«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

sábado, 5 de mayo de 2012

El miedo al dinero

Hemos hablado unas cuantas veces aquí sobre el tema de las Creencias en posts como No basta querer, hay que creerEl alimento de la mente es el entorno o ¿Estás mentalmente sano?. Ya dijimos que "somos adictos a nuestras Creencias" o que "somos esclavos de nuestras Creencias". Para bien y para mal, las Creencias nos hunden en el fango (limitantes) o nos elevan bien alto (posibilitadoras).

Las Creencias son paradigmas incrustados en el Inconsciente que nos hacen ver la vida de una determinada manera. Nuestra vida (resultados = frutos) es siempre un reflejo de nuestro Inconsciente (semillas = creencias). Da igual si las Creencias son ciertas o falsas; es un software que se ejecuta automáticamente de manera incondicional sin establecer juicios de valor.

Las Creencias se pueden producir, de manera resumida, en los siguientes ámbitos:

– Salud.
– Relaciones.
– Éxito
– Dinero.

Hoy nos detenemos en el último de ellos: el dinero. Existen muchas Creencias Limitantes respecto al Dinero. Si piensas que:

– Para ganar dinero hay que hacer cosas poco éticas.
– Donde hay dinero, siempre hay problemas.
– El dinero es la raíz de todos los males.
– Ganar dinero me hace sentirme culpable, porque hay mucha gente que lo pasa mal.
– El dinero no da la felicidad.
– Dinero y envidia van de la mano.
– La gente que gana dinero no tiene sentimientos.
– ...

¿Te suenan estas expresiones? Hay mucha gente (repito, mucha gente) con Creencias Limitantes respecto al Dinero. Y tus Creencias determinan tu Realidad, porque donde pones el foco, atraes más de eso mismo. Tus sentimientos, o de amor (positivos) o de miedo (negativos), generan más de eso.

Imagínate que Pepe es una persona agradable, simpática y con buen humor. ¿Qué produce esa personalidad? Que mucha gente quiera estar cerca de él; es decir, Pepe, con su energía positiva, atrae a la gente hacia él. Y si fuese arisca, prepotente y egoísta, todo lo contrario. Lo mismo sucede con el dinero: si hablas mal del dinero (consciente o inconscientemente), el dinero se aleja de ti. Estás generando resistencias para que el dinero fluya en tu vida. El dinero va allí donde lo quieren. Nadie que gana dinero habla mal del dinero. Imposible. Como dice Jim Rohn: "Los ingresos rara vez exceden al desarrollo personal. En lo que te conviertes influye directamente en lo que obtienes".

Podríamos decir que todo se resume en una cuestión: Invierte en tu mente y llenará tus bolsillos. La riqueza es un estado de la mente. La falta de dinero nunca es el problema sino sólo un síntoma de una causa más profunda (Creencias Limitantes). Aunque cueste creerlo, hay mucho miedo a ganar dinero. El primer requisito para ganar dinero es el orgullo de quererlo ganarlo, sin complejos de culpa (no me lo merezco) y sin avergonzarse  (necesidad de aprobación de los demás). Dicho de otro modo: lo que bendices, se multiplica; lo que condenas, te condena.

No voy a detenerme mucho en el tema (lo haré otro día), pero simplemente decir que el dinero es energía; una manifestación material de la inteligencia superior que ordena el Universo. El dinero es abundancia, es bueno, y además es necesario que fluya, de otro modo, como agua estancada, se pudre. El dinero sirve para invertir en proyectos empresariales, para ayudar a los demás, para hacer celebraciones con los amigos, para hacer ese viaje fantástico con tu pareja... todo ello genera crecimiento. El dinero nunca es un problema, sino la avaricia del ser humano, el creer que para ganar yo otros tienen que perder. Dejemos al dinero en paz y tranquilo. Como todo lo que ocurre en este mundo, el ser humano es su creador, en sentido positivo o negativo. La Realidad no es más que una manifestación de la Conciencia colectiva de la Humanidad. Si el mundo está enfermo es porque el ser humano está enfermo (y viceversa).

Evidentemente, que seas libre (independiente) financieramente no interesa, porque entonces nadie te puede manipular. Todos los sistemas políticos (ya sean dictaduras o democracias) pretenden lo mismo: dominar al individuo; unas de manera más explícita y otras de manera más sutil. El Sistema busca que andes "corto" de dinero para a través de la "deuda", primero, y del "miedo", después, llevarte por donde quiere (ver post: 10 rasgos indicativos de que estás atrapado por el Sistema).

Todo esto lo cuento porque los días 8, 9 y 10 de junio de 2012 estará en Madrid T. Harv Eker (ver detalles del evento), autor del libro Los secretos de la mente millonaria, con el subtítulo: Cómo dominar el juego interior de la riqueza. Aquí le dedicamos un post con el título: Los secretos de la mente millonaria, donde recogíamos una conferencia suya (1 hora 40 minutos) donde habla sobre la Psicología de la Riqueza y que merece la pena que vuelvas a ver.

