«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

jueves, 16 de febrero de 2012

No basta querer, hay que creer

En el post de ayer, El lenguaje del Universo, hablábamos de cómo para conseguir objetivos se necesitaba una coherencia entre 4 variables:

1. Deseo (Lo quiero)
2. Convicción (Creo que es posible).
3. Aceptación (Me lo merezco).
4. Compromiso (Lo doy todo).

Hoy me quiero detener en la segunda y tercera de ellas: la Convicción y Aceptación; esto es, las Creencias. Si Deseas algo, pero no te Crees que es posible o que no te lo Mereces, con toda seguridad no lo conseguirás. Tu fuerza, consciente e inconsciente es muy débil. Lo repetimos otra vez: tus frutos (resultados) son producto de tus semillas (creencias).

Hemos sobrevalorado la voluntad. La voluntad es importante, sin dudas, pero hay algo previo a ella: las Creencias (posibilitadoras o limitantes) que se instalan en nuestro Inconsciente entre los 0 y 6 años a través de 2 vías: lo que nos dicen (modelo verbal) y lo que vemos (modelo visual).

Te contaré algo y que lo escribo con más detalle en mi libro Aprendiendo de los mejores (Alienta, 7ª edición). Científicos estadounidenses llevaron a cabo un estudio con una serie de niños para saber qué oían exactamente al cabo de un día. Colocaron micrófonos detrás de las orejas de los pequeños y lo grabaron todo durante 24 horas. Con los datos que obtuvieron descubrieron que un niño desde que nace hasta que cumple los 8 años de edad oye más de 100.000 veces la palabra «No»: «¡No hagas eso!», «¡No pongas el dedo ahí!», «¡No vayas por allí!»... Y otro dato llamativo: un niño por cada elogio recibe nueve reprimendas.

Como dice Alejandro Jodorowsky, "no es lo mismo decirle a un niño: ve al baño y lávate las manos que es muy bonito tenerlas limpias; que ve al baño y lávate las manos que es muy feo tenerlas sucias". Muchas limitaciones son producto de los mensajes negativos que hemos ido absorbiendo de nuestro entorno (represor y asfixiante) y que nos hacen la vida cuesta arriba.

Las Creencias son un software que se ejecuta automáticamente, fielmente; como cuando en Word das a la tecla ENTER del ordenador y salta de línea; es así, porque el programador así lo ha configurado. Si el programador hubiese establecido que al dar al ENTER escribiese en rojo, lo haría, pero no es lo que se ha configurado. El ENTER no juzga si hacer eso (saltar de línea) es bueno o malo, justo o injusto, cierto o incierto... simplemente reproduce órdenes.

Con nuestro software (Inconsciente = Creencias) es igual. Lo que se ha instalado allí no juzga si algo es cierto o no, ni si es bueno o no, ni si es justo o injusto... simplemente ejecuta la orden establecida rigurosamente. Somos esclavos de nuestras Creencias.

Si tus Creencias son de escasez, pobres, poco ambiciosas en cualquier ámbito (dinero, empleo, amor...) porque así te lo han hecho creer... es muy difícil que consigas tus Deseos. Ya hemos dicho aquí que la falta de resultados es a menudo producto de la falta de autoestima: no soy capaz, no voy a poder, no me lo merezco, etc... Casi todo el mundo alcanza resultados acordes a su nivel de expectativas (pero expectativas inconscientes, no las que manifestamos conscientemente). Para alcanzar metas, no basta quererlas sino hay que creérselas. Querer no es poder; creer es poder.

Ya hicimos referencia en otra ocasión al caso de la pulga. Coloque una pulga dentro de un frasco y tápelo. En ese momento la pulga empieza a saltar, pero como el frasco está cerrado, no puede salir. Tras varios intentos frustrados, llega un momento en que decide pararse definitivamente: ha llegado a la conclusión de que es imposible escapar. En ese momento, usted puede quitar la tapa del frasco que la pulga no intentará salir jamás. Si lo intentase, lo conseguiría, pero ha quedado programada para creer que no tiene salida.

