«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

martes, 22 de octubre de 2013

3 frases prohibidas en mi diccionario personal

Resultado de imagen de ganadorHemos dicho en más de una ocasión que nuestras Palabras son un reflejo de nuestras Creencias (limitantes o posibilitadoras) –nuestro software interno– y, por tanto, un buen predictor de nuestro futuro.

Escuchando hablar a una persona uno puede anticipar que le espera, porque la mayoría de las personas viven como máximo, al límite de sus expectativas. Vivimos a altura de nuestras creencias (mentales) y no de nuestras posibilidades (reales). Nuestras creencias crean nuestra realidad, porque una Creencia no es otra cosa que ‘una idea que damos por cierta –aunque sea falsa– y que nos domina’. Somos adictos a nuestras creencias.

Hay 3 frases que tengo totalmente prohibidas mi diccionario personal:

1. «ES IMPOSIBLE»
Aquí hemos repetido muchas veces que «el Universo es un catálogo de infinitas posibilidades». Todo lo que existe en el mundo real, físico o material, lo ha creado el ser humano: avión, coche, Iphone, barco, televisión, lavadora, lavavajillas, ordenador,...¿sigo? Y por tanto, hay una palabra que sobra del diccionario, la palabra Imposible. La historia de la humanidad es la historia continua de los Imposibles. El que mejor definió esta idea fue el empresario Henry Ford quien decía: «Busco hombres que tengan la infinita capacidad de no saber lo que no se puede hacer». No es casual esa frase de Ford, porque cuando alguien cree que algo es ‘Imposible’ el cerebro desactiva la búsqueda de soluciones. Es evidente que nadie dedica tiempo y esfuerzo a lo que es Imposible. El escritor Julio Verne, autor de Veinte mil leguas de viaje submarino, decía que «todo lo que un hombre es capaz de imaginar es capaz de hacerlo realidad». Es cuestión de dos cosas: desearlo (ardientemente) y trabajarlo (insistentemente) hasta conseguirlo. Todo lo que no existe hoy día es porque, o nadie lo ha deseado (ardientemente) o nadie lo ha trabajado (suficientemente). Que no existan los límites significa que el ser humano puede conseguir lo que quiera.

Si a menudo repites la palabra Imposible te recomiendo un ejercicio. Mañana te vas a una papelería, compras un diccionario, buscas la hoja donde la aparezca la palabra Imposible, la arrancas y la quemas. El impacto visual es tal, que nunca más se te olvidará que hay algo Imposible, porque cada vez que la sueltes por la boca al mismo tiempo te vendrá a la cabeza el papel con la palabra Imposible quemándose. Para siempre. Y ya no tendrás excusas para no actuar. Comprúebalo tú mismo.

2. «NO SE PUEDE»
Es la versión soft o light del ‘es imposible’, frase que queda reservada para grandes gestas, mientras que el ‘no se puede’ tiene más que ver con cosas más cotidianas, del día a día. Nunca digas ‘no se puede’ y cámbialo por ‘cómo conseguirlo’. Las palabras son energía y esa energía nos debilita o fortalece; nos reprime o nos impulsa. Me gustan las palabras que apunta Robert Kiyosaki (@therealkiyosaki) en su obra Retírate joven y rico:
«Una gran diferencia entre la gente rica y la gente pobre es que la gente pobre dice ‘no puedo pagarlo’ con más frecuencia que la gente rica. En el catecismo aprendí: ‘Y la palabra se hizo carne’. Las personas pobres utilizan palabras pobres y las palabras pobres crean personas pobres. Tus palabras se hacen carne. La fuerza más poderosa que tengo es lo que me digo a mí mismo y lo que creo. Lo que tú piensas que es real es la realidad. Nunca digas la frase ‘no puedo permitírmelo’ y cámbiala por ‘cómo conseguirlo’. La primera invoca la tristeza, el desconsuelo que conduce a la desesperanza y, a menudo, a la depresión. La segunda pregunta te abre a las posibilidades, la emoción y los sueños».
No existen las metas no–realistas, sólo los tiempos no–realistas. En esta vida nadie fracasa, sólo hay gente que desiste. Todo es posible si uno se da el tiempo suficiente. Es cuestión de ensayo y error hasta dar con la tecla adecuada. De ello hablamos en el post La vida es como la combinación de una caja fuerte. Una buena propuesta la da Anthony Robbins (@tonnyrobbins), autor de Poder sin límites: «Si una y otra vez te haces la misma pregunta, no cabe duda de que terminas encontrando la respuesta». Y añade: «La gente sobreestima lo que puede hacer en un año y subestima lo que puede hacer en una década».