Hace cerca de un año (28/04/11), entrevistaron a T. Harv Ecker en  La Contra de La Vanguardia durante su visita a Barcelona. Merece la pena que la leas porque puedes entender de dónde proceden muchas de esas "Creencias Limitantes" incrustadas en el Inconsciente y cómo el entorno puede ser demoledor a la hora de despegar las alas. 

Te dejo la Entrevista transcrita cuyo titular fue: "Aquí sólo perdonan que se hagan ricos los futbolistas". Aquí va.

Tengo 56 años. Veo más cerca el puente que cruzaremos, pero disfruto más cada paso hacia él. Nací en Toronto: ¡qué amables son! No tengo religión, pero sí espiritualidad: un paseo por el bosque es la misa más grandiosa. Creo que cada uno es el gran responsable de su destino.

Si usted fuera tan bueno enseñando a ser millonario, ya lo sería y no estaría aquí dando cursos...
¿Quién le ha dicho que no soy terriblemente rico?

¿...?
Lo soy, pero estoy aquí y no por dinero. ¿Está usted aquí a las once de la noche entrevistándome sólo por el sueldo que le pagan?

...
Es el gran secreto para hacerse millonario: no persiga el dinero, persiga una pasión. El dinero vendrá cuando sea el mejor en ella.

Por ejemplo...
Messi. No juega para ganar dinero, pero es el mejor jugando y gana mucho dinero. Por cierto, aquí sólo consideran legítimo el dinero que ganan los futbolistas. Siempre que vengo a España, me pregunto por qué tienen ustedes tanto miedo a hacerse ricos.

¿Miedo?
Sí, miedo. Les han infundido temor a la riqueza. A ver: ¿cuánto gana usted?

Me pone en un aprieto...
¿Lo ve? En América es un tema de conversación superficial, como aquí el fútbol: usted le explica su sueldo a cualquier vecino...

Aquí le verías verde de envidia o –peor todavía– muerto de risa.
Ustedes no hablan del dinero que ganan, porque les avergüenza el dinero, cuando debería ser algo natural, sin complejos.

Pero tenemos muchos tacaños.
Nadie se hace rico ahorrando, sino invirtiendo, arriesgando, dando. Además, quien es tacaño con el dinero, lo es con todo: con la amistad y el amor. ¡Huya de los rácanos!

El origen de toda fortuna es un crimen.
Falso: ninguna fortuna puede mantenerse sólo con medios ilegítimos.

Si quiere le doy una lista...
Tal vez haya corruptos, pero yo no trabajo para ellos. La inmensa mayoría de los millonarios que conozco se han esforzado muchísimo, pero ¿sabe por qué les inculcan aquí a ustedes miedo a hacerse millonarios?

La Iglesia hizo de la pobreza un ideal...
Yo le diré por qué: ¡porque es el modo de mantenerlos siempre sometidos!

...Inalcanzable para sus jerarquías.
Aquí sólo las familias ricas, la aristocracia y la Iglesia podían ser millonarios. Y hoy mentalmente esa barrera persiste. Si usted ha heredado, queda bien tener dinero, pero si usted sube desde abajo con talento y esfuerzo, entonces todos le tacharán de avaricioso...

¿No pasa en América?
Allí se nota que somos un pueblo joven que huimos de Europa precisamente para liberarnos de la nobleza, la Iglesia y los que mandaban y castigaban al que intentaba ser como ellos. Ustedes aún tienen el reflejo de sumisión y miedo a los que más tienen. Aún sufren un temor feudal a ser más que ellos.

No toda Europa es igual.
Cierto: en Holanda noto menos ese miedo.

Es el espíritu del protestantismo.
Pero lo importante es que para llegar a ser millonario, para empezar, debe quitarse de encima ese peso de la historia.

Querer ser millonario –entre usted y yo– aquí queda un poco hortera.
Los intelectuales europeos miran mal a los emprendedores, pero, en el fondo, sólo es porque ellos son los más sumisos al poder y envidian a quien no se somete. El mayor acto de libertad individual es atreverse a querer ser millonario. ¡Y proclamarlo!

El núcleo de la vulgata marxista es la noción de plusvalía...
Es la diferencia entre el valor que un empleado crea con su trabajo y lo que le pagan. Si genera un valor de 100 y le pagan 20, el empresario se queda una plusvalía de 80.

Celebro que lo sepa.
¿Y el estado? ¿No hace igual? Se apropia con impuestos del valor de mi trabajo –digamos 100– y me retorna servicios sociales que valen mucho menos... Digamos 20.

Pero los da a todos: redistribuye.
No se puede redistribuir si antes no se ha generado riqueza, y para generarla necesitan ustedes muchos españoles que quieran ser millonarios. Sin complejos.

