«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

domingo, 24 de abril de 2016

¿Tienes mentalidad de ‘escasez’ o mentalidad de ‘abundancia’?

En la vida hay dos tipos de personas —y entre ambas opciones existen diferentes matices— que son aquellas que tienen mentalidad de ‘escasez’ y aquellas que tienen mentalidad de ‘abundancia’.

La diferencia entre una y otra mentalidad es importante, porque mientras las personas incluidas en la primera alternativa sobreviven, las segundan viven más y mejor.

El término abundancia no hace referencia sólo a ganar dinero —ésa es sólo la parte material— sino a que nos vaya mejor en todas las parcelas de nuestra vida: relaciones, amor, trabajo, experiencias, entre otras.

¿Y qué rasgos diferencia a la gente con mentalidad de ‘escasez’ de la gente con mentalidad de ‘abundancia’? Apuntamos sólo algunas de ellas:

1. AHORRAR MÁS vs. INGRESAR MÁS.
La gente con mentalidad de ‘escasez’ siempre está pensando en la primera opción y la gente con mentalidad ‘abundancia’ en la segunda. Ahorrar no es malo, y es algo que todo el mundo debería hacer, ya que el nivel patrimonial de una persona no viene determinado por sus ingresos, sino por la riqueza acumulada. Ahora bien, cuanto más ingresos tengas, podrás ahorrar lo mismo y vivir mejor, es decir, ganas por las dos patas de la ecuación. La mayoría de la gente está más centrada en ahorrar más que en ingresar más, porque la primera opción es más fácil que la segunda. La primera opción se basa en reducir o controlar los gastos, mientras que la segunda es fruto de la creatividad; y la creatividad es infinita, y por tanto, no existen límites a la capacidad de generar alternativas para conseguir ingresar más.

Enfocar la vida sólo en cómo ahorrar más es salir a  jugar el partido para no perder; enfocar la vida en cómo ingresar más es salir a jugar el partido para ganarlo. La diferencia es sustancial en los resultados que podemos conseguir. Como apunta T. Harv Ecker, autor de Los secretos de la mente millonaria: «Los pobres juegan al juego del dinero a la defensiva en lugar de a la ofensiva. Su principal preocupación es la supervivencia y la seguridad, en lugar de crear riqueza y abundancia. La meta de la gente verdaderamente rica es tener riqueza y abundancia enormes. Déjame preguntarte: si tuvieras que jugar a cualquier deporte estrictamente a la defensiva, ¿cuáles son las probabilidades de que ganaras el juego? La mayoría estaría de acuerdo: escasas o nulas».

2. TRABAJAR MÁS vs. APALANCARSE MÁS.
La gente con mentalidad de ‘escasez’ piensa que sólo hay una forma de ingresar más dinero, y es trabajando más horas. Pero ya sabemos que el día tiene 24 horas para ti, para mí, para Florentino Pérez y para Mariano Rajoy, y sin embargo hay algunas personas que ingresan 10 euros por hora y otros miles de euros. ¿Cómo es posible? La explicación está en una palabra: Apalancamiento. De todo ello hablé con calma en el artículo El rasgo principal que caracteriza a la gente que gana [mucho] dinero.

La mayoría de la gente cambia su tiempo y esfuerzo por dinero, y como el tiempo y el esfuerzo son limitados también el dinero que puedes ganar. El apalancamiento es la habilidad de hacer ‘mucho’ con ‘poco’. El apalancamiento consiste en utilizar el tiempo, los recursos, el trabajo, el dinero y las plataformas de terceras personas para que estén trabajando para uno sin uno tener que trabajar en una relación win/win. Cuando uno mira la lista de las personas más ricas del mundo, todos son empresarios. Ello se explica porque están apalancados; tienen sistemas creados para que trabajen para ellos. Si uno tiene 5 tiendas de comida, no puedes estar en las cinco tiendas al mismo tiempo. Tienes gente trabajando para ti, utilizas el factor palanca del trabajo de otros. Eres capaz de generar ingresos sin trabajar en cada una de las tiendas. Lo mismo sucede si tienes un negocio on line, el sistema puede estar funcionando mientras tú estás durmiendo.

3. RESIGNARSE vs. APRENDER.
Ganar dinero o lograr cualquier otra cosa es algo que se decide y se aprende. De ello hablamos con detenimiento en el post Nadie es mejor que tú, sólo se ha convertido en alguien mejor que tú.  La gente con mentalidad de ‘escasez’ vive de manera resignada pensando que la vida es algo que sucede y no algo que haces que ocurra, mientras que la gente con mentalidad de ‘abundancia’ invierte en su desarrollo personal para lograr lo que desea.

Jim Rohn, personaje de referencia de Aprendiendo de los mejores (Alienta, 9ª edición) decía: «Trabaja más duro en ti mismo que en tu trabajo». En quién te conviertes se refleja en lo que obtienes. Con otras palabras: tu nivel de ingresos sólo puede crecer hasta el nivel al que crezcas tú. Tu nivel de ingresos es proporcional a tu nivel de desarrollo personal. Cuanto más bueno seas en lo tuyo mejor te pagarán. Si te conviertes en un referente en el mundo de las inversiones, en lugar de pagarte 1.500 euros la conferencia te la pagarán (la misma conferencia) a 4.500 euros, es decir, 3 por 1. Nunca vivas por debajo de tus posibilidades, invierte en tu desarrollo personal y vive la vida que quieres. Conformarse no es una opción si no es la vida que te gustaría.

