‘Aprendiendo de los mejores’ (Alienta, 12ª edic.), el libro más vendido de management de un autor español de los últimos años con más de 30.000 ejemplares comprados   l   www.aprediendodelosmejores.es

miércoles, 29 de marzo de 2017

Dos acciones que te harán llegar muy lejos

Resultado de imagen de no escucharEn la película Ahora o nunca (2007), el personaje de Edward Cole (Jack Nicholson), dice en un momento dado:

 Si algo me ha enseñado la vida es que siempre el 95% de la gente está equivocada

En esta vida casi todo se distribuye al 95%—5%. Es la Ley de Pareto (el 80% de la producción la causan el 20% de los insumos) pero acentuada aún más. Éxito es sinónimo de diferenciación: Si ves lo que todo el mundo ve, si haces lo que todo el mundo hace, si ofreces lo que todo el mundo ofrece... no tienes una ventaja competitiva. Para tener éxito hay que saber algo que los demás no saben, en cualquier parcela o área de la vida. Si no, te conviertes en uno más y nadie va a pagar mucho por uno más. Ya decía Mark Twain: «Cuando te veas del lado de la mayoría, párate a reflexionar. En las multitudes, lo que se acumula no es el sentido común sino la estupidez».

¿Y esto qué significa? Dos cosas:

1. DESAPRENDER.
A menudo, para tener éxito hay que aprender a NO hacer lo que nos han enseñado a hacer. Suena contundente, pero es cierto. El Sistema no está armado para fomentar la originalidad, sino la fotocopia. El Sistema no busca gente diferente, sino clónicos. El Sistema lo que trata de crear es masa y no personas individuales que piensan por ellos mismos. Al redil es fácil de manejar y dirigir; al individuo libre no. Eduardo Punset, uno de los personajes incluidos en Aprendiendo de los mejores (Alienta, 12ª edición) dice:

«Desaprender la mayor parte de las cosas que nos han enseñado
es más importante que aprender».

Mucho más, diríamos. Con bastante frecuencia: 

Lo que nos impide avanzar en la vida no es lo que desconocemos,
sino lo que creemos que sabemos y es falso.

Todos razonamos, y razonar no es malo, pero razonar siempre parte de unas creencias, y muchas veces esas creencias son falsa. Por eso, toda creencia si es limitante, debería ser revisada cada cierto tiempo, algo que nos cuesta mucho a los humanos, porque como el propio Punset señala: «Para nuestro cerebro es mejor que nos cuenten una historia consistente que una historia verdadera. No queremos saber la verdad de nada, queremos saber aquello que nos satisface. Nuestro cerebro se resiste a cambiar la imagen que tiene del mundo, por eso es tan difícil convencer a la gente de que está equivocada». De ello hablábamos precisamente en los posts No lo digas a alguien que se equivoca y Nadie se critica a sí mismo.

De todo ello se extrae una conclusión: para desaprender y así poder volver a aprender, hay que tener una cierta actitud de humildad; actitud que evita que seamos presa del orgullo que nos lleva a aferrarnos a paradigmas antiguos y quedar así estancados.

Es importante advertir que si tu vida no es como te gustaría que fuese hay algo que no sabes o que no estás haciendo bien, y por tanto, tal vez debería ser bueno revisar creencias, que determinan nuestra forma de pensar y actuar, y por tanto, lo que conseguimos y no conseguimos.

2. NO ESCUCHAR.
Teniendo en cuenta lo dicho, desaprender es necesario (para deshacernos de creencias erróneas), pero también debe ser acompañado de no escuchar (para evitar incorporar creencias tóxicas). Igual que ponemos candados en las puertas para que no entre quien no queremos, también debemos tener mucho cuidado con lo que dejamos entrar en nuestra mente porque no existen los límites, sólo las limitaciones que son limitaciones mentales, falsas creencias incrustadas en nuestro inconsciente más profundo resultado de prejuicios, tópicos y mensajes dañinos que nos han ido transmitiendo –a veces sin malicia y en otros con intencionalidad clara– que nos apartan de la oportunidad de alcanzar nuestros sueños. Es conocida la siguiente historia:
«Érase una vez una carrera de ranas. El objetivo era alcanzar lo más alto de una gran torre. En el lugar había una gran multitud de espectadores que habían acudido para apoyarlas y animarlas. Preparados, listos, ya. Comienza la competición. Pronto, los asistentes, ante las dificultades de las ranas para avanzar hacia la cima de aquella torre, murmuraban:
– ¡Qué pena! ¡No lo van a conseguir! ¡No van a poder! 
Algunas de las ranas, al escuchar las voces, comenzaron a desistir. Pero había una que persistía y continuaba la subida sin inmutarse. A medida que avanzaba la carrera, la multitud continuaba gritando:
– ¡Qué pena! ¡No lo van a conseguir! ¡No van a poder!
Poco a poco, las ranas iban abandonando una a una, menos aquella que continuaba a su ritmo sin poner mucho interés a los comentarios. Ya al final dela carrera, todas las ranas habían cejado en su empeño excepto la que se había mantenido firme en su propósito desde el principio. La curiosidad se apoderó de todos los presentes. Querían saber cómo había sido posible aquella hazaña. Y cuándo fueron a preguntarle acerca de sus habilidades para alcanzar tal proeza, fue cuándo descubrieron que ¡era sorda!».
Ésa fue su gran virtud, carecer del sentido del oído para escuchar opiniones que la hubieran alejado de su meta. Quizás por eso Hugh Mcleod escribió el libro Ignora a todos (Empresa Activa). Si quieres tener éxito, tienes que ser diferente. Una máxima latina sentencia: «Ubi multitudo, ubi malum [Donde está la multitud está el mal]». El filósofo Bertrand Russell escribía: «Que una opinión sea compartida por mucha gente no quiere decir que no sea errónea». Algo similar al razonamiento del padre Benito Jerónimo Feijoo: «Los ignorantes, por ser muchos, no dejan de ser ignorantes».

Como escribimos en Tu futuro es HOY (Alienta, 3ª edición): «No siempre lo que piensa la mayoría es equivocado, pero habitualmente, la gente que marca diferencias –que ve cosas que los demás no captan y anticipa escenarios futuros– se desmarca de la multitud, sigue su propio instinto y no se deja avasallar por las corrientes de opinión. Muchos negocios se han hecho gracias al arrojo de aquellos que desoyendo el consenso popular, tuvieron la valentía de actuar a sensu contrario al que otros muchos aconsejaban».

* * * * * * * * *

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER y LEE TODOS LOS NÚMEROS { aquí }

siguenos en facebook  siguenos en Twitter  Sígueme en Likedin  siguenos en Google+  sígueme en Slideshare  Sígueme en Pinterest  siguenos en instagram

* Hoy te dejo el artículo Los 3 secretos de comunicación de 10 expertos, en la web de Nacho Tellez (@soynachotellez) en el que me invitó a participar.

* Por si estás interesado, los próximos eventos de #AprendiendoDeLosMejores serán en las siguientes ciudades: Lleida, Jaén y Villena. Toda la info en el siguiente link.