Con un empleo para todos bastaría...
Sé que tienen un 20 por ciento de paro, pero en gran parte es porque hay demasiados españoles que temen ser millonarios. Reprográmense: ¿por qué le pagan a usted?

...
Por solucionar un problema: hacer una entrevista. Un empresario millonario es alguien que ha logrado solucionar los problemas de mucha gente a cambio de dinero, pero, además, ese empresario al mover su dinero ha redistribuido mucha más riqueza que el estado con todos sus impuestos...

Ojalá fuera tan sencillo...
Lo es. Lo que sucede es que para ser millonario, tiene que elegir serlo con orgullo y voluntariamente, del mismo modo que un niño decide ser pianista, porque si no lo escoge sin reservas, no será capaz de pagar el alto precio en dedicación y esfuerzo que exige llegar a serlo.

Es mejor conformarse que forrarse.
El que se conforma toda su vida y jamás hace más que lo imprescindible, también paga un precio en mediocridad y falta de autoestima. Y es un precio mucho más alto que el que paga el emprendedor.

¿No causa vértigo pensar que el dinero te separará de tus amigos y tus raíces?
Nada hace una vida más miserable que la búsqueda continua de la aprobación ajena. Cuanto más la buscas, menos te la dan, así que concéntrate en obtener tu propia aprobación y la ajena te sobrará.

* Puedes ver una amplia relación de libros sobre Psicología de la Riqueza e Independencia Financiera en el siguiente link. Te recomiendo algunos que creo que es bueno leer:  La ciencia de hacerse rico, de Wallace Wattles;  Piense y hágase rico, de Napoleon Hill; Cómo atraer el dinero y Tu poder infinito para enriquecerte, Joseph Murphy; Las reglas del dinero, de Richard Templar; y el citado Los secretos de la mente millonaria, de T. Harv Eker.

* Hoy en Libros de Management (@librosdemanagem) puedes ver una Reseña de Nuevas tendencias de Comunicación, para conocer por dónde va el mercado en este área de la empresa.
                                                                                                                                                                  

«APRENDIENDO DE LOS MEJORES» en: | Amazon.es Casa del Libro FNAC |
                                                                                                                                                                 

7 comentarios:

Miguel Pous dijo...

Excelente post.

Fernando Lopez Fernandez dijo...

Lo que está claro es que el dinero no miente. No es bueno ni malo o es bueno y malo. Todo depende de (como casi todo en la vida) de cómo actúes con el.

Muy buen post para pensar. Un abrazo

FAH dijo...

@Miguel Pous. Gracias, me alegro q te haya gustado. Salu2.

FAH dijo...

@Fernando López Fernández. Creo que la entrevista refleja muy bien ciertas cosas... Hay muchas ideas preconcebidas erróneas respecto al dinero y lo que supone... una pena. Abrazo.

Miguel G.Peregrina dijo...

Muy buena aportación. Algo que he aprendido a mis 54 años es que "el dinero atrae al dinero". Sólo ahorrando toda tu vida lo más que podrás será disponer de una jubilación decente. Si no arriesgas, y como emprendedor por supuesto que lo haces, sólo podrás vivir para el dinero. Eso sí, también puedes perder y claro está que a esto no está dispuesta la mayor parte de las personas. Es una clara "limitación" en nuestra mente. Cómo desempleado desde hace dos meses y con 54 años puede que la única salida sea ahora asumir "riesgos". Y tengo claro que el dinero no es malo. Un abrazo.

FAH dijo...

@Miguel G. Peregrina. Gracias por pasar y participar. Lo importante es "estar mentalmente sano" respecto al dinero, porque cuando tu relación con el dinero es sana, aunque lo pierdas todo, te recuperas. Es la diferencia entre "tener dinero" y "ser rico" o la de "estar pobre" o "ser pobre". Una persona mentalmente sana respecto al dinero podrá "estar pobre", pero se recuperará. Y por el contrario, una persona que "tiene dinero" pero con creencias mentales pobres, lo perderá.

Una persona no es rica por tener dinero sino por ser financieramente inteligente, por tener creencias expansivas respecto al dinero.

Abrazo.

FAH dijo...

@Miguel G. Peregrina. Gracias por pasar y participar. Lo importante es "estar mentalmente sano" respecto al dinero, porque cuando tu relación con el dinero es sana, aunque lo pierdas todo, te recuperas. Es la diferencia entre "tener dinero" y "ser rico" o la de "estar pobre" o "ser pobre". Una persona mentalmente sana respecto al dinero podrá "estar pobre", pero se recuperará. Y por el contrario, una persona que "tiene dinero" pero con creencias mentales pobres, lo perderá.

Una persona no es rica por tener dinero sino por ser financieramente inteligente, por tener creencias expansivas respecto al dinero.

Abrazo.

Publicar un comentario en la entrada