En el mundo del circo, con el adiestramiento de los elefantes, sucede algo parecido. Cuando el animal acaba de nacer, se le ata la pata a un árbol. Como es demasiado pequeño, intenta soltarse pero su falta de fuerza se lo impide. Después de varios intentos, desiste. Ya adulto, en el circo, cuando el domador ata la pata del animal a un taburete, el elefante permanece quieto y no intenta huir. Si lo hiciese se llevaría todo por delante, sin embargo, asocia la cuerda a la ausencia de escapatoria y no se mueve.

Hay gente que trabaja muy duro, se deja la piel, pero sus resultados son pobres. Si tus deseos (verdaderos) son unos, y tus resultados son otros, es que probablemente existe un conflicto entre lo que quieres (conscientemente) y lo que crees (inconscientemente). Y ahí triunfa este último. Hay Creencias que te empujan para arriba y otras te tiran para abajo.

Para que te hagas una idea del impacto de las creencias, muchas veces el desconocimiento de los límites hace que nuestras posibilidades de alcanzar objetivos se incrementen considerablemente. Un ejemplo que lo muestra claramente. Ocurrió en Los Andes con el joven equipo uruguayo de rugby superviviente del accidente aéreo. Uno de los protagonistas de aquella historia, Gustavo Zerbino, me decía textualmente: «Nadie sobrevive 24 horas a 40 grados bajo cero y a más de 4.000 metros de altura con ropa ligera. Nosotros lo hicimos y era porque en la montaña todo era desconocido para nosotros. Uruguay es un país donde nunca nevó. No teníamos información previa. Eso fue lo que nos salvó. No éramos consciente de lo que vivíamos allí y, por tanto, todos los límites se nos quedaron pequeños».

La siguiente historia de lo que hemos escrito lo refleja bien:

Un joven hindú se bañaba un día en las aguas del Ganges. Estaba allí con su maestro, al cual le habían preguntado muchas veces qué había que hacer para conseguir lo que quisiera. El sabio le había explicado que no podría conseguirlo sólo con la voluntad: era necesario hacer intervenir al corazón y al alma.

Como el joven no comprendía muy bien el significado de sus palabras, el maestro tuvo una idea interesante. Hundió la cabeza de su discípulo bajo el agua y la mantuvo así durante un tiempo. Cuando el adolescente comenzó a sofocarse, le liberó.

Mientras el joven se recuperaba, el maestro le preguntó:

¿Qué es lo que más deseabas en el mundo cuando estabas con la cabeza bajo el agua?

El pupilo contestó:

¡Aire, sólo aire!

El maestro dijo entonces:

Podrás conseguir lo que deseas si lo anhelas con todas tus fuerzas y sólo deseas conseguir ese objetivo. En resumen, tienes que sentir que lo deseas con una necesidad y una emoción parecidas a las que sentiste cuando, estando bajo el agua, lo único que te importaba del mundo era respirar inmediatamente.

Kazuo Inamori, Fundador de la empresa de tecnología Kyocerea, afirmaba cierta vez: "Para tener éxito en algo debemos desearlo de una forma tan intensa que alcance e impregne nuestro subconsciente".

En otro post, más adelante, hablaré de cómo re-programar tus creencias, para que puedas desplegar todo el potencial que todo ser humano atesora. No olvides jamás lo que apunta Anthony Robbins, autor de libros como Poder sin límites o Despertando al gigante interior: "No existen personas sin recursos, sino estados emocionales sin recursos".

Te dejo el post: Física Cuántica: no es ver para creer, sino creer para ver, con Deepak Chopra.

