«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

jueves, 26 de julio de 2012

Factores de éxito de los emprendedores

Cualquier emprendedor que pone en marcha una empresa quiere convertirlo en un negocio rentable. Para ello, todo el mundo busca las claves para conseguirlo. En mi experiencia, la complejidad reside que casi nada depende de un único factor, sino de una pluralidad de todos ellos, y que además varían según el sector y el contexto. No se puede dar una ecuación matemática y ejecutarla sin más al respecto.

No obstante, te apunto aquellos aspectos que yo considero importantes. Son simplemente apuntes míos. Quita y pon lo que quieras. Aquí van algunas claves, que como digo, dependen del sector, el contexto y otras variables, pero te pueden servir de ayuda.

PASIÓN. Es de sentido común. Si te gusta y divierte lo que haces, lo harás mejor, y además serás más feliz, y ello lo transmitirás a tu entorno con el efecto positivo de contagio que tiene el entusiasmo. 

DIFERENCIACIÓN. Pregúntate siempre: ¿qué tengo yo que otros no tienen? Todo empieza por ahí. Puede ser lo que ofreces, cómo lo ofreces, lo que haces sentir o tu visibilidad. Y no olvides a Jack Welch«Si no tienes nada diferente, no compitas».

NEGOCIOS. Lo importante no son las ideas sino los negocios. El mundo está lleno de buenas ideas y no tanto de buenos negocios. Todo el mundo dice que puede hacer una mejor hamburguesa que McDonalds pero nadie que pueda tener un mejor sistema de negocio.

VENTA. Si no vendes, no comes. Todas las empresas viven de lo mismo: de vender. La orientación comercial es esencial. Tienes que armar ruido, hacerte notar, tocar puertas. Lo que no se conoce, no existe.

ORIENTACIÓN AL CLIENTE. Si te pones en el otro lado del mostrador las cosas te irán bien.  Ten vocación de servicio y no busques el "a ver qué le coloco a este". Ayuda a resolver los problemas, facilítale la vida a la gente. Pregúntate siempre qué quiere el otro. No lo olvides: lo importante no es lo que vendes sino por qué te compran.

COMPROMISO. No se pueden ofrecer cosas decentes, que merezcan la pena, si nuestro compromiso es "para salir del paso". En una moneda, en una cara está la excelencia y en la otra, el compromiso. Compromiso es darlo todo por una causa.

MEJORA CONTINUA. Incrementa valor a todo lo que hagas: a tus productos, a tus procesos, a tus relaciones... En Japón tiene un nombre: filosofía Kaizen. Pregúntate siempre cómo mejorar. La autocomplacencia es el inicio de la decadencia. 

ESTÉTICA. Da un sentido estético a todo lo que hagas. El ser humano está hecho para la belleza, para emocionarse. ¿Por qué nos acicalamos bien al vestirnos? ¿Por qué los chefs cuidan con esmero la decoración de su platos? Para impactar y gustar y empezar con buen pie. Es el sentido estético de la vida. La belleza entra por los ojos y vende.

PACIENCIA. Todo lleva su tiempo. La naturaleza tiene sus leyes: no se siembra hoy y se recoge mañana. Y no olvides esto: que algo no esté funcionando no quiere decir que no pueda funcionar. 

LÁNZATE. Dispara primero y apunta después. No intentes tenerlo todo atado y planificado. Prueba y ajusta las velas sobre la marcha. El mercado te irá diciendo por dónde avanzar. Pero si no empiezas, nunca lo sabrás.

FOCO. La dispersión es uno de los grandes enemigos en la consecución de objetivos. Tendrás muchas tentaciones para muchos proyectos y alternativas. Olvídalos. Pon toda tu energía en algo. Descartar es de inteligentes. Es una de las claves más claras del éxito.

ENERGÍA. Las cosas grandes requieren mucho esfuerzo, trabajo, energía. No hay más. Hay que echar muchas horas. Tienes que tener las pilas cargadas y te tiene que gustar ese ritmo. Como dice @martacolomina en su último post La pereza es un deporte de alto riesgo.

RESISTENCIA EMOCIONAL. Sí, es uno de los factores que distinguen a los "ganadores": a pesar del rechazo, a pesar de las críticas, a pesar de los fracasos... sigue adelante. Quien resiste, vence. «El 90% del éxito es insistir», decía Woody Allen.

CALIDAD. La calidad se recuerda mucho tiempo después de olvidado el precio. Preocúpate por ser lo mejor que puedas. Cada cosa que haces es un autorretrato de ti mismo. Firma lo que haces con excelencia. A todos nos gusta que nos den cosas de calidad.

ESTUDIA. Tienes que conocer muy bien el sector en el que te mueves. Eso se llama credibilidad. El sector evoluciona cada día, y tienes que saber todo lo que puedas del mismo.

APALÁNCATE. El apalancamiento es un acelerador que te permite ir más rápido o conseguir más. Apaláncate en los conocimientos de otros, o en su dinero, o en su expertise... No lo sabes todo, necesitas alianzas, sinergias. 

EQUIPO. Lo decíamos ayer en twitter: «Un sueño fantástico necesita un equipo brillante. O no se cumplirá» (Robin Sharma). Nadie llega muy lejos en la vida caminando solo. Los hombres de negocios crean equipos para crecer.

TOMA DECISIONES. No hay nada peor que la parálisis por el análisis. El pragmatismo es la regla número uno de la gestión. Dudar no puede ser una coartada para no decidir. El emprendedor tiene que tomar decisiones sin contar con todos los datos, en medio de la incertidumbre, y luego ir ajustando las velas.

ESCUCHA. Una idea compartida con las personas adecuadas se convierte en una mejor idea. Hay que tener apertura de mente y humildad para escuchar. ¿El mejor vendedor? El que sabe escuchar. Si sabes escuchar ,el mercado te dará muchas claves. No peques de orgullo y pregunta, pregunta y pregunta... «La pregunta es la forma suprema del saber», decía Heidegger.

AUSTERIDAD. Gastar con inteligencia distingue a todo buen emprendedor. Es un concepto que no tiene glamour pero es esencial. El derroche se paga caro. Al final todo es Ingresos menos Gastos, si la segunda variable se te va de madre, ya sabes.

REINVIERTE. Es el peligro de confundir, siempre, gasto e inversión. Las empresas que sobreviven tienen en su cultura la idea de mejora, y para ello hay que invertir: en formación, en marketing, en investigación...

TOMA DISTANCIA. Las mejores ideas suelen venir fuera del trabajo. Es bueno oxigenarse para ver las cosas con perspectiva. Para pensar con claridad es bueno estar fresco, con la cabeza equilibrada, se ven las cosas de otra manera. Quien sólo trabaja acaba trabajando peor.

OPTIMISMO. Cuida el entorno y, además de gente con capacidades técnicas, busca gente optimista y positiva que inyecte energía. El mundo de la empresa está lleno de obstáculos, inconvenientes y contradicciones que sólo se superan con buen ánimo.

* Hoy en Libros de Management (@librosdemanagem) puedes ver una  reseña de Finanzas Personales para Dummies; una reseña de Piensa, intuye y acertarás; y una entrevista a Eva Cantavella sobre reuniones eficaces.
                                                                                                                                                                  

«APRENDIENDO DE LOS MEJORES» en: | Amazon.es Casa del Libro FNAC |
                                                                                                                                                                 

3 comentarios:

Pepa dijo...

Muy interesante.Gracias

Pepa dijo...

Muy interesante.Gracias

FAH dijo...

@Pepa. Gracias x pasar. Me alegro q te haya gustado. Buen verano. Salu2.

Publicar un comentario en la entrada