‘Aprendiendo de los mejores’ (Alienta, 12ª edic.), el libro más vendido de management de un autor español de los últimos años con más de 30.000 ejemplares comprados   l   www.aprediendodelosmejores.es

miércoles, 16 de mayo de 2012

¿Controlas tu mente o tu mente te controla a ti?

Hemos hablado muchas veces aquí de que dentro de cada individuo hay un poder infinito. Que no existen límites. Que para el Universo nada es mucho ni poco. Que el Universo es un campo de infinitas posibilidades. Que no existen Imposibles. Que toda creación nace de la mente. Que tu mundo exterior (resultados) no es más que un reflejo de tu mundo interior (semillas). Que no somos observadores de la Realidad, sino creadores de la Realidad. Que la Realidad no existe sino que es una creación de la mente. Que somos energía vibratoria a través de nuestros pensamientos, sentimientos y palabras. Que en lo que te concentras, se expande. Y otras muchas cosas.

Hemos dedicado también diferentes posts a esta cuestión abordando estos temas desde diferentes ópticas. Algunos ejemplos de ello son:

• No basta querer, hay que creer;
• Los límites de lo posible;
• Si vas a dudar de algo, duda de tus límites;
• ¿Estás mentalmente sano?;
• ¿Somos responsable de lo malo que nos ocurre?

La mente puede convertir el cielo en infierno y el infierno en cielo. Ya dijimos que los pensamientos negativos son una especie de suicidio espiritual; esos monstruos mentales que pueden hacernos la vida imposible; una especie de campo de concentración

Y lo contrario también ocurre. Bien utilizada puede llevarnos más allá de lo impensable. Como decía Buda: "Ni siquiera un dios puede cambiar en derrota, la victoria de quien se ha vencido a sí mismo". Ralph Waldo Emerson apuntaba: "Lo que hay delante de ti y detrás de ti no es nada en comparación con lo que hay dentro de ti". El doctor J. B. Rhine decía que "la mente es lo más poderoso de la creación".

En definitiva, todo se resume en: ¿Controlas tu mente o tu mente te controla a ti? El 90% de nuestra vida está gobernada por el Inconsciente; si dominas el Inconsciente, dominas tu barco. Tu mente dirige tu vida.

La pregunta inmediata es: ¿Por qué si tenemos ese potencial la gente no lo aprovecha? Cuatro son, desde mi punto de vista, los motivos:

Primero. Porque no se es consciente de cómo funciona la mente. Sólo si eres una persona curiosa e inquieta que lees con asiduidad o alguien te abre los ojos, puedes tomar conciencia de cómo funciona la Realidad y el Universo. Por otro lado, es un conocimiento que no interesa que se sepa, porque si eres consciente de que tienes un “poder infinito”, tú eres del dueño de tu vida y nadie te puede manipular, cosa que no gusta al Sistema (ver 10 rasgos indicativos de que estás atrapado por el Sistema). El Poder se basa en utilizar el miedo como estrategia de gestión para conducir al rebaño hacia donde ellos quieren. ¿Te has preguntado alguna vez porque la película–documental de El Secreto se llama así? Curioso, ¿no? 

Segundo. Porque siendo consciente, no se lo cree. A veces las Creencias son tan profundas y arraigadas que destronarlas no resulta sencillo. Decía Platón que "la aceptación de la Verdad depende en buena medida de la capacidad del alma para acogerla". Si el interesado no pone de su parte, ningún cambio se podrá llevar a cabo. El descubrimiento y el alumbramiento siempre están asociados a la humildad. La humildad es apertura de mente para dejarse sorprender, estar abierto a nuevas formas de contemplar las cosas. Si ahora estás leyendo esto es porque tu mente tiene un ancho de banda más amplio que el de la mayoría de las personas. No se trata de que aceptes sin más las cosas, pero sí de que estés dispuesto a darles una oportunidad.

Tercero. Porque siendo consciente y creyéndoselo, no sabe cómo cambiar. Es el principal problema que tienen muchas personas. Algunas personas ven películas como  El Secreto o leen libros sobre el poder de las Creencias y la Mente, pero después no saben cómo aplicar lo aprendido. Les falta un Método que estructure y ordene los pasos a seguir. Una hoja de ruta que indique los pasos a seguir de manera ordenada. Conocen una parte de la ecuación (saber) pero les falta la otra (saber hacer). El éxito nunca está en saber cómo funciona la mente (teoría) sino en dominar el juego de la mente (práctica).

Cuarto. Porque siendo consciente, creyéndoselo y teniendo un método, desiste. Es otro de los fallos habituales. Los hábitos se construyen por repetición, y eso no se consigue de un día para otro. Hay que derribar Creencias que vienen de lejos, tirarlas abajo e instaurar otras, y eso lleva tiempo. No se siembra hoy y se recoge mañana. Se requiere paciencia hasta ver los frutos. Hay una frase que dice: "El trabajo no es lo realmente difícil, lo que es difícil es la disciplina". Además, durante el proceso de cambio y transformación, las Creencias de toda la vida hacen una especie de sabotaje para que abandones.

Ya hemos dicho aquí muchas veces que el primer hábito de la voluntad es dominar la mente; cultivar hábitos mentales sanos. Tu calidad de vida depende de la calidad de tus pensamientos. Pensar bien te lleva a sentir bien, y sentir bien te lleva a obrar bien.

* Hoy en Libros de Management (@librosdemanagem) puedes ver la Reseña de No soy Supermán, uno de los mejores libros de coaching.
                                                                                                                                                                  

«APRENDIENDO DE LOS MEJORES» en: | Amazon.es Casa del Libro FNAC |