es casualidad la frase de Henry Ford tan repetida: "Tanto si piensas que puedes como si piensas que no puedes, estás en lo cierto".

– El Universo tiene sus reglas de funcionamiento: si las aceptas, te va bien; si intentas imponer las tuyas, te frustras. Y ya sabes, los caminos de la frustración son dos: depresión o violencia.

– Uno de los grandes pecados que cometemos es intentar explicar el Universo desde la Razón; razonar siempre parte de unas creencias, y éstas pueden ser erróneas.

– Para entender el Universo hay que pensar menos y sentir más. Los sentimientos son el lenguaje del Universo.

– La gratitud es la primera ley que explica el funcionamiento del Universo. Es imposible que te ocurra nada bueno si no eres agradecido. Cicerón lo expresó así: "La gratitd no es sólo la mayor de las virtudes, sino la madre de todas las demás".

– Existe una ley que lo explica todo: el Amor. Arthur Rubinstein, pianista polaco, decía: "Ama la vida y ella te corresponderá"; Herman Hesse apuntaba: "La felicidad es el amor"; y San Agustín: "Ama y haz lo que quieras"; Corneille sentenciaba: "No hay nada imposible para quien sabe amar"; Omnia vincit amor (El amor lo vence todo). En definitiva, el hombre es Amor en acción.

– ¿Sabes que es lo contrario al Amor? El miedo...  Y ese es uno de los grandes problemas de la vida: tenemos demasiado miedo. Cuando confías y tienes Fe, el miedo desaparece.

Te sugiero leer El éxito está en nuestras mentes, una entrevista con Bob Proctor; y también alguna serie de Documentales y Películas de Cine Espiritual.

* * * * * * * * *


7 comentarios:

Fernando López Fernández dijo...

Fantástico Francisco. Esto si que es leer la vida. Muchas ideas las aplicaré en la reunión anual de la compañía. No sólo hay que pensar en números, objetivos, productos, operativas, servicios...

Muchas gracias y un abrazo

Olguis dijo...

Gracias gracias gracias. Perfecto resumen, lo guardo como un tesoro.

FAH dijo...

@Fernando López Fernández. Gracias, me alegro que te haya gustado y, sobre todo, que te parezca útil. Sólo tenemos una responsabilidad, ser felices, aunque a menudo buscamos en lugares equivocados. Abrazo.

FAH dijo...

@Olguis. gracias por pasar. me alegro que te haya gustado. y es bueno refrescar (regar) a menudo ciertas cosas porque se olvidan. Los mensajes que recibimos son totalmente contrarios muchas veces a nuestra esencia. Abrazo.

constanza dijo...

Si intentas jugar con dos barajas, el Universo se da cuenta... Tienes que comprometerte, con lo que quieras, pero comprométete como si fuera tu vida en ello. Las medias tintas y vaguedades no gustan al Universo.

Y SI AMAS DOS COSAS¿ O SI NO SABES BIEN QUE ES LO QUE AMAS?

FAH dijo...

@Constanza. Gracias por pasar... Si no sabes bien lo que amas, sigue buscando... Y si amas 2 cosas tendrás que optar por una... Eso fue lo que le ocurrió a Rafa Nadal en un momento de su vida, tuvo que optar entre fútbol o tenis, y decidió el tenis; de otro modo tus energías están dispersas, y para conseguir resultados verdaderos se requiere poner toda la energía en "algo". Un abrazo.

joan campos dijo...

Excelente explicación Felicidades.

Publicar un comentario en la entrada