4. OPCIONES LIMITADAS vs. ILIMITADAS.
La gente con mentalidad de ‘escasez’ se mueve por el mundo con la idea de que todo en el planeta Tierra es un juego de suma cero, esto es, lo que gano yo es lo que pierdes tú. La gente con mentalidad de ‘abundancia’, por el contrario, no piensa en quien se lleva la parte más grande de la tarta sino en hacer siempre la tarta más grande. Sabe que hay gente sin escrúpulos, sin valores, sin lealtad... y que eso no es sostenible: pan para hoy y hambre para mañana [ver post Engañar siempre es mal negocio].

Para la gente con mentalidad de ‘escasez’ las opciones y alternativas son limitadas porque todo lo conciben desde un punto de vista racional; para la gente con mentalidad de ‘abundancia’ las opciones son ilimitadas porque sabe que razonar no es malo, pero razonar siempre parte de unas creencias, y muchas veces esas creencias son falsas. Las sociedades avanzan siempre debido a la gente no razonable, a aquellas personas que son capaces de encontrar alternativas a lo que la razón no concibe. Puede ser que en el momento presente esas alternativas no existan pero aparecerán. Robert Fritz en su obra The path of least resistance escribe: «Si limita sus alternativas a lo que parece posible o razonable, se estará desconectando de lo que realmente desea y tendrá que conformarse con mucho menos».

5. EL DINERO ES ALGO MALO vs. ES ALGO BUENO
La gente con mentalidad de ‘escasez’ no tiene una relación amable con el dinero. Siempre piensa que para ganar dinero hay que hacer algo al margen de la ley o se sienten culpables de ganarlo viendo cómo tanta gente muere de hambre. Creen que es incompatible ganar dinero con ser buena persona o con ser una persona espiritual. La gente con con mentalidad de ‘abundancia’ piensa todo lo contrario. Como se dice en Tu futuro es HOY (Alienta, 2ª edición): «Hay gente que se siente mal si su nivel de ingresos es elevado debido a la cantidad de gente que muere de hambre en el mundo. La pregunta es: ¿Qué ganas tú siendo otra persona más de ellas? ¿No será que cuanto más dinero ganes más podrás beneficiar a terceros? Cuanto más ingreses, a más gente podrás ayudar (donaciones), en más proyectos podrás invertir (generando dinamismo económico) y más podrás consumir (permitiendo que otros se beneficien de tus compras además de generar impuestos). Todos nos merecemos lo mejor y todos tenemos el potencial para lograrlo, pero para ello hay que creer que uno se lo merece».

Cada persona tenemos un patrón financiero grabado en el subconsciente (creencias) que determina nuestra forma de pensar y actuar, y por tanto, los resultados que obtiene. Mucha gente tiene barreras inconscientes a la generación de dinero porque sus creencias —producto de lo que ha oído, visto y vivido los 6 primeros años de vida— son del tipo:

— ¿Y si luego lo pierdo todo?
— Nunca sabré si gusto a la gente por mi dinero o por mí mismo.
— Es demasiado trabajo ganar dinero.
— Mi salud se resentirá.
— Mis amigos y familiares me dirán: ¿Quién te crees que eres?
— Todos van a querer que les dé dinero.
— Podrían robarme.
— La gente que gana dinero no tiene sentimientos.
— Dinero y envidia van de la mano.
— ...

Recuerda que las creencias no son innatas sino aprendidas, y por tanto, se pueden desaprender y cambiar por otras nuevas. Tu decides si quieres vivir con mentalidad de ‘escasez’ o ‘abundancia’. Es tu elección. Creo que no hay dudas de cual es más atractiva.

Del mismo modo que la oscuridad es sólo la falta de luz —ante la luz, la oscuridad se disuelve— la escasez en nuestras vidas, como apunta Deepak Chopra en Las siete leyes espirituales del éxito, es sólo un reflejo del desconocimiento de las leyes que rigen el Universo. La vida es abundancia en todos los sentidos, pero uno tiene que tomar conciencia de esa abundancia y actuar de ese modo: decide, actúa y ten fe. Tus mayores enemigos son tus dudas y tus miedos.

* * * * * * * * *

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER y LEE TODOS LOS NÚMEROS { aquí }

SÍGUEME en: | LinkedIn | Twitter | Facebook | Pinterest | Google + | Instagram | Slideshare |

* Desde esta semana se pueden contratar también mis servicios de conferenciante con Divertia Smile Company [@DivertiaSmileCo], empresa de eventos y representación de artistas (como Leo Harlem). Más info y dossier en el siguiente link.

3 comentarios:

Jorge Martinez dijo...

Desde mi punto de vista las excusas solo representan la falta de objetivos bien definidos y deseos por alcanzar algo.
y tal vez todo gira entorno del punto 3 resignarse vs aprender.
en la parte de resignación, haría referencia a todos los condicionamientos a los que somos sometidos desde que nacemos y adoptamos como una realidad absoluta.
por el contrario, el aprender debe empezar por uno mismo, por saber cuales condicionamientos no nos servirán y como haremos para cambiarlos. como bien dice invertir en el desarrollo personal. :)
Muy buen articulo.

FAH dijo...

@Jorge Martínez. Gracias, me alegro que te haya gustado. Un abrazo.

Oliver Araujo dijo...

Tienes mucha razón es este artículo, una mentalidad de abundancia nos hace pensar que siempre hay nuevas posibilidades y oportunidades para alcanzar el éxito. Una mentalidad de abundancia nos permite ver la vida desde una perspectiva más a largo plazo y puede ayudarnos a mejorar nuestro rendimiento ya que tener esta mentalidad va a ser que tengamos menos estrés y ansiedad dentro de nuestra propia mente.

Oliver
Éxito y Superación Personal

Publicar un comentario en la entrada