«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

jueves, 2 de febrero de 2012

La humilde chulería

Ser humilde vende. Y lo contrario (la prepotencia), produce rechazo (mucho rechazo). De hecho es una de las cosas que más rechazo produce, porque en el fondo, cualquier forma de prepotencia implica situarse por encima del interlocutor, decirle que está un peldaño debajo... y eso no nos gusta a nadie.

Pero dicho esto, yo siempre he preferido la vanidad sincera a la humildad fingida, aunque prevalece lo contrario. Esto es, como ser humilde vende, hay mucha gente que va de humilde pero que en realidad no lo es. Intentan dar esa sensación de tipo majete, pero se nota. Porque lo que no eres se suele notar casi siempre. Fingir es luchar contra tu ser, y claro, lo que se es (arraigado en el inconsciente) en lucha por lo que se quiere ser (la parte consciente), suele ganar el primero.

Así, hay gente que en twitter dice un domingo: con el día tan estupendo que hace, pero hoy me toca trabajar (en el fondo han dejado claro lo que piensan: soy guay porque tengo mucho trabajo); otros dícen: es una faena, no paro de viajar por trabajo (en el fondo piensan: soy guay porque viajo y soy importante)... No siempre es así, pero bastante a menudo ocurre... Y tranquilos, que nadie se sienta señalado, todos pecamos...

Y cuento todo esto, porque hoy he recordado un excelente artículo de John Carlin, autor entre otros libros de Rafa: mi historia, que lleva por tíulo: La humilde chulería, y que viene a tratar este tema. Consiste en decir lo contrario de lo que se intenta aparentar. Abunda mucho. Merece la pena leerlo. Dice así:

De viaje en Nueva York, me encuentro con una nueva definición de un antiguo fenómeno social. The humble brag: la humilde chulería. El tono o el contexto son humildes. Uno aparentemente se está menospreciando, o quejándose de la malicia del destino. Pero el objetivo real es chulear: lanzar un mensaje que provoque envidia o admiración. Ejemplos:

– ¡Hice el ridículo total! Viajé en primera pero el vuelo a las Seychelles llegó con dos horas de retraso.

– ¡Qué agobio! Conseguimos un palco para la final de Wimbledon pero los canapés en la sala VIP, un asco.

– Mi hija de 10 años es la mejor de la clase pero me tiene preocupado: se pasa las vacaciones leyendo a Dostoievski.

– Marqué cuatro goles pero no hubiera sido posible sin el apoyo de mis compañeros.

– El servicio de limpieza de habitaciones en el hotel Sofitel de Manhattan, lamentable.

Caer en la humilde chulería es mentirse a uno mismo. Uno necesita que el meollo presumido de la cuestión no pase inadvertido, pero quiere creer que al agregar el matiz, al echarle ese toquecito de autodesprecio, uno acaba cayendo supersimpático. Soy un campeón, pero sigo siendo un tipo cualquiera.

La verdad, claro, es que al interlocutor no le engañas. La respuesta infalible al chulo humilde es "¡Qué cretino! Me echa en cara su estatus superior, me hace sentirme pequeño, y encima pretende que le padezca sus desgracias".

Lo peor es que todos hemos sucumbido en algún momento a esta doble idiotez. El fanfarroneo es un impulso infantil que coge fuerza durante la adolescencia, que se diluye con el tiempo -al darnos cuenta de que genera rechazo-, pero que nunca desaparece del todo. Por eso buscamos fórmulas menos inaceptables para comunicar lo mismo. Lo ideal, como bromeaba mi padre, es hacer algo espléndido o generoso sin decir nada, pero que al final la gente se entere por otros medios. "¿Sabes que fulano contribuye con 50 euros cada mes a Médicos sin Fronteras pero nunca lo ha contado? ¡Qué tipo más majo!".

Pero pocos tenemos la paciencia o la modestia para esperar meses o años hasta que nuestra grandeza se descubra. Caemos en la tentación, y demasiadas veces hacemos doblemente el tonto al recurrir a la humilde chulería. Yo mismo no he podido reprimir contar en la primera línea de esta columna que he estado de viaje en Nueva York. Pero, créanme, hacía un calor insoportable, pegajoso, y dos capuchinos en el hotel Pierre de la Quinta Avenida me costaron 24 dólares, y...

* Hoy en Libros de Management (@librosdemanagem) puedes echar un vistazo a una la Reseña de "Animaladas", lecciones del mundo animal aplicables a la gestión empresarial.
                                                                                                                                                 

Conoce mi nuevo libro «FAST GOOD MANAGEMENT» / http://www.fastgoodmanagement.com/

3 comentarios:

Nacho Muñoz dijo...

Me ha encantado. Cuando se etiquetan las cosas, en este caso "la humilde chulería", se comprenden mucho mejor.
Todos debemos estar prevenidos de ella porque, como dices, es una tendencia natural que es preciso dominar.
Gracias, siempre, por compatir.

FAH dijo...

@Nacho Muñoz. Gracias, Nacho, por pasar y participar... Me alegra que te haya gustado... Sí todos somos humanos, y pecamos. Como decía John Donne, "ser hombre es ya, por sí mismo, una circunstancia atenuante". Abrazo.

JLMON dijo...

Hola FAH
Me gusta esto de la humilde chuleria...Puff!! El problema es que mientras que en USA, GB o Alemania me encuentro con humildes chulos que lo hacen con una elegancia congenita, aquí abunda el reventado que perdona la vida.
Cuidate

Publicar un comentario en la entrada