* Hoy en Libros de Management (@librosdemanagem) puedes leer Entrevista a J.Miguel Sánchez Guitián, autor del libro "Marca País".
                                                                                                                                                                  

TU FUTURO ES HOY
40 claves para crear tu destino
2ª edición 
| Amazon.es Amazon.com Casa del Libro FNAC |

www.tufuturoeshoy.com
                                                                                                                                                                  

APRENDIENDO DE LOS MEJORES 
7ª edición — Traducido al chino — 50 días en Top 100 best-sellers Amazon
Nominado al Premio Knowsquare al mejor libro de empresa 2013 
| Amazon.es Amazon.com Casa del Libro FNAC |
                                                                                                                                                                 

15 comentarios:

Fernando López Fernández dijo...

Magníifico post Francisco. Estando de acuerdo contigo en el planteamiento, yo añadiría un matiz. Continuamente somos programados o reprogramados para que, al final, ocurra lo que dices. Una cosa es lo que queremos y otra lo que creemos, pero nos "educan" constantemente para lo segundo.

Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Perdón, quise decir para lo primero.

Pedja dijo...

A mi a veces me falta creer que me lo merezco.. trabajaremos ese aspecto, gracias Paco, un abrazo

Fernando dijo...

Brillante, Paco, y estoy muy de acuerdo contigo. El caso de la pulga me parece explicativo a más no poder.

Las personas podemos crecer, pero para ello hay que explorar los límites, pisar terreno desconocido y eso, a menudo, da miedo.

Un fuerte abrazo

Jose Felix Garcia Bermejo dijo...

Gracias por este post, me esta sirviendo mucho para mi crecimiento personal, al igual que el anterior del universo.

Por favor, sigue, esta siendo maravilloso seguirte....

anna franquet dijo...

Muy interesante, de verdad.. y cómo puede uno trabajar en creer que se lo merece? si estoy configurada así, cómo puedo cambiarlo?

MaS dijo...

Interesante post Paco.
Reflexiono tras su lectura: ¿cuánta responsabilidad tenemos en que los demas "sufran" creencias limitantes?! ¡¿cuánto podemos mejorar para que emanen más creencias posibilitadoras?!.
Me ha encantado.
un fuerte abrazo, M.

FAH dijo...

@Fernando López Fernández. Gracias, sir. El tema de las creencias es increíble. Consideramos que somos libres, pero somos esclavos de nuestras creencias que nos han instalado allí. Cuando son buenas, es fantástico; cuando no, es una lacra. Abrazo.

FAH dijo...

@Pedja. gracias. lo que apuntas también le ocurrre a otra mucha gente. Y es así, porque los ámbientes son de escasez (tanto verbal como visual). Abrazo.

FAH dijo...

@Fernando. Gracias. El caso de la pulga refleja exactamente el poder de las creencias y cómo nos condicionan. Muchas cosas están incrustadas en el inconsciente, y en nuestro día en el 95% de las acciones nuestro inconsciente domina. Sólo sustituyendo unas creencias por otras se puede ser feliz. Abrazo.

FAH dijo...

@José Félix García Bermejo. Gracias, me alegro que te sea útil. Abrazo.

FAH dijo...

@Anna Franquet. Gracias por pasar. Como comento en este post, en otro hablaré de cómo re-programar nuestras creencias para que podamos liberar todo nuestro potencial. Abrazo.

FAH dijo...

@MaS. Bueno, las creencias se instalan entre los 0-6 años, con lo que el entorno familiar es clave, tanto por lo que nos dicen como por lo que vemos. Allí los adultos de ese entorno son muy responsables, aunque como siempre, el problema es que muchas veces "se hacen y dicen cosas" sin darse uno cuenta que los niños absorben. En principio, los padres educan de la mejor manera posible, pero como dice Bernabé Tierno, "habría que educarse para educar".

Una vez de adulto, esas creencias se pueden sustituir por otras, pero no es fácil. Hablaré de ello.

Abrazo.

JLMON dijo...

Estupenda reflexión FAH
Si crees, creas...de eso no hay duda
Cuidate

FAH dijo...

@JLMON. gracias por pasar. me alegra que te haya gustado. Abrazo.

Publicar un comentario en la entrada