«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

miércoles, 9 de mayo de 2012

Los diamantes están en todos los lados

En 1870, Russell Herman Conwell, que por entonces tenía 27 años, trabajaba de corresponsal internacional para American Traveler, una revista semanal de Boston.

En un viaje de trabajo a la antigua región de Mesopotamia, cruzó el valle entre los ríos Tigris y Eufrates en una caravana de camellos oyendo los relatos con los que el guía árabe entretenía a los turistas americanos.

Al joven Conwell le impresionó particularmente la leyenda de Ali Hafed, un próspero granjero persa. Prendado de las historias de un predicador budista, Ali Hafed abandonó su próspera granja para salir en busca de la opulencia de los míticos yacimientos de diamantes.

Vagó por doquier, exhausto y con los pies doloridos, perdió su juventud y su riqueza, muy lejos de casa, viejo, pobre y desilusionado, muy desilusionado... Pero la historia no acababa aquí. Poco después, relató el guía, en las tierras de Ali Hafed, en su propia granja, hallaron acres de fabulosos diamantes.

Aquel relato tenía para Conwell un significado profundo: "Tus diamantes no están en montañas remotas ni en mares distantes, están en tu propio huerto, sólo tienes que molestarte en cavar para encontrarlos". 

Esta historia dio lugar al libro Acres de Diamantes, del propio Russell Herman Conwell (1843-1925), fundador y primer presidente de la Universidad de Temple en Filadelfia (Pensilvania), sobre el secreto del éxito y la prosperidad, y a una conferencia muy conocida que te dejo a continuación y que merece la pena que veas.

Los diamantes (oportunidades) están en todos los lados: en todos los sectores, en todas las ciudades, en todos los momentos... Una de las ideas frecuentemente más equivocadas es pensar que CAMBIAR es sinónimo de MEJORAR. Hay gente que cambia de trabajo, y de pareja, y de lugar de residencia... y todo sigue igual. Creen que la causa de sus males es externa cuando en realidad es interna. Un proverbio zen lo explica claramente: "Lo único que encontrarás en la cima de la montaña es lo que tú mismo lleves allí".

La riqueza, la prosperidad, el bienestar, la fluidez en las relaciones... son la consecuencia de un estado de la mente. Y luego ese estado mental fértil se materializa en abundancia a través de múltiples maneras. Es un tema de actitud. Las cosas positivas suceden a la gente positiva, decíamos en uno de los capítulos de Fast Good Management (@fastgoodmanagem). Si la actitud es la adecuada acabarán ocurriendo cosas buenas. El pensador Osho lo expresaba así: "En el momento que os ilumináis, toda la existencia se ilumina; en la oscuridad, toda la existencia está a oscuras. Todo depende de vosotros" (ver post 365 meditaciones para el aquí y el ahora). Todo lo que necesitas ya lo tienes, está dentro de ti, sólo tienes que cavar en tu huerto.

Aquí va el resumen de la conferencia (17 minutos). No te la pierdas:


* Hoy en Libros de Management (@librosdemanagem) puedes ver Los mejores libros de empresa para Juanma Roca (@juanmaroca), periodista especializado en temas de management, que acaba de publicar el libro El líder que llevas dentro (Alienta).
                                                                                                                                                                  

«APRENDIENDO DE LOS MEJORES» en: | Amazon.es Casa del Libro FNAC |
                                                                                                                                                                 

4 comentarios:

Katy dijo...

Es así tengo yo un cuento sufí muy parecido en la conclusión "El tesoro escondido" Que después de buscarlo en todas partes estaba enterrado en su jardín.
Todo está dentro de nosotros y es ahí en dónde tenemos que cavar y buscar la riqueza interior.
El proverbio Zen lo deja clarito para mi. Me ha gustado mucho
Un abrazo

FAH dijo...

@Katy. Gracias. Sí, he leído la historia del tesoro escondido. es muy buena. Me alegro que te haya gustado el proverbio zen. abrazo.

María José dijo...

Muy bonito el proverbio…
Cuántas veces se echa la culpa a nuestro entorno, nuestro trabajo, familia, amigos… de la insatisfacción personal, y una vez cambiado, es verdad que nada ha cambiado, sólo los personajes, el paisaje… pero la insatisfacción permanece…
Darse cuenta de que el cambio debe de ser interno, será la puerta para encontrar ese equlibrio, independientemente de las circunstancias…
Siempre un placer leer tus reflexiones que me hacen reflexionar a mí también.
Un abrazo

FAH dijo...

@María José. Gracias a ti por pasar y participar. Me alegro que te haya gustado. Estamos demasiado desconectados de nosotros mismos... Hay que re-encontrarse... no hay otra. Abrazo.

Publicar un comentario en la entrada