«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

lunes, 17 de marzo de 2014

5 comportamientos de la gente de éxito

A veces se tiene una idea equivocada acerca de cuáles son aquellos comportamientos que llevan a cabo aquellas personas que consideramos de éxito y que alcanzan resultados que a nosotros también nos gustarían conseguir en cualquier parcela.

Hoy sólo me detengo en 5 comportamientos clave que hacen estas personas y que te pueden ayudar a ti también para avanzar hacia tus metas:


1. PREGUNTAN
«La pregunta es la forma suprema del saber», decía el filósofo alemán Martin Heidegger. Tenemos demasiado miedo a preguntar porque tenemos demasiado miedo al ridículo. No queremos quedar en evidencia. Y así permanecemos en la ignorancia. Por el contrario, los grandes maestros de la vida, los niños, son grandes preguntones: todo lo preguntan, todo lo quieren saber. Y siempre acuden a quienes ellos piensan que son los mejores y más saben: sus padres. Preguntan y lo hacen con quienes consideran las personas adecuadas. Así hay que actuar. A menudo, más importante que saber, es saber quién sabe, porque no se puede saber de todo.

2. DELEGAN
Nos cuesta delegar porque pensamos que los demás no son tan competentes como nosotros. Que no lo harán tan bien. Quien no sabe delegar no sabe dirigir, ni a otros ni a su propia vida. Ya hemos dicho en alguna ocasión que el ‘mal del freelance’ es querer hacerlo todo. Eso no lo hacen los ganadores. Ellos se centran en lo que es su área de expertise y el resto se buscan la vida para que lo hagan otros. Entonces, pueden estar cien por cien concentrados allí donde aportan valor y marcan una diferencia, porque en esta vida sólo hay una opción rentable: ser experto en algo, y eso exige FOCO obsesivo. Lo primero de todo en esta vida es decidir a qué quiere uno jugar, quién quiere ser, para poner ahí todas las energías y fuerzas (ver post El peligro de perder el foco).

3. PIDEN AYUDA
Los ganadores piden ayuda porque saben que solos no pueden con todo. Saben que sus conocimientos son limitados, su red de contactos llega hasta donde llega, que vemos lo que queremos ver. De ello hablamos en el post ¿Eres una persona competente o brillante? La gente ‘brillante’ sigue el principio ‘yo me apoyo en los demás’ y cuenta con otros para conseguir sus objetivos, les hacen partícipes. La gente ‘no-brillante’ sigue el principio ‘yo puedo con todo’, se encierra en su despacho e intenta cargar sus espaldas todo el peso. Esa no es la actitud más adecuada y al final la presión y el estrés producto de esa actitud hace que todo salte por los aires (ver post Pedir ayuda no es ser débil, sino todo lo contrario).

4. BUSCAN MENTORES
Saben que no hay dos vidas iguales, pero sí hay principios y cosas que se repiten. Ellos allanan el camino, aportan feed–back, dirección y apoyo emocional. Un buen mentor ahorra tiempo, esfuerzo y energía. Un buen mentor es un gran ‘factor acelerador’ para la consecución de nuestras metas. Lo decía Bertrand Russell, uno de los autores incluidos en Aprendiendo de los mejores (Alienta, 7ª edición): «La mejor prueba de que algo puede hacerse es que antes alguien ya lo hizo». Las personas inteligentes aprenden de la experiencia de los demás. Se dejan enseñar y no van por la vida de lobos de estepa solitarios. 

5. PIDEN FEED-BACK
Kenneth Blanchard, co-autor de El ejecutivo al minuto, apuntaba: «El feed-back es el desayuno de los campeones». No hay nada más rentable que un feed-back crítico, honesto y con tacto, realizado por parte alguien con credibilidad y que quiere lo mejor para nosotros. A veces será un amigo, o la pareja, o un familiar, o el propio mentor... pero es sanísimo. Lo peor para el propio crecimiento personal y profesional es tenerle miedo a la verdad. No hay mejor cosa que mirar a los hechos, a la realidad, a pecho descubierto. Y, sin embargo, el ser humano es especialista en negar la realidad para no asumir la propia responsabilidad. Si tu vida no es como te gustaría que fuese, hay algo que no sabes o no estás haciendo. Los resultados no mienten.

Al final, si observamos estos 5 comportamientos, todos ellos son producto de una cualidad: la HUMILDAD, que como decía Cervantes, «es basa y fundamento del resto de virtudes». Lo contrario es el orgullo —producto del EGO— cuya secuencia es la siguiente:

El orgullo nos lleva a la autosuficiencia y la autosuficiencia a la ineficiencia

El orgullo nos hace permanecer en la ignorancia; la humildad a avanzar y crecer. De ello ya hablamos en el post El peligro de la autosuficiencia. Creemos que la gente que consigue resultados, digamos excepcionales, son personales especiales, con poderes, con talentos innatos, superhéroes... y no es así. Son gente de ‘carne y hueso’ —como todos lo somos— que saben apalancarse en otros: conocimientos, mentores, red de contactos... Saben que con el traje de ‘llanero solitario’ las probabilidades de éxito son muy limitadas.

* * * * * * * * * * * * * * * * * * 

* Hoy te dejo una reseña Aprendiendo de los mejores: management en estado puro, publicada en la web Treeplea (@TreepleaFinance), con el testimonio de Javier García (@JaviCIES), Socio Fundador de #CIESFinanzas y del portal Sintetia.com.



2 comentarios:

Alejandro Martin dijo...

Estoy plenamente de acuerdo. El año pasado escribi mucho sobre esto. Como dice Jim Rohn, el éxito deja huellas. Mejoraría esos 5 puntos de una forma sencilla, lo primero de todo es que TOMAN DECISIONES, ahi reside la gran diferencia, toman decisiones asumiendo riesgos, el resto de las personas que no alcanzan ese nivel de éxito no toman decisiones por miedo al riesgo y su vida sigue igual.

ONA DAURADA Entrenadoras dijo...

Cuanto nos cuesta, a veces, pedir ayuda y reconocer que no sabemos algo. Interesante. Lo comparto en Tengo un blog de Facebook. Gracias.

Publicar un comentario en la entrada