3. «ES SUERTE»
No hay nada más mediocre que utilizar la suerte (buena) para explicar los éxitos de los demás y la suerte (mala) para explicar nuestros fracasos. Ya decíamos en el post Tu vida es el resultado de tus hábitos, que «la gente con mentalidad ganadora habla siempre de causas y efectos; la gente con mentalidad perdedora recurre a la buena (mala) suerte».

Si quieres tener éxito, hazte cargo de ti mismo. No busques excusas porque las encontrarás. La AUTORRESPONSABILIDAD es el primer requisito de las personas que consiguen resultados y metas. Saben que las cosas no siempre marchan o son como uno desea, pero siempre enfocan el zoom en la búsqueda de soluciones y alternativas y no de culpables o excusas. Cada vez que te escuches a ti mismo quejándote, toma conciencia de que te alejas de tus objetivos.

AUTORRESPONSABILIDAD no significa que todo dependa de uno, pero sí de que uno encontrará una camino –antes o después– para llegar allí donde quiere llegar. El clima no depende de uno, pero si llueve uno coge el paraguas; si hace frío, se abriga; y se hace calor, se pone el aire acondicionado o se toma algo fresquito, pero el clima no puede ser una excusa para no actuar, quedarse en casa y esperar a que la temperatura sea la adecuada. Hay personas que se quejan del viento; otras esperan que cambian; los mejores ajustan las velas. Ya lo decía Ludwing Van Beethoven: «Es la misma lluvia la que en la tierra inculta hace crecer zarzas y espinas, y en los jardines, flores».

* Os dejo una Entrevista que me ha hecho Alexis González (@alexqtp) en su web ¡Qué te parece!


6 comentarios:

Fernando Lopez Fernandez dijo...

Bueno, a veces... También habría que tener en cuenta el contexto ¿no?
Un abrazo

Javier Correa Guimerá dijo...

Como decía el dueño de "El Exótico Hotel Marigold" (película muy recomendable), "al final todo sale bien, y si no sale bien es que no es el final!!" o esta otra que dice "esto no se acaba hasta que gane!", persistir, insistir, y cuando las cosas se ponen feas aplicar la receta de Nadal, "doble de ilusión y doble de pasión".
Muchas gracias por otro post tan inspirador

FAH dijo...

@Fernando López Fernández. Gracias siempre por pasar aquí. Sí, los contextos son importantes, aunque hay algo más importante desde mi punto de vista: la autorresponsabilidad para cambiar "el" contexto o cambiar "de" contexto. No es fácil, claro que no, nada que merece la pena lo es, pero sí que está en nuestras manos. La vida es un proceso, y a veces las claves se encuentran después de mucho bregar. Fuerte abrazo.

@Javier Correa Guimerá. Mil gracias por pasar y participar; gracias a ti, me alegro que te haya gustado. Y veré la película que no la he visto. Fuerte abrazo.

Daniel Grifol dijo...

No creo en la suerte, nunca creí en la suerte y en eso estamos completamente de acuerdo. Todo tiene una explicación, aunque no nos guste o no queramos afrontarla.

Sin embargo, si que creo que existen las metas no realistas. No hay que confundir el negativismo con el realismo. Si quiero correr 100m en menos de 10 seg entrenando un mes, es una meta poco realista. Yo creo que la clave en este sentido está en fijarse metas tremendamente ambiciosas pero alcanzables.

En mi diccionario sí está el "Se puede, pero no se debe." El resultado muchas veces no merece la pena en comparación con los recursos que se necesitan para alcanzarlo.

Muchas gracias por el post, muy interesante :)

Blanca dijo...

Hola Francisco, hola a todos los lectores!

Me encanta leer este blog, es un remanso de paz que me alumbra y confirma que no podemos dejar de lado valores esenciales en la vida de las personas.
Como docente, tengo dos lema en clase "No a las frases matadoras" (respetar a los compañeros) y " creer y crear en lo que se cree" (tu modelo PSP en Fast Good Management y el ejemplo del blog de Laura Chica, donde vi esta frase que me encantó).

Me gusta perros ya que aprendo muchísimo,
Sigo #aprendiendodelosmejores para #enseñar a emprender #innovando. Mis últimas reflexiones sobre educación emprendedora, talento y creatividad en:

http://blogs.elpais.com/ayuda-al-estudiante/

FAH dijo...

@Blanca. Muchas gracias por pasar siempre por aquí y participar. Te lo agradezco. Enhorabuena por tu labor. Me apunto tu blog. Abrazo.

Publicar un comentario